martes, 4 de noviembre de 2014

Telma Vaernet

Pánico

Monitoreo mi cuerpo… 
quizás un cosquilleo, un algo alerta,
la simple desazón de lo sentido.
Hay un desasosiego
que irrumpe sin razones ni motivo;
sólo sé que me envuelve en una crisis,
corazón y cabeza confundidos.
Quiero salir de esto…
y el esfuerzo me ahonda, lo respiro,
tengo la sensación de que me muero
y que un apoyo fuerte necesito.
Supero el desamparo,
de pronto todo pasa como vino
y al gozo de escapar lo tiñe el miedo
de tener otra vez ese estallido.


Autodefensa

Necesito una pausa…
Detenerme en el tiempo,
intentar la distancia
que espacie esta inquietud del desconcierto.
porque estoy suspendida
en algo que no asumo ni comprendo.

Quisiera una mirada…
que despeje la hechura de mi anhelo,
verte así, desde afuera,
desconocido, ajeno,
poder callar tu nombre
en un silencio grávido de acecho.

Porque todo es distinto…
Cuando irrumpe la vida, y yo te invento,
y en un instante lúcido
poblado de verdades en desvelo,
me esfuerzo en rehuir esas batallas
que no gano ni pierdo.

Entonces, reconozco…
navegando en despojos de los sueños,
alertas de temores redivivos
…y llega el desencuentro
porque es difícil ahuyentar fantasmas
cuando venimos de distintos miedos.


Al inmigrante

Rubio cabello al viento, alma pionera,
que cruzaste los mares, arrojado,
buscando un horizonte dilatado
cuando sentiste estrecha tu frontera.

Hecho de fe y tesón, de paz y empeño,
tu esfuerzo conjugado en este suelo
pudo hacer realidad lo que fue anhelo,
y volver vida lo que fuera sueño.

Hoy eres ya más nuestro, que inmigrante.
Nostalgias de tu tierra, tan distante,
se funden en amor a patria nueva;
y es ésta la que juntos nos abraza,
y en el canto común que nos enlaza
es un himno de unión, el que se eleva.

De Poesía y Cuento 1976. SADE


Madurez

Angustia cruel de la monotonía,
ramalazos de vida que desbordan,
temores imprecisos del futuro,
conciencia exacerbada de las horas.

Miedo de claudicar las esperanzas,
pasos que se detienen en las sombras,
miradas que rechazan los espejos,
prisa por apurar cualquier demora.

Revivir a través de vidas nuevas,
proyectados al tiempo que retorna:
fantaciencia de viaje en el espacio
concretado en caminos que se borran.

El saldo es algún canto, una palabra,
una mano distinta de las otras,
un gesto que se asume por costumbre.
Y este inútil intento que lo agota.

De Poesía y Cuento 1976. SADE


Poemas tomados de:


Telma Vaernet. Resistencia, Chaco, Argentina


2 comentarios:

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner