miércoles, 7 de marzo de 2007

Aníbal Sciorra

El Coleccionista de palabras

Lo que son las cosas, hace años que soy coleccionista de palabras y todavía no pude conseguir la palabra “cuento”. Una palabra tan fácil y todavía no la tengo. No me avergüenza decirlo. Se lo comenté a otros coleccionistas de palabras el domingo pasado en el parque Rivadavia y se echaron a reír. ¿Cómo no vas a tener la palabra “cuento”?, me preguntaban como si estuviera bromeando. Uno de ellos se jactó de tener como cinco palabras “cuento”, pero eso sí, muy valiosas, ya que una de ellas databa de 1615 y era francesa y las otras pertenecían a los siglos XVII y XVIII y provenían de Alemania, Grecia y Estambul, y una más pero de 1901, aunque sin demasiado valor porque había sido hallada en Buenos Aires, para ser más preciso, me dijo cabizbajo, en la apestosa Plaza Miserere. Otro viejo coleccionista fue un poco más humilde: tenía una sola pero se sentía satisfecho igual porque la había encontrado junto a unos restos fósiles hallados en 1961 debajo del empedrado de la avenida Triunvirato, allá por Villa Urquiza, cuando Obras Sanitarias había tenido que cambiar unas cañerías.
Yo no quería tener cualquier palabra “cuento”. La mía tenía que ser muy valiosa también. Parece mentira, pensar que tengo la palabra “agüero” que la encontré en una estación del subterráneo y que me la quisieron comprar unos españoles por tres mil dólares y yo no acepté. Si la hubiera vendido ya tendría la palabra “cuento” del año 1312 y de origen cartaginés que me la dejaba un ciego de la estación Constitución por mil quinientos dólares y por sólo quinientos hubiera podido volver a tener “agüero” que ahora la vendían en el Abasto porque todo el mundo ahora andaba en busca de “gardel”, que había dejado de ser apellido para transformarse en palabra común. Encima me hubiera sobrado algo de dinero para poder comprar palabras difíciles de hallar hoy en día en el mercado y totalmente pasadas de moda como lo son “humano”, “bondad” u “honestidad”, que había puesto a la venta en oferta un funcionario corrupto del gobierno en la casa de gobierno sobre la entrada que da por Paseo Colón.
Dicen que al ciego de Constitución ya no le interesaba demasiado tener en su colección palabras como “cuento” porque ahora estaba fervientemente entusiasmado por palabras místicas, pero que de tanto buscarlas, se metió no se sabe cómo adentro de una de ellas y nunca más se lo vio. Nadie supo explicar bien acerca de qué palabra se trataba. Algunos que lo conocieron muy de cerca aseguran que el ciego veía. Dicen que jamás compró una sola palabra en alfabeto braille.

De Los indecibles, Ediciones Darse Cuenta, Buenos Aires, Junio de 2002
Texto tomado de
http://galeon.hispavista.com/lamaquinadeescribir/index.html


***********************************************

Cuando la Patria está en peligro, todo está permitido, excepto no defenderla.
José de San Martín


***********************************************

1 comentario:

  1. Cedrón, tu poesía sigue siendo tan subjetiva como universal, provocadora, crítica...
    Pero sobre todo poesía.
    Un saludo, Mara Gaudio

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner