lunes, 19 de mayo de 2014

Omar Darío Ruiz


la noche cierra su tiempo en la esquina
donde sólo hay sombras
entre dos casas hambrientas

ahí sede toda pierna
la lengua fluye
junto al agua de voz oculta

noche con esquina falsa
si el diente lastima
un vacío filoso en la penumbra

*  *  *


mi ser de solo estar crea su otro yo
para no morir ausente
en la misma razón que nace

cada instante que pasa
es un ciclo que me roba la materia
fábula creada por el pensamiento

ya no sé cómo salir de esta lógica
es como un cuerpo irreal en mi conciencia
donde también muere la imaginación
  
*  *  *


el mundo rueda en su sed milenaria
por eso grabo mi amor en la sombra
la que se pierde
en algún hueco del universo

la realidad es un sueño perfecto
su origen es un lugar desconocido
su agudo dolor a violeta
muerde los bordes

penumbra que se quiebra
en la bruma
en la espuma
contamina los objetos nocturnos

no es en vano si se mueve la ausencia
ceremonia ante la boca descalza
donde animales en ayuna
tienen su refugio
inesperado
  
*  *  *


recomponer el pensamiento
para ser nuevamente penumbra
origen prematuro de una idea filosa

dejarlo quieto en su estímulo
que no moleste si se mueve al límite
tiro sanguíneo que no encuentra su pared

es mejor tener su nombre a la distancia
como un reflejo donde imagina su muerte
donde encuentra la conciencia su límite
  
*  *  *


quién salva las migajas
si no hay hormiga sobre la mesa
a esta hora sólo hoguera
que aplasta su rodaja

la mañana teje un cristal
con los estallidos en el fondo
con el sentido en lo breve
o en el afuera prematuro
de la pausa

debería salvarse el juguete
porque en otra vida
el ácido disuelve toda materia
se juega con el recuerdo

territorio marcado
calendario


Omar Darío Ruiz. Buenos Aires, Argentina


--
La energía tiene tal vitalidad, que sobrevive a todos los desastres y provee a todos los esfuerzos.
Hippolyte Taine
--

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner