martes, 26 de agosto de 2014

Ricardo Ponce Castillo

Al amparo de la luna

Este romántico atardecer
vestido de verano
estampó las huellas
románticas de nuestras furtivas miradas,
las envolvió en el celofán
de las caricias,
las llevó a navegar
por el mar de la pasión
escrita con la poesía
que nace del alma
y nos llevó de la mano
en busca del país
llamado amor.

Al amparo de la luna
que nos oculta con su manto
busqué la oscuridad
para crear en nuestros cuerpos
esa dulce canción
que brota frenética
de nuestra alma,
con el suave beso,
y con la romántica caricia
demos vida al verano
que nos llena de pasión.


Verano de amor

Ahora,
cuando mi alegría navega
por las suaves olas
de nuestros sentimientos,
cuando mis caricias
convierten mis noches
de pasión
en murmullos de placer,
y los gemidos sensuales
me llevan a imaginar
dulces sensaciones,
entiendo cual es el camino
que nos conduce al amor.

Cada caricia del sol
en mi piel
viene preñada de besos, 
mil veces ansiosa
de ser cubierta por gráciles
olas ondulantes
que no dejan de acariciarme.

Gracias a ese amor
entiendo cómo debo
disfrutar este verano.

¡Gracias Dios!


Atardecer

Aprovechándome del último
rayo de sol que mana
desde lontananza,
mis pies van marcando
las huellas en la arena,
camino en silencio
declamando la poesía convertida en las ansias
de buscarte, de encontrarte,
de correr para ir en tu busca,
abrazarte, besarte,
tomarte de la mano
y caminar feliz en busca
del futuro.

Tengo plena fe
que nuestros sentimientos
unirán nuestros cuerpos,
y como las gaviotas
alzarán el ceremonial vuelo
y derramar en el futuro
la procreación;
nuestros hijos recibirán
con infinita alegría
el suave vaivén de una caricia,
la gran fogata de nuestro amor.


Ricardo Ponce Castillo. Coquimbo, Chile


--
En cuestiones de cultura y de saber, sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da.
Antonio Machado
--

2 comentarios:

  1. Un agrado encontrar un poeta coquimbano en tu hermosa revista, Analía. Como siempre, además de interesante, trasluce la generosidad de quien la conduce. Un gran abrazo para ti, extensible al poeta Ricardo, hermanos de terruño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida por tus generosos conceptos, mi querida Amanda. Me complace saber que disfrutas de los poemas de Don Ricardo. Un abrazo y mis deseos de días plenos de alegrías y creación

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner