viernes, 22 de junio de 2018

M. C. Vásquez

Dulce amor otoñal

Dulce amor otoñal
Que nació de lo prohibido,
Vino a despertar en mí
Lo que mi corazón
Tenía inhibido.

Dulce amor otoñal
Que en otro tiempo
Tenía otro despertar,
También hechizó mi vida
Con su dulce mirar.

Dulce amor otoñal
Que con sus manos
Experimentadas acarició
Sin cesar mi cuerpo
Desnudo haciéndome temblar.

Dulce amor otoñal
Que al oído me susurraba
Palabras de amor y poesía
Prometiendo que a su lado
Sería mi despertar.

Dulce amor otoñal
Que a la compañera de su primavera,
Dejó llorando en sus quimeras
Por ir tras mi andar.

Dulce amor otoñal
Que ahora en mis días
De tristezas y alegrías
Canta a mi lado como
Pajarillo a orillas de lagos.

Dulce amor otoñal
Que no deja de celar
Mis sueños y risas
En mis momentos
De soledad.

Dulce amor otoñal
Que nació de lo prohibido
De cotilleos y enredos
Ahora tiene su nido
De fábula sin ruidos.


Cielo

Cielo eres mi cielo
De azul profundo
De hermosa luz
El amor que tanto celo.

Cielo eres mi cielo
Mi corazón ardió
En tus ojos de miel
Allí se fundió mi amor
Y mi piel.

Cielo eres mi cielo
Abrazos, besos y
Anhelos
Con tanta pasión
Espero.

Cielo eres mi cielo
Y ese amor tan mío
Que tanto celo.


Mariposa bella

Mariposa bella
Desea volar tan alto
Y tocar una estrella.

Mariposa bella,
Que ve a la Luna
Y desea ser como ella.

Mariposa bella,
De un salto
Lejos desea volar,
Dejando una estela.

Mariposa bella,
Feliz en su camino,
No imagina
Que deja recuerdos
Y con sus besos
Huellas.

Mariposa bella
Eres lo que sueñas
Vuela alto y verás
Que eres una estrella.


Nota de la autora: Textos escritos en exclusiva para revista literaria con voz propia

M. C. Vásquez
Amatitlán, Guatemala

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner