viernes, 31 de agosto de 2018

Abel Granda


Los “con cielo”

Alto el cielo protector
de afortunados y creyentes;
bajo, con sus inclemencias
el de los errantes 
del día y la noche
que sufren la ausencia
del favor de dioses, 
junto a economías
crueles y deformes.
Vagan cargando:
miseria, temores; 
que la mala racha
sea su horizonte;
que llegue la noche
del invierno frío,
o la tórrida tarde
de inclemente estío
con calles sin sombra.
Futuro sin cielo 
que ampare sus nombres.

“Sin techo” les llaman;
sólo “con cielo”, diría
mujeres y hombres.


Mariposas, japoneses y aeroplanos

Con la cabeza poblada de sueños;
pero sueños verdaderos, 
de esos que precisan
un hombre durmiendo
para florecer.

Con el desastre acechando
pasan los días de la decadencia,
¡quién lo diría!
Estaba tan seguro de mi fracaso, 
que alentaba por ello la esperanza
de haberme equivocado
una vez más.

Mariposas, japoneses y aeroplanos,
pecosa, miradas y deseo,
son sueños, murallas que levanto, 
para darle largas al estar despierto.

A ese día que habrá de sorprenderme
dueño de un futuro incierto.
Como a un ladrón habrá de descubrirme, 
con los ojos rojos la mañana;
sin haber soñado suficiente, 
me sumerjo buscando el mediodía 
y peces abisales en mi cama.

Sintiéndome culpable doy un salto,
un salto sin red a un café sin ganas
y a una calle repleta de mujeres
que hacen daño como criminales,
clavándome la angustia del deseo,
soltándome los perros de la carne.


*  *  *

Siente mis dedos 
en la oscuridad,
desabrochando
las últimas barreras;
siente el temblor de mis manos, 
y el ritmo quebrado de mi aliento

escucha todas mis mentiras
y dime las tuyas, 
que en la penumbra,
soy quien tú quieras,
y tú la única.


Abel Granda
Madrid, España

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner