jueves, 15 de noviembre de 2018

Norma Costanzo


El tiempo

El tiempo nada respeta
en su carrera veloz,
va marcando su pasaje
en el tic tac del reloj.
El tiempo gasta los sueños,
gasta la vida, gasta el amor,
al niño lo vuelve viejo,
torna triste el corazón.
Solo a Dios no le hace mella
por su divina condición
porque es el mismo, el de siempre
el de ayer, mañana y hoy.
El tiempo pasa y no vuelve
mi amor, igual que tú y yo,
disfrutemos los momentos
sin mirar nunca el reloj.


Sensación

Hoy siento el otoño
pegado a mi piel,
el día está frío,
la noche también.
El patio está solo,
desierto el edén,
las hojas ya muertas
se agrupan de cien.
Hoy veo el otoño
color de la miel,
las hojas doradas,
las ramas también.
Mi alma se agita
con este color
que luce el más bello
dorado de sol.


Incendio de amor

Es aterrador el incendio
que va devorando mis entrañas,
nace muy temprano, a la mañana
y queda el rescoldo, aún de madrugada.
Se renueva con intensa fuerza
con el soplo de tu presencia viva
y la ternura de tu voz querida
que incentiva mi amor de cada día.
Tú no ves la humareda ni percibes
la quemazón de la razón perdida,
solo yo siento las grietas de la herida
que este incendio le provoca a mi vida.


La casa vacía

La casa estaba vacía, el silencio era total,
las ventanas derruidas, y hojas en el umbral.
En la entrada había un rosal, que apenas se lo veía,
por una rosa sangrante que su aroma despedía.
Los pastizales crujían bajo mis pasos andantes,
que recorrían con pena los senderos, por instantes.
La casa esteba vacía padeciendo la agonía
del silencio y las tinieblas que la soledad ponía.
Toda la gente del pueblo a ese lugar le temía
porque según dicen, vieron: ¡Almas volando venían!
Pero solo eran nubes, nubes flotando, perdidas
que acariciaban la casa al verla sola y vacía.
Los seres que la habitaron, pasaron a otra vida
y sola quedó la casa, triste, en silencio, perdida.
Así es el hombre que pierde la ilusión en esta vida,
queda con el alma triste, como la casa vacía.


Del libro de la autora: Corazón de poesía

Norma Costanzo
Villa Ocampo, Santa Fe, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Recibe mis cordiales saludos y mis mejores deseos.
Analía Pascaner