viernes, 22 de junio de 2018

Gustavo Leyton

Las huellas del verano

En febrero, sentado en la gradilla exterior de la biblioteca municipal, Juan botó la última colilla de cigarro. Mientras contemplaba el cielo vespertino de San Andrés, se percató del arribo de una muchacha. Ella debía tener unos veinte años, como él. La joven ingresó a la biblioteca, cabizbaja. Levándose con premura de la gradilla, Juan decidió seguirla.
En el interior de la biblioteca, doña Amelia, acomodada en la mesa de recepción, terminaba el crucigrama de un periódico. Al costado diestro de aquella mesa, se hallaban las estanterías, colmadas de libros añejos. Él saludó a doña Amelia, de forma escueta. Al percatarse de la presencia de Juan, doña Amelia simuló firmar unos documentos. En la sección de literatura, la muchacha trajinaba las obras.
Los volúmenes del área literaria se encontraban en un rincón olvidado, donde apenas llegaba luz. Juan se arrimó en el apartado de ciencias, a una distancia prudente de la joven y simuló ordenar los libros. Desde allí, observó cómo la muchacha examinaba los textos, dejándolos en sus lugares con delicadeza.
Se fijó que la muchacha extraía un poemario de Gabriela Mistral, el que hojeó sin orden aparente. De pronto, ella levantó la vista. Juan miró para otro lado, azorado. La joven dejó el poemario en la estantería y con paso decidido, abandonó la biblioteca. Juan prefirió no seguirla, arrimándose al sector de literatura. Cogió el libro de Mistral, recién visto por la muchacha.
Juan se percató que el libro no era parte de la biblioteca, pues no tenía código ISBN en el lomo. En la contratapa del poemario –de sólo cuarenta páginas–, encontró una hoja de cuaderno. En el papel, adherido con una banda de scotch, aparecía el esbozo de un mapa. Juan agarró la hoja y depositó el poemario en la estantería. Doña Amelia lo llamó para cumplir el turno vespertino. Sin despedirse, la señora se marchó de la biblioteca.
Acomodado en la silla de la mesa de recepción, Juan avanzó en lo que doña Amelia no había logrado durante horas. Tareas simples, como rellenar las fichas de los libros pedidos durante el mes. En su turno, nadie entró a la biblioteca. Así, con mucho tiempo disponible, Juan examinó el mapa. Se percató que era un dibujo cenital del borde costero de San Andrés. Los rótulos eran manuscritos, con una letra casi ininteligible. Al pie del mapa, Juan descubrió una invitación.
La invitación era para aquel mismo día, en la gruta situada en la playa principal de San Andrés, a la diez de la noche. Al instante, miró el reloj analógico sobre la mesa. Ya eran las nueve. Guardó el mapa en el bolsillo izquierdo de su pantalón. Salió de la biblioteca municipal, después de cerrar la puerta con llave. Con la vista en el horizonte, Juan marchó por las calles polvorientas, rumbo a la playa.
En una esquina, encontró a varias personas, muy exaltadas. El gentío hablaba en voz alta, de modo caótico. Un anciano presenciaba el alboroto desde las inmediaciones. Aproximándose al viejo, Juan preguntó qué ocurría. Sin preámbulos, el anciano respondió que habían matado a doña Amelia. Al escucharlo, Juan lo miró con desconcierto.
Estremecido, Juan quiso saber más datos sobre la muerte de doña Amelia; empero, por la gran alteración que observó en las calles, prefirió retomar su itinerario, hacia la playa. Levantó la vista. Aquella noche, la luna resplandecía. Juan dejó atrás los hogares de adobe, la iglesia colonial, la postal de correos. Se introdujo en la playa de arenas blancas, donde corría mucho viento. A pesar del frío, caminó a paso firme rumbo a la gruta.
Mientras caminaba, detrás suyo escuchó el ruido de un vehículo. Era un jeep Toyota, el cual transitaba por la orilla del mar. El jeep prosiguió su curso, varios metros delante de Juan. A continuación, el Toyota frenó. Del vehículo descendió un hombre alto, vestido con un traje formal, oscuro. El tipo, sin percatarse de la presencia de Juan, revisó el maletero del jeep.
Juan escudriñó al sujeto, hasta que la sirena de un radiopatrulla quebró la calma imperante. El hombre alto subió al jeep y derrapó por la arena, a toda velocidad. Desde su lugar, Juan observó la persecución, hasta que los dos automóviles se esfumaron de la playa. Después de la interrupción, Juan prosiguió su camino. Pronto advirtió que se encontraba muy lejos del bullicio de San Andrés.
Por fin, Juan llegó a la gruta. Debido al fulgor de la luna, apreció en detalle el fondo del socavón. Juan entró, cauteloso. Las paredes tenían incisiones en las que se apreciaban velas y restos de cera. Extenuado, se sentó en el suelo pedregoso. Con rostro molesto, Juan examinó el mapa y lo rompió en varias partes. Luego, a centímetros de su ubicación, encontró una caja de madera.
La caja de madera era minúscula, con terminaciones en latón. Juan tomó el recipiente, poniéndolo en su regazo. Se percató que la caja no poseía cerradura. La abrió, inquisitivo. Encontró un papelillo que tenía un mensaje escueto, escrito a mano. Juan lo leyó:
Yo maté a doña Amelia.
Juan escuchó pasos cortos. En la entrada, observó que una persona –indistinguible por las sombras– parecía mirar al interior de la gruta. Con ímpetu, Juan se levantó del suelo. Afuera, sólo escuchó una risa femenina. Cuando avistó huellas de zapatos en la arena, sintió una mano grácil sobre su hombro derecho y giró sobre sí mismo.


Gustavo Leyton
Chile


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner