jueves, 2 de junio de 2022

Editorial


con voz propia Nº 118 

Revista literaria 

Junio 2022 


Propietaria – Editora – Directora: Analía Pascaner 
Publicación creada en noviembre de 2006 
Distribución y publicación gratuitas 
ISSN 2314-0275 




…quiero quedarme en medio de los libros 
en ellos he aprendido a dar mis pasos (…) 
a comprender lo que crearon otros 
y a ser por fin este poco que soy. 
Mario Benedetti 




Resurrección de la alegría 

Ya no me acuerdo del olvido 
ni de la ausencia lastimando,
sólo recuerdo tu silueta 
dulce habitante del paisaje. 
Resurrección del cielo tuyo 
entre mis manos y la tarde. 
Ya no me acuerdo del olvido, 
ando de sol con tu milagro.

Desde el amor todo regresa 
como los pájaros y el alba. 
Resurrección: digo su nombre 
y lleno el aire de campanas, 
porque el que nace a la ternura 
vence a la muerte cotidiana, 
abre las puertas de la vida 
y lleva un niño en la mirada. 

Amor que vuelve, 
amor que espera, 
amor que grita, 
amor que nace, 
amor que crece. 

Resurrección de la alegría,
estoy de fiesta con mi sangre, 
porque el que nace a la ternura 
vence a la muerte cotidiana, 
abre las puertas de la vida 
y lleva un niño en la mirada.

Armando Tejada Gómez 
Argentina, 1929-1992 




Mi misión en la vida no es simplemente sobrevivir sino alcanzar mi plenitud, y hacerlo con pasión, compasión, buen humor y estilo. 
Maya Angelou 




Revista literaria con voz propia 
ISSN 2314-0275 
Propietaria: Analía Pascaner 
San Fernando del Valle de Catamarca 
Catamarca – Argentina

Las expresiones derivadas del material literario aquí publicado, son de exclusiva responsabilidad de cada autor. Analía Pascaner 



Los libros son el mejor viático que he encontrado para este humano viaje.
Michel Eyquem de Montaigne



Autores publicados


Nunca tengas miedo del día que no has visto. 
Proverbio inglés 

con voz propia Nº 118 – Revista literaria 
Junio 2022
Autores publicados en esta edición


Autores publicados desde inicios de la revista con voz propia
Las expresiones derivadas del material literario aquí publicado, son de exclusiva responsabilidad de cada autor. Analía Pascaner 


Revista literaria con voz propia 
Publicación y distribución gratuitas 
ISSN 2314-0275 
Propiedad, dirección y edición: Analía Pascaner


Beatriz Caserta

Sí… 

Si ocurriera que no estoy… cuando me quieras cerca. 

Si me extrañas… y acaso me hallase lejos. 

Grita fuerte en el aire. 

Convérsame muy bajito.
 
Búscame en cada rostro. 

Arrímate a cada árbol y cuéntales que me esperas.

Y al viento también decile, que me busque y me devuelva. 

Mientras… habita un vacío, por si tal vez yo volviera. 


Tristeza 

Este dolor permanente 
Que se sufre y se grita 
Es el dolor de los pueblos 
Que gobiernen los sordos 
Que gobiernen los ciegos 
No podemos negarlo… 

                    ¡No! no lastima a todos 

El hambre que revuelve la basura 
El frío que va por la calle 
El médico que duerme 
en la salita de guardia 
La madre que pare un hijo 
que pesa menos de un kilo 
No podemos negarlo 

                   ¡No! no lastima a todos 

Por eso nos gobiernan
los sordos y los ciegos. 


Perdida 

No puedo encontrarme. 

Necesito tu presencia, tu voz, 

tu sonrisa, tus caricias, 

tu alegría, tu fuerza, tu energía. 

Necesito observarte y encontrar tu mirada 

rodeándome, acariciándome. 

Tengo miedo de caerme 

si no estás para tenerme. 

Necesito encontrarte

Te necesito a mi lado 

Y así… poder hallarme. 


Beatriz Caserta 
Buenos Aires, Argentina

Cada dificultad nos ofrece la oportunidad de ir más allá de lo que nos creíamos capaces. 
David Steindl-Rast

Dora Giannoni

Por el laurel a los laureles 

Gajito de laurel de tu zamba y de Guernica 
coronó el homenaje a tu memoria 
A través de tu vida y de tu obra 
hablamos de la patria, la tierra, los símbolos 
y por única vez en este bicentenario 
sentí la independencia, la libertad celeste y blanca, 
el himno solidario, la bandera que nos une y cobija, 
la emoción, la tristeza, la alegría 
Ese verde aromado 
de tu parte, vino a decirme: 
-los laureles conseguidos volverán 
y serán eternos 
a pesar de los dolores y pesares 
Más temprano que tarde 
el grito sagrado reverdecerá: 
Libertad, libertad, libertad, 
tierra, pan e igualdad. 

                                               11/07/2016 


Palermo otoñal 

El otoño revienta 
en azul jacarandá 
y junto a los primeros ocres 
asoman, tímidas, 
unas flores de mburucuyá 
entre las hojas 
que despiden al verano 
anunciando la Pasión y la Pascua 
que están por llegar. 
El sol se va despidiendo 
y comienza a oscurecer 
más temprano 
en esta tarde otoñal 
aquí en Palermo
como mi propia vida 
se aleja de la madurez 
para entrar en el otoño 
y deseo llevar en este tránsito 
mucho azul, alguna pasionaria 
y la luminosidad 
que se aleja con la tarde 
para que dure 
en el invierno 
y acercar luz y calor a mis hermanos. 

                                            28/03/2006 


Música 

Llegaste a mí 
de primera mano 
fuiste nana, ronda 
zamba o tango, 
canzoneta 
concierto de violín o piano 
lengua sin fronteras 
remanso, paz 
elevación 
forma de oración
compañera fiel 
eterna compañía 
sólo exiges que te preste
oído y corazón 
para beberte 
y dejarme inundar 
Música amada. 

Último poema, del libro de la autora: Camino a la Raíz 


Dora Giannoni 
Buenos Aires, Argentina

Cuando soplan vientos de cambio, algunos construyen muros; otros, molinos.
Proverbio chino

Ana Romano

La infancia no 

Transparencia 
en la atormentada cabellera 

Picotean 
extremidades 
afilados gansos

La infancia no remienda

Desprejuiciados choclos arrullan
la historia. 


Remoto

Indeciso 
un bastón 
tolera el desquicio 
Tambalea 
el argumento 
Jubilado 
gesticula 
el bandoneón 

¿Y qué instintos 
                            remotos 
desabrocha el tango? 


Rostro 

Los ojos tajean la inmediatez de la cuchara 

con su desgaste ya esa sonrisa
también se rasga. 


Y despierto

Pesadillas 
en cuyos plisados 
más o menos 
despierto 

ciego 
y espeso 

en el holograma 
de un jacarandá 
y girasoles. 


Estampados 

Aunados primero los pinceles 
acurrucándose en un aroma
es como danzan luego en los estampados 
de un soplado cielo. 


Poemas del libro de la autora: El alfil rojo. Ediciones La Luna Que, 2020 
Ana Romano 
Poeta nacida en Córdoba. Reside en Capital Federal, Argentina

Sólo el que ensaya lo absurdo es capaz de conquistar lo imposible. 
Miguel de Unamuno

Daniel Alarcón Osorio

Alegría 

Los saludos son cartas escritas con la mano. Son besos y abrazos de cariño y afecto, cuyos deseos son la alegría que se expresa. 


Duda 

¿Cuándo construirán cárcel de máxima seguridad para profesores del sistema educativo público, privado, universitario (con sus doctorados y doctores incluidos), por ser repetidores de conocimiento, nada más? ¿Cuándo? 


Chopin 

Sin Chopin de compañía no se puede catar el vino del silencio. ¡Pregúntenle al silencio! 


Complemento 

Leer con música le permitía entenderse y acompañarse. Pero algo le hacía falta, momento en el cual escribir lo que desde la distancia de su ser, veía y sentía, se hacía necesario, intentando con ello, cerrar preguntas como ventanas y construir puertas para seguir avanzando desde el almanaque de sus deseos y sueños anunciados de lector de la realidad cotidiana. 


Deseos 

Los deseos son un caleidoscopio de necesidades por cumplir. La existencia es el estetoscopio de latidos que se abren paso, mientras el silencio no llegue. La muerte, instante de adioses. La sonrisa, esperanza sutil. Los besos, impacto sonoro-emocional, curativos. Los hijos, auroras vivientes. Los nietos, estrellas que bajaron desde algún lugar de la vida. Los hermanos pequeños, preguntas que quedaron. Los hermanos mayores, respuestas que llegarán. 


Verdad 

La poesía no es la sombra de la verdad. Es la verdad que las sombras buscan mantener en el sótano de la ignorancia. Los versos son la llave que se acercan a los interlocutores para que pasen a la habitación cuya luz sale en sonidos, voces, colores, experiencias y emociones, donde los silencios hacen preguntas a los mismos silencios provocados por la realidad cotidiana diferente en todos y siempre parecida a ninguno. 


Ruido 

La pobreza es un ruido que se puede tocar. 


Energía 

Muchas veces la esperanza es una refrigeradora descompuesta, donde la alegría se marchita y la fe se constriñe de consumo de energía no necesariamente eléctrica.


Recuerdos 

Los malos recuerdos son siempre la fruta podrida con que cargamos nuestra existencia. 


Textos tomados de la página web del autor, en Anecdotario de la cotidianeidad 
Daniel Alarcón Osorio 
Guatemala 

Sé paciente y fuerte; algún día este dolor te será útil. 
Ovidio

Cris Fernández

Doña Luisa

Lenta cae la tarde. 
Las chivas
son un manchón borroso 
en la reseca barda. 
Doña Luisa las mira 
-sin ver- 
mientras el sol se esconde. 
Sueña -quizás- 
con verdes pastos, 
un arroyo cantor, 
tal vez caldenes. 
Pero el paisaje 
impiadoso en su belleza 
nada trae de nuevo. 
Doña Luisa suspira
y va arreando sus chivas. 
La soledad le crece 
entre las manos 
rugosas y marchitas. 

Y en silencio la noche 
la acompaña… 

Poema galardonado con el 2º premio en el Certamen literario “Por la memoria de los pueblos”, organizado por la municipalidad de General Pico, La Pampa. 


          * * * 

Con tu recuerdo… 

Tu voz fluye en mi pulso. 
Por la tarde 
se desploma el silencio 
en la ventana. 
Con oleajes rotundos 
el deseo 
se desmadra en el cauce 
de la sangre. 
Por la huella del viento 
crece el canto 
y en el rumbo
de pálidas gaviotas 
es tu nombre el que viene 
desde el tiempo. 
Las manos buscan raudas 
tu contorno 
y se pierden, inertes, 
sin destino. 
Un fulgor que redime 
el gris ocaso. 
Una estrella que luce solitaria 
La esperanza se anida 
en mi costado. 
Mueren besos privados 
de tu savia… 
Y esta espina de ausencia… 
Interminable… 


Miramar - 2021 

Cae la tarde… 
El sol se desvanece 
en un desmayo 
de oros y rosados. 
La brisa trae 
un aroma salino
y el rumor del oleaje. 
Blanca espuma 
y gaviotas planeando 
contra el cielo. 
Mi corazón 
desboca su latido
y me envuelve
una bruma de nostalgia. 
Tantas horas soñando 
este regreso… 
Tanta dulzura ausente 
entre los ojos… 

Cae la tarde… 
Con un pulso de amor 
que anega mis sentidos… 


Poemas tomados de Letras en el Andén, publicación digital editada por Cris Fernández durante 20 años 
Cris Fernández 
La Pampa, Argentina 

Da siempre lo mejor de ti, y lo mejor vendrá. 
Madre Teresa de Calcuta

Gloria Mazza

Amistad. Aprendo 

Allí en la amistad, 
                      encuentro/ 
                      la verdad, 
          y abrazo cada latido. 

Me escuchas al hablar/ 
te escucho al hablar. 

Silencio cómplice. 

Mi secreto has de guardar, 
                  tu secreto guardaré/
                       como un tesoro. 

AMISTAD. 
           Acompaña, 
                  entiende, 
                            ama. 
Sonrisa compinche. 

Si hay diferencias, 
                     sin enojos, 
                     por siempre, 
                               jamás. 


Emociones. Cuerpo 

Allí, 
     en los pensamientos, 
                                viajan, 
                                   circulan, 
     emociones en mi cuerpo. 

       Y me emociono más, 
               me emociono menos… 
Y las venas, 
     andariegas, 
          a los órganos vivos, 
                                  expanden, 
          lo que pienso y siento. 

Me hago calma, 
     con tranquilidad, 
         que hará de mis vivencias, 
         armonía, equilibrio y seguridad. 

Salud 
      que corre por mis venas. 

Lo que siento y cómo reacciono será, 
      perpetuamente, el camino de mi paz… 


Autoconocimiento. Educación 

Confío en 
       mi habilidad 
                     plena/ 
muestra 
       ¡que puedo! ser éxito, 
y tengo derecho 
                a ser feliz/ 
                       a intentarlo/ 
         a cumplir lo que siento. 

Y los desafíos son el escalón hacia la vida que deseo. 


Poemas del libro de la autora: Educar en la Paz 
Gloria Mazza 
Nació en Fraile, Jujuy. Reside en Marcos Juárez, Córdoba, Argentina

Podemos recordar que hoy podemos ser un regalo para cada persona que encontramos, con solo mirarlos con ojos de amor. 
Terry Patten

Horacio Laitano

Las horas

Cuando las horas 
se detienen en un punto 
donde negamos 
nuestro propio nombre, 
hay un perfume
de flores que se olvidan 
y un dolor 
que pulveriza los colores. 

Vivimos suspendidos 
de una idea 
que oscila entre nosotros 
y la noche. 


Ida y vuelta 
 
Bruscamente 
lo arrojaron a la calle. 
Su oficio era mostrar
sus propios golpes. 
Frustraciones de la edad
o descontento 
hacían equilibrio 
en las líneas de sus manos. 
Las palabras 
eran cáscaras resecas 
que el viento dispersaba… 
Resabios
de tiempos olvidados 
que acompañaban 
su caída.


El hombre de la eñe 

El hombre de la eñe 
extraña sus años juveniles. 

Recuerda los ñandúes
y llora sobre el paño. 

No puede soportar 
las añoranzas. 


Olvidos necesarios 

Fue llevando 
las palabras
que guardaba 
en su memoria 
para dejarlas olvidadas 
en el viaje.
No quería recordarlas
como antes 
ni volver a dotarlas 
de sentido… 
Era necesario 
establecer una distancia 
que acabara 
con las últimas imágenes. 


Del libro del autor: Las hojas y las horasPoemas tomados de: 
Horacio Laitano 
Pergamino, Buenos Aires, Argentina

Lo que lees cuando no tienes que hacerlo, determina lo que serás cuando no puedas evitarlo. 
Oscar Wilde

Max B. Estrella

La tregua reparadora 

Sigo de dulce romance con la vida y conmigo mismo; llevaba tanto tiempo sin apasionarme con nada, que este idilio adquiere por momentos, proporciones cósmicas. 
Fraternal, pero sin exagerar, me paro a conversar con desconocidos y a darle cháchara a quien intuyo que la necesita; miro todo con ojos nuevos y, casi, confiados. 
Parece mentira que la química de los individuos sea capaz de imponer felicidad e infortunio, pero es así en nosotros, los extremistas del ánimo (en medicina tiene un nombre más prosaico). 
Las mismas calles, los mismos sonidos u olores, pueden ser fuente de deleite o amenaza; los rincones y las plazas de esta hermosa ciudad de Valladolid, pueden exacerbar tus sensaciones básicas, y siempre es un recurso gozar, como consuelo, de la belleza estética de esta antigua capital del reino. 
De tanta pasión vital, era inevitable que despertaran los instintos dormidos, y me veo repasando con esmero, el tren inferior de las pucelanas; la voluptuosa curva de las caderas y las tentadoras formas de las piernas femeninas.
A mi edad, estas observaciones no pasan de ser un mero homenaje a la belleza anónima y un tributo involuntario a una Natura que nunca, encuentra el momento oportuno de dar un alivio definitivo a los deseos imposibles. Aún recuerdo a la guapa Fany, que me dijo una vez: “Uno puede estar a dieta, pero no por ello va a dejar de echarle un vistazo al menú.” 

Un aire helado recorre la ciudad; voy a toda prisa y del brazo conmigo, animado y locuaz por las calles en las que me demoraba hace no mucho, por la lentitud que imponía una pesada carga de tristeza que de momento, ha quedado atrás. 
Sé que los colores están agazapados, y saltarán a la luz en mi peor momento, cuando llegue la primavera; aún así, valdrá la pena volver a verlos.


Max B. Estrella 
Valladolid, España 

La gran pregunta es si vas a poder decir un rotundo sí a tu aventura. 
Joseph Campbell

Alfredo Lemon

1° de enero en San Marcos Sierras 

Atrás quedó el bullicio del año viejo 

Respiro alzo los brazos 
veo el paisaje encajonado entre los cerros 
fluye el río ante mis ojos 
el pulso existencial en el agua 

cobijo de la hora 
concédeme un milagro 

La poesía es un alma cargada de futuro 

Tengo tres libros alrededor de una sombrilla 
una botella de cerveza clavada en la arena 

Los dragones descansan en la casa de piedra 
y un duende saltó del callejón hacia el santuario 

Siempre la belleza te alcanza 

Dios es una pasión desbordante 

Quiero quedarme aquí 2020 
divagando en un poema 
descalzo desnudo 
en estado de gracia 


Almuerzo con Jacobo Fijman 

Sí amigo! 

Darse cuenta es una dádiva del ser 
pero los otros no perdonan 

El corazón se alimenta de efímeros prodigios: 
arde en el dolor de un amor herido 

El destino es un bufón que cambia sus hocicos
El personaje queda desnudo en medio de la ronda
La vida es terrible en su magnífica fascinación 
El mundo cae en un aljibe al fondo del día. 


El aliento de los ángeles 

¿Qué sería de nosotros sin la sed del deseo, 
el reposo del jinete, la angustia de la fugacidad? 

Hijo del hambre, el hombre 
carga al hombre sobre sus hombros. 

Así suceden días de intemperie: 
con gestos felinos a la hora del amor 
y con gestos mendigos a la hora del otoño 

con la soberbia de un rey en el trono de su astucia 
y la tristeza de un muñeco al sentirse vacío. 

Todo es fantasía:
                         fiesta de moscas. 

El poema es arena donde mueren los cisnes. 


Poemas tomados de: 
Alfredo Lemon
Córdoba, Argentina

Uno debe de vez en cuando, intentar cosas que están más allá de su capacidad. 
Pierre-Auguste Renoir

Orlando Valdez


me dio un libro 
desde entonces 
            (nunca más) 
la vi 
en las páginas pares 
y siento y 
comprendo que 
no la quiero mía 
la amo suya
             (soñándola) 
ella dijo 
             (amarás) 
con todo tu corazón 
pero jamás 
lo dejes en otra mano que no sea 
                                             la tuya 


          * * * 

acaso las palabras 
que no puedo escribir 
oculten esa noche 
esa mañana incesante 
que no quiero olvidar 
y que vivo en el eco 
donde vuelvo a reincidir 
pero breve brevemente
y a perderme en lo ocurrido 
o a ocurrir 


          * * *

sabías que querías 
que nada hubiese ocurrido 
si no te hubieras visto en la huida 
dejando lo más tuyo al alba 

y a mí 
mucho antes 


          * * *

me dejaron en el umbral 
estos sordos silencios
con sus colmillos de noches 
y sus insomnios de fuego 
y hay algo 
que no acaba 
algo de algo 
tan nunca 
que alguien no quiso oír 


Del libro del autor: setenta veces siete más de tres veces. Laborde Libros Editor. Rosario, 2019 
Recuerda que no obtener lo que uno quiere, a veces, es un golpe de suerte maravilloso. 
Dalai Lama

Anabel Vera Suárez

En el muro 

Me despierta el grito 
La queja de una anciana
Que repite su suerte cada día, 
El miedo a dejarlo todo 
El último grito hecho sin pedir 
Permiso, para encargarse de ella, 
Ella es el grito cerca de todos 
El ojo negro de la vaca que nos mira.
Es la mano que nos alcanza 
Detrás del muro donde 
Escondemos parte del cuerpo. 


Mañana III 

De las manos y los pies 
Me nacen hierbas. 
La muerte habla a los soldados 
Que derriban el fuego hecho 
Un hombre de vida.
Hago danzar peces de colores 
En mi cabello 
Y no me canso de sentir los pájaros 
Escarbando mis costillas. 
Estoy escribiéndote versos, para 
Pedirte un beso, un beso que alivie
La ansiedad de estar sola. 
Oh soldado que te fuiste 
Sin decirme        todo 
Estoy detrás de la ventana 
Esperando le nazcan a la hierba 
Flores. 


Jardín 

Tengo un jardín de presencias en mi cama, 
una cama que flota y 
Toca el cielo mientras le rezo Dios. 
Hay tantas flores transparentes, ciudades, hombres 
Maniguas, cantos y versos de forastera. 
Les pongo colores cada noche. 
Siembro una fantasía de bostezos, sigo y sueño 
Como si fueran árboles que nacen de mis entrañas. 
Estoy donde quiero, en la cama que quiero 
Por eso retoño cada noche. 


Tarde sin permisos 

Voy del cuarto a soplar 
Polvo de tarde en los portales 
De mi casa. Mis hermanos conversan 
sobre Rock and roll, mujeres, y páginas 
que se vuelven cada vez más famosas.
Miro hombres que beben alcohol 
Con sus ropas de pellizcos doblados. 
Le tiro a mi madre el brazo por sus hombros 
Le regalo una sonrisa que lo dice todo. 
Esta tarde llueve y estamos sin permiso 
De nadie comiendo juntos. 


Del último poemario de la autora: Amar de un grito 
Anabel Vera Suárez 
Fomento, Cuba 

Se le preguntó a Buda: ¿Qué has ganado con la meditación? 
Él respondió: Nada, sin embargo he perdido la ira, la ansiedad, la depresión, la inseguridad y el miedo a la vejez y a la muerte.

Javier Sanz Gómez

Aforismos 

El miedo es la mayor fuerza de resistencia a la verdad. 
             --
La vanidad humana nunca se ha sentido mejor que desde que existen las redes sociales. 
             --
Me aburro y las nubes no cambian de forma. 
             --
Escribir es hablar con otro en otro tiempo. 
             --
No puedo parar de escribir, no puedo parar de morir. 
             --
Quiero podar las ideas para que broten con más fuerza. 
             --
Sé libre pensador aunque la vida duela más. 
             --
Lanzar piedras al cielo para que alguna se convierta en nube. 
             --
El cuadro de Goya “Saturno devorando a su hijo” decorando un Mc Donald’s. 
             --
El notario dejó escrito un epitafio en su tumba: “Doy Fe de que estoy muerto”. 
             --
Los bombarderos tiraban pétalos. 
             --
Mis cajones están llenos de nubes. 
             --
Trepé por la sombra del árbol. 
             --
La gente habla tan bien de los muertos porque nadie los envidia. 
             --
¿Quién no conoce esos momentos de tedio en los que no sentimos ninguna conexión con los acontecimientos vitales? 
             --
Todo es posible, hasta la propia vida lo ha sido. 
             --
Me he pasado la vida diciendo adiós. 
             --
¡La vida! prometo no volver. 
             --
La muerte no es el misterio, el misterio es la vida. 
             --
La muerte no llama a la puerta, la tira abajo. 
             --
Pensar contra la corriente del tiempo es heroico: decirlo una locura. 
Eugène Ionesco

Amadeo Vicente Gravino

Algo sobre la poesía 

para Daniel Rafalovich 
       y Alejandra Bosch 

la poesía anda por todos lados
recorre los caminos mil rincones 
rutas que nacen en las ciudades crueles 
que habitan la tristeza       las angustias 
la soledad del hombre       sus desgracias 

la poesía camina con la gente pobre 
no se esconde ni se escapa de la policía 
no huye jamás de los gendarmes 
de los palos/ de las amenazas/ de los gases 

-la vemos en manifestaciones populares 
reclamando pan          trabajo

-acompaña a los hambrientos 
en comedores populares 

-si puede va al colegio
de guardapolvo blanco 

-marcha junto a los jubilados 
y las mujeres que padecen violencia 

-la hemos visto en hospitales 
cuidando a los enfermos sin familia 

…cenicienta que sueñan los humildes 
no llora/ no se arrepiente/ no se queja 

la poesía siempre camina entre la gente 
es solidaria. 


Sencilla historia * 

para Jorge Cozachcow 

mi familia era humilde/ no tenía biblioteca 
pero en casa siempre había revistas 
muchas revistas de historietas: 
Pato Donald/ Superman/ Roy Rogers/ 
Batman/ Puño Fuerte/ Rayo Rojo/ 
El Tony/ Misterix/ Rico Tipo/ Patoruzú 

también había 
Radiolandia/ El Gráfico/ Goles/ Campeón/ 
El Alma que Canta/ Mundo Deportivo/ Billiken 
y una pila de diarios Democracia 
donde Perón escribía con seudónimo 
más algún libro de Tarzán/ Bomba o Sandokán 

yo leía con fervor y sin descanso 
Mandrake el mago/ Ben Bolt/ Periquita/ 
El león de Francia/ El fantasma/ Patoruzito/ 
Los tigres de la Malasia/ novelitas de vaqueros 
del gran Marcial Lafuente Estefanía 
y escuchaba radioteatros gauchescos 
lloronas novelas románticas 
de Eduardo Rudy y Oscar Casco 
inspiradas glosas de Julián Centeya 
versos de Héctor Gagliardi 
letras de los tangos 

me habían enseñado a leer en libros de lectura 
que decían: “Evita es nuestra madre”
o “Evita es el Hada de los pobres” 

de esa literatura clase B 
de esa seudocultura popular 
de los barrios humildes de los años 50
pasé a la poesía casi sin darme cuenta: 
aquello sigue viviendo en lo que escribo. 

*Para el Día mundial de la Poesía, 2022 


Amadeo Vicente Gravino 
Buenos Aires, Argentina

No hay una partícula de vida que no lleve poesía dentro de ella.
Gustave Flaubert