domingo, 22 de junio de 2014

Bertha Carou

Hilos y tramas


Era un hombre muy especial. Al nacer, por esas curiosidades de la naturaleza, le había quedado suspendido el hilo de la vida. Permeable a los peligros diarios, tuvo una infancia de sobresaltos y cuidados excesivos por parte de su madre quien a cada paso le repetía la palabra “¡Cuidado!” acompañada de todas las posibles recomendaciones según las circunstancias que le tocara vivir.
Creció frágil y peligrosamente vulnerable, sus allegados lo definían como un ser retraído y tímido. En plena juventud conoció a una muchacha de la cual se enamoró. Daba vueltas y vueltas para acercarse a ella con el fin de demostrarle sus sentimientos, pero no se animaba. Dio tantas vueltas que al final, quedó enredado en su propio hilo. Por último, decidió invitarla a dar un paseo. Cuando estaba en lo mejor de la caminata, aunque el nerviosismo lo dominaba, orientó el diálogo hacia sus intereses; no sabía qué hacer con el hilo de la vida hasta que se encontró enrollándolo en el dedo índice. Esta actitud que denotaba la transparencia de sus sentimientos, emocionó a su amada y le valió el triunfo de sus aspiraciones. Selló este pacto de amor enrollando el hilo de la vida a la cintura de la muchacha.
Vivieron su romance por un tiempo.
Cierto día, ella sintió que se ahogaba (era el hilo de él que le estaba oprimiendo el cuello). Con desesperación, dio un fuerte tirón para zafarse y tratando de poner la mayor distancia posible entre ella y su enamorado, salió corriendo.
Grande fue su estupor cuando al dar vuelta la cabeza, alcanzó a divisar un montículo de hilo cuyo tamaño era la altura de un hombre.


Bertha Carou. Lincoln, Buenos Aires, Argentina


--
El que no ama siempre tiene razón: es lo único que tiene.
Antonio Gala
--
              

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner