viernes, 31 de agosto de 2018

Salomé Moltó


Noche

   Me he acercado a la ventana para observar el patio, es de noche, noche negra y cerrada. Ni una pequeña luz se deja ver. Todo es intensa oscuridad pero presiento que debe de hacer buen tiempo y abro una rendija de mi ventana. 
   Estamos todavía en invierno, aunque la osada primavera empieza a empujar, no va a tardar mucho en aparecer porque un vientecillo suave y húmedo me acaricia con dulzura y me dejo llevar por mi imaginación. Allí, observando a través de imágenes que se dibujan enormes, empiezo a pensar en ese patio de la vieja casa, en donde las ramas de la acacia ondulan al viento, testigo de tantas historias.
   Un vecino sonámbulo como yo, ha abierto una hoja del ventanal y la luz se ha reflejado en el patio - patio oscuro y húmedo - y he podido constatar que la lluvia, aunque poca, nos ha visitado durante la noche, entonces, he dejado mi imaginación vagar y la veo a ella hermosa y joven y llena de amores prohibidos que acechan al amante conteniendo un suspiro mientras él viene galopando por el valle a la promesa de amor que el silencio cubre con discreción y sigilo.
   Ella lo espera, él se la lleva y montados en bravo corcel galopan lejos hacia tierras más tolerantes donde el amor libre no sea castigado. Y mientras galopan lejos de la noche del patio y de la noche de las costumbres él le susurra:

Ya verás qué bien
cuando llegue el Alba
el cantar del mundo
te regocijará el alma
y la amarga soledad
no será tanta
cuando llegue… el Alba
Dejarás atrás
mil contenidas ansias
de tantos y tantos sufrimientos
que ahogan tus esperanzas
y verás la luz
gozarás la vida
cuando a la humanidad
le llegue……el Alba

   De golpe la luz del ventanal se apaga y el sonámbulo vecino vuelve a la cama. Y yo que por un momento he sido atrapada por la fantasía de la noche, me doy cuenta de que todavía no llega el Alba, que es noche triste y cerrada y que antes de morirme de frío tendré que volver a la cama.
   Y me consuelo pensando que mientras tanto, el jinete de mis ensueños llevará a su grupa la hermosa joven símbolo de futuro y esperanza, aunque de momento, no llegue el Alba.


Salomé Moltó
Alcoy, Alicante, España

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner