domingo, 22 de junio de 2014

Griselda Rulfo

Una rata
quiere mi dedo pulgar.
Otra
espera su turno.


*  *  *


Perdí los sentidos
una tarde
que arañé
la vida
con las yemas.


*  *  *


Ella subió desde el osario
con jirones de carne
decorando su cintura.

Cuando quiso hablar
un trozo de lengua
escapó de su boca
para callar su elocuencia.


*  *  *


Todo lo que tengo
es un secreto
que ya conocen.


*  *  *


Creen
que soy indiferente
porque cuando vivo
disimulo
  mi muerte.


Poemas de En el café


Griselda Rulfo. Villa María, Córdoba, Argentina


--
Útil es todo lo que nos da felicidad.
Auguste Rodin
--
              

2 comentarios:

  1. Conocía algo de la literatura de Griselda, en estos poemas me encantó la forma de sugerir y la fuerza conque lo hace.
    Desde Rosario, va un abrazo
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, querida Betty.
      Un abrazo
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner