miércoles, 20 de abril de 2016

Laura Beatriz Chiesa


Desde la inmensidad

Vagan las almas por las tempestades
acariciando hijos aún despiertos,
tratando de dictarles los aciertos
para que perpetúen las verdades.

Se mezclan con sus cuerpos en mitades
y les hablan consejos, por ser muertos,
en susurros sin voces cual conciertos
de cuerdas que no tensan ansiedades.

Se recrean e invaden en invierno
con mensajes que traen de lo eterno,
y complacen pedidos terrenales.

Misteriosos emigran al olvido,
por cumplir con el pacto prometido,
sin por eso erigirse en inmortales.


La fe

La fe es victoria presentida,
que invade los terrenos del que cree
y apuntala los embates de la vida,
entrelazando emociones que posee.

¿Qué es el amor sino la fe sentida?
¿Qué es la amistad sino una fe creada?
¿Qué es el abrazo sino fe entrelazada
  por la necesidad de ser vivida?

Por fe sonreímos ante las ideas;
por esa misma fe acariciamos sueños,
logrando mover -piedra tras piedra-
hasta poder cumplir con los empeños.

Sin fe se pararía el mundo,
pues el desgano pronto cubriría
ese sentimiento audaz y tan profundo,
con el mando frío y cruel de la desidia.

        
Humor caliente

Soy la sangre que te camina.
La que conoce, como nadie,
los vericuetos de tu ser.
La que alimenta tus células,
la que llora y ríe antes que tú.
Mi medicina natural te cura,
te hace crecer, te auxilia en silencio,
sin recetas ni barbijos.
Cuando mi química tropieza
me auxilian tus dolores,
tus reflejos adormecidos,
tu cerebro obnubilado.
Mi desequilibrio es anuncio.
Mi anuncio es tu reacción.
Tu reacción, mi próximo destino.


Secreto

¿Cómo capitaliza Dios su ahorro
si dinero no tiene en el bolsillo?
¿Será que lo hace como el viejo grillo,
que al comenzar su canto saca un gorro,

en el que cada hormiga o abejorro
le deposita, en verde o amarillo,
un trozo de su dulce panecillo
para saldar la deuda? Pero el zorro

es más vivo. Mirando al cielo sabe
qué moneda es vital en la fortuna.
Por eso ahorra el brillo de la luna

para poder salir de cacería.
No es lo mismo de noche que de día,
porque de ella depende. Es la clave.


Laura Beatriz Chiesa
La Plata, Buenos Aires, Argentina

8 comentarios:

  1. Laura, qué gusto encontrar el ritmo de tus poemas en esta revista que tantos queremos.
    Desde Rosario, va un gran abrazo
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu lectura, querida Betty.
      Cariños
      Analía

      Eliminar
    2. GRACIAS BETTY, UNA VEZ MÁS POR TU COMENTARIO. TE MANDO MI ABRAZO, LAURA.

      Eliminar
  2. Laura,que alegria,y que gusto me dio leer estos poemas,me conmovieron desde lo mas profundo, ma alegraste el dia. La fueza que llevan estas palabras las convierten en verdades evidentes.-
    Un fuerte abrazo
    AC
    La Plata

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, AC. Es agradable saber que te han gustado estos poemas.
      Saludos cordiales
      Analía Pascaner

      Eliminar
    2. GRACIAS A.C., TAL VEZ TE CONOZCA, PERO IGUALMENTE AGRADEZCO TUS PALABRAS, AMIGO/A . ME RECONFORTA HABER PODIDO LLEGAR A TÍ. ABRAZO, LAURA.

      Eliminar
  3. GRACIAS, MUCHAS GRACIAS MI QUERIDA ANALÍA, POR INCLUIR ESTE MATERIAL EN TU REVISTA. SABÉS QUE VALORO MUCHO TU TRABAJO Y TU AMISTAD. TE MANDO UN BESO AGRADECIDO, LAURA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus generosos conceptos. Siempre un gusto publicar tus poemas, querida Laura.
      Muchos cariños
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner