viernes, 31 de agosto de 2018

Orlando Valdez


El color de la noche

todavía veneraba
cuando se iban
las estrellas
el color de la noche
la rompiente madrugada
el cantar
de golondrinas
y jilgueros
y el cielo
y el final
entonces
comenzaba
y el día
era de otros
 


Y de esta lejanía

silencio
de silencio dentro
aurora de un sueño
que de madrugada
olvidara el mar
centinela
el canto
del ave
la traición
en la rompiente
de una ola
y de esta lejanía
el sol


A
la hora del silencio

otro
es el que viaja
a no ser por el polvo
que me quita la vida
o el sueño
con su intención pasible
donde sea que vaya
a la misma hora de la siesta
siempre tarde
a la hora del silencio
uno
y un delito imposible


E
n las calles en la noche

el frío en las calles se agrava en la noche
del invierno hojas como animales
claman por la urgencia del alba
y la luna fuera de su menguante
entonces pregunto por mí y qué hay de mí
del suceso
y el hallazgo
de la luz de una vela
el estigma
y su sombra
escindido de tiempo



Sueño entre sombras

no viene de ningún naufragio
no está náufrago
no es el primero
el segundo
o el tercero
es torrente
manantial
cántaro
y un sueño
entre sombras


Del libro del autor: El hondo silencio de toda locura, Ediciones Los Lanzallamas

Orlando Valdez
Rosario, Santa Fe, Argentina

4 comentarios:

  1. Analía
    Gracias siempre por tu generosidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos, Orlando, por tu disposición para colaborar con la revista con voz propia.
      Cariños y mis mejores deseos
      Analía

      Eliminar
  2. Excelente tu poesía, Orlando!!! Gracias por la publicación, Analía!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner