miércoles, 23 de marzo de 2016

David Sorbille


Ella escribe con sus manos de alondras

A “A cuerpo abierto”,
de Graciela Licciardi (2006)

Ella escribe con sus manos de alondras
porque tiene la ilusión de los que ayudan
a emerger de los golpes secos de la vida
los que no disimulan el dolor de reconocer
el lado oscuro que nos cruza de angustia
pero también demuestra que se puede
regresar del territorio de la nada
para arropar a los pobres y gritar con los que sufren
denunciar la hipocresía de los que se miran el ombligo
porque a veces escribir salva
cuando se busca el significado de uno mismo
en tanto palabra que viaja en el tiempo
como una cadena atada a los recuerdos
inolvidables como la madera en la nieve


El magisterio de tu alma

A “Fuegos Ceremoniales”
de María del Mar Estrella (2007)

El magisterio de tu alma
se forjó mucho antes
de tu corazón habitado
por latidos y juglares

La substancia de tu obra
tiene su intensa matriz
en el universo múltiple
de tu hondura revelada

El sentido y la belleza
eterniza el lenguaje
de tus fuegos ceremoniales

Y no alcanza todo el tiempo
para terminar de celebrar
tu maravillosa poesía


Tus versos son como gemas

A “Dualidad del Silencio”
de Elisa Dejistani (2009)

Tus versos son como gemas que brillan intensamente:
percibo su misterio / contemplo sus dones
entiendo su dolor / vuelo con sus imágenes
me estremece el silencio que descubre
la ambigüedad de lo tangible y cotidiano
las ausencias y verdades que laten en palabras
hasta quebrar la indiferencia de los tiempos mutilados
por la injusticia y el desamparo
y resurgir en la necesidad de una razón para existir
que acaricia el alma y nos conmueve
en el recuerdo al juglar granadino
para convertirse luego en un coro de voces peregrinas
con el dulce lenguaje de tu Italia d’Amare
y el eco perdurable de tu maravilloso arte


Es verdad que el poema no se explica

A “Explicaciones y retratos”,
de Rafael Vásquez (2011)

Es verdad que el poema no se explica
pero hay libros que atesoran versos cálidos
y razonamientos que iluminan el secreto
de cualquier poema que se precie como tal
porque se abre como si fuera una flor
ante un ruiseñor que anhela su perfume
y revela con testimonios entrañables
el destino de un poeta agradecido
que refiere su pasión por lo cercano
en una amalgama de amor y amistad
que palpita al paso del tiempo
divulgando sus memorias
que lo proyectan hacia la cumbre
de los verdaderos sentimientos


Del libro Un puente de voces -Poesía- Año 2012

David Sorbille
Buenos Aires, Argentina

6 comentarios:

  1. Muy agradecido, Analía, por la publicación de mis poemas en tu excelente "voz propia". Un abrazo David Antonio Sorbille

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David. Siempre es un gusto publicarte.
      Saluditos cordiales, que estés muy bien
      Analía

      Eliminar
  2. Qué gusto leerte en la revista de Analía, recorrer tus versos que llegan con calmas imágenes.
    Un abrazo
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu lectura, querida Betty. Que estés muy bien

      Eliminar
  3. HOLA, AMIGO DAVID, QUÉ LINDO ENCONTRARTE EN ESTE SITIO. HERMOSAS POESÍAS, COMO SIEMPRE, AMIGO. BESO. LAURA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, querida Laura.
      Cariños
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner