sábado, 23 de marzo de 2013

Osvaldo Ballina


-La Plata, Buenos Aires, Argentina-


Bébete cómete respírate
desóllate desalójate
desaparécete

regrésate sin imagen en agua o espejo
sin verano ni invierno
sin palabra para nada

nácete llaga y éxtasis
en padre y madre
en tenebroso y sublime

en loco y cuerdo
en gusano y águila
en yo y el otro

lo sagrado te habitará

un instante
que no volverá ni debe volver

*  *  *

Una deidad desatendida regresa la plenitud
Confín de lo natal

Las cosas se fueron de su sintaxis

Si la palabra es galaxia
todo es respirable

*  *  *

Propicia a piel de agua
un manojo de hierba trenzada
sin día caído y el ojo regocijante

-¿el desvarío es la sola verdad posible?

Miserable vocerío,
vino en las vasijas
y ningún héroe en la fiesta

*  *  *

Casi a ciegas en llamas la vida

La nada como inicio de viaje

Cielo que conjura el ojo
y desquicia la fugacidad

Es lo que resta
La pasión

Se huelen bellas almas en el aire

*  *  *

El bienvenido mira el corazón alto de la corneja
Baja a beber el árbol. Será el buen fuego

Mar en plexo sombra en cubil

Todo se busca a sí mismo

Huérfano el mundo y
hermanos los santos y asesinos

*  *  *

Un dios doméstico preña de palabra
lo diurno voraz

A nadie habla

sí a la piedra juzgada
punta de algún ovillo


De Prodigios residuales. Ediciones Al Margen, 2009

***********************************************
No lo hagas si no conviene. No lo digas si no es verdad.
Marco Aurelio

***********************************************

2 comentarios:

  1. "las cosas se fueron de su sintaxis" "el desvarío es la sola verdad posible?" "la nada como inicio del viaje" "un dios doméstico preña de palabra lo diurno voraz"...versos de Ballina para subrayar...gracias, Analía, por compartir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, querida Norma, por tus conceptos.
      Mi cariño y mis buenos deseos cada día
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner