viernes, 22 de junio de 2018

Betty Badaui


Sensaciones

El vuelo del moscardón
recorría la trama de mis instintos
hasta que asomaban
continentes de embeleso
    hacia Nikolái.
No lo conocía y lo amaba,
así, ahora,
los amigos virtuales
con quienes construimos
puentes de afecto
sin conocer
la profundidad de las aguas.


Complejidad de la mente

Un puñado de jazmines
esparce su aroma
por el cuarto en soledad.

-Sólo sucinta apariencia-

Algunos sabemos
que miles de abrazos
con besos de serpentinas
dejaron sus invisibles
-marcas-
que huelen a felicidad.


Ida y vuelta

Él se llevó el Sedan
y sus cuatro mujeres
ella quedó con los niños
lágrimas y chocolates.

El volvió sin el Sedan
y con cuatro traiciones
la halló rodeada de niños
riendo y enchocolatada.


Don Simón

Mientras sirvo un café que vibra humeante
añoro las revistas y al diarero
que esperaba a su nieta, verdadero
encuentro de ternura de un gigante.

Mientras sirvo este vino, un espumante,
placer del paladar y compañero,
el redoblar, distingo, tesonero,
que vuelve a mi substancia, palpitante.

Y no exige de mí más que un acuerdo
con perfume a magnolias compartidas,
robadas de algún árbol complaciente.
  
¡Yo qué puedo ofrecer!, sólo un recuerdo
del corazón con flores detenidas
en recovecos áureos de la mente.
………………………
Donde mora un abuelo, simplemente.



Betty Badaui
Rosario, Santa Fe, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner