domingo, 13 de junio de 2010

María Rosa León

-Buenos Aires, Argentina-

Matar al mensajero

…………………………………… “...si quieres enemigos ya los tienes,
……………………………………pero si socios buscas ¿cuándo vienes
……………………………………a compartir conmigo la poesía?”
……………………………………Joaquín Sabina

Si eres de los que matan
al mensajero portador
…………de malas nuevas,
……………no me mates a mí
…………………ni te suicides
y búscale
……el lado bueno
…………a esta primicia:
no te amo
……ni te amé
………ni te amaré nunca,
del modo que querías
…………y que no pude.

Eso es verdad,
……no caben dudas.
Pero es muy probable
……..que te quiera
y que te siga queriendo,
……a mi pesar y al tuyo.

Y hay algo irrefutable
en esta tormentosa historia
(y a las pruebas me remito)
si bien ya somos,
………uno del otro,
…………pretérito imperfecto,
lo que pasó
………fue sublime
…………y a la vez terrible,
la guerra
……………y la paz,
la tempestad,
………………la calma,
luz y tiniebla,
………soledad y compañía,
bálsamo suave
…………y vinagre amargo
el oro del Rey Midas
………y el barro del becerro,
la brisa fresca
………y el huracán furioso,
frío invernal
…………y calidez de otoño,
dicha y placer,
………tortura y quebranto,
el sueño matinal,
………el insomnio nocturno
………y la peor pesadilla.

El peor pecado
………y la mayor culpa,
la condena implacable
………….y hasta quizás,
el posible perdón
…..y el imposible olvido.

Y si me fui y volví
………cien veces,
para volver e irme
……………otras tantas,
no fue por no quererte
………sino por tener
…………el alma trashumante
…………………de poeta.

Que no queden
en el camino odios
………ni rencores.

Recuerda que
yo sólo sé hilvanar
……algunos malos versos
e intenté inventar
………aburridas historias,
tú supiste bienleerlos.


Sin dejar huellas

La lluvia purificadora
del tiempo
borrará
la impronta de mis pasos
en la mañana
de mañana
y nadie me recordará.

No puedo
romperme el alma
para dejar mi huella
en cada cosa que toco.

De todas maneras
voy a ser olvidada;
dentro de cien años,
o quizás muchos menos,
no habrá nadie
que recuerde
mi nombre.

*************************************************************
Abandonarse al dolor sin resistir, suicidarse para sustraerse de él, es abandonar el campo de batalla sin haber luchado.
Napoleón Bonaparte


*************************************************************

4 comentarios:

  1. Siempre me regocija leerte María Rosa y ahora que te conozco personalmente, mientras te leo, te visualizo y distingo tu sonrisa, siempre cálida.
    Un mimo al alma!!

    ResponderEliminar
  2. Tus poemas, María Rosa, son para llevarlos con una y leerlos en el bar, bajo un árbol..., donde sea, para saborearlos mejor.
    Un gran abrazo
    Betty

    ResponderEliminar
  3. Querida María Rosa: profundamente humanos, tus poemas, de amor y pérdida, de bohemia irremediable, nos conducen desde la lágrima a la sonrisa, como quien viaja en el tren de la palabra y sabe que no podrá detenerse. Los disfruté mucho Irene Marks

    ResponderEliminar
  4. Queridas Nerina, Betty e Irene:
    Muy agradecida por sus palabras acerca de los poemas de María Rosa. Conmueve su poesía sentida.
    Mi cariño y mis buenos deseos
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner