miércoles, 20 de abril de 2016

Editorial



revista literaria con voz propia nº 68

                  abril 2016


                          publicación creada en noviembre de 2006
                             distribución y publicación gratuitas
                                 Inscripción: ISSN 2314-0275




Para tener el infinito en la palma de la mano,
y la eternidad en una hora,
hay que ser capaz de ver el Universo en un grano de arena,
y el Cielo en una flor silvestre.

William Blake. Fragmento del poema Augurios de inocencia



La memoria/2

A orillas de otro mar, un alfarero se retira en sus años tardíos.
Se le nublan los ojos, las manos le tiemblan; ha llegado la hora del adiós.
Entonces ocurre la ceremonia de la iniciación: el alfarero viejo ofrece al alfarero joven su pieza mejor. Así manda la tradición, entre los indios del noroeste de América: el artista que se va entrega su obra maestra al artista que se inicia.
Y el alfarero joven no guarda esa vasija perfecta para contemplarla y admirarla, sino que la estrella contra el suelo, la rompe en mil pedazos, recoge los pedacitos y los incorpora a su arcilla.

Eduardo Galeano
Uruguay, 1940-2015



Agito el mar dentro de mí

Cuando sea ángel
viviré en el faro…
Lloraré mirando las luces de los barcos
alejarse en la noche…
Sentiré nostalgia
de emociones nunca tenidas…
Gritaré imprecaciones al viento
(porque los ángeles no tienen padres)
y arrancaré una a una
las plumas de mis alas,
desesperada y sanguinaria
por la mala suerte
que me ha dado
maravillosas alas ligeras
y un cuerpo
demasiado pesado para volar…

Silvia Favaretto
Poema tomado de AERA Revista de Poesía



             revista literaria con voz propia
             ISSN 2314-0275

             Edición y dirección: Analía Pascaner
             San Fernando del Valle de Catamarca
             Catamarca – Argentina



Si yo hubiera sido embarcación me habría gustado ser velero. Deslizarme empujada por el viento. No tener prisa, ni rumbo. No hacer ruido. Si fuéramos como barcos ¿quiénes serían nuestros náufragos? ¿Qué tesoros tiraríamos por la borda? ¿Qué milagro nos mantendría a flote? ¿A dónde iríamos cuando el mar fingiera estar en calma? ¿Cómo sería sobrevivir a la tormenta? ¿En qué mares se perdería nuestra cabeza?

Ángeles Mastretta


6 comentarios:

  1. Qué buena selección de autores; grandiosos Galeano y Mastretta, con sus sabidurías de vida y dignos ejemplos para imitar.
    El poema de Silvia tiene una encantadora frescura.
    Copa en alto por ellos, la revista y por vos, Analía, trabajadora eficiente.
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre agradecida, mi querida Betty, por tus conceptos generosos. También vos sos una gran trabajadora de y para las letras.
      Muchos cariños, que tengas días plenos de bendiciones
      Analía

      Eliminar
  2. Una abrazo y un recuerdo a la dueña de casa, a la que invita. Salud!,

    Eduardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu compañía, querido Eduardo.
      Muchos cariños, que estés muy bien
      Analía

      Eliminar
  3. Cada día la publicación es más elevada. Un gusto leer su contenido. Un saludo desde S. C. de Bariloche, Norma Dus - http://deluruguay.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus elogiosos conceptos, Norma.
      Cariños, que estés muy bien
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner