jueves, 15 de noviembre de 2018

César Bisso


Fuimos frutilleros

La siesta fue jubiloso testigo
tras la última calle del pueblo.

En ese breve momento
entre la escuela y los juegos
los niños de Coronda
arrebatábamos la pequeña reina
de su trono de arena.

Aquel tiempo nunca lejano
donde el sol grababa en los hombros
el orgullo de sentirnos frutilleros.

                                           a Pipi Eigler.


Carrito panadero

El sol aún esconde sus flechas detrás del monte isleño.
Al abrigo del rocío mi pequeña osamenta cruje.
Espero a quien llega siempre a tiempo.
Subo al estribo, me siento a la par del conductor
y salimos raudos a repartir la blanca y leve ofrenda.
La excusa de una tos rebelde brinda la ocasión
del viaje silencioso por el pueblo,
tan sereno como la brisa que abre mis pulmones.
Cada calle es un manso latigazo de arena,
cada sombra de árbol un fauno en vigilia,
cada vereda una larga vía láctea de providencia.

Sonrío embelesado, con la boca oronda, salitrosa.
Migas de galleta esparcidas delatan nuestra huella.


El pan de los pobres

La brisa del río puebla la casa
y en el patio vuelan las retamas.

La noche aún tiene cerrada su boca.

Una mujer alegre y enharinada
amasa el alimento de los otros.

Su ancho corazón intuye
cómo leva el goce en los que aman.

El frágil rancherío de la costa
se esponja bajo el sol.

Pepita espera detrás del mostrador.

Feliz la mañana en cada niño.
Al pan los pobres no lo pagan.

a la familia Parra.


Bicicletas

Mis hermanas trepan sus bicicletas
y parten rumbo a la costanera.
A contraviento, sus largos cabellos
de azúcar negra se desordenan.
Sonríen cuando ven al niño
que corre tras cada sombra, sin prisa,
intrigado por vaivenes del río fronterizo.

Las ruedas dibujan jeroglíficos,
acompañan la cadencia de los pedales.

Serpentea el sol entre chispas de arena.


Pasaje

Amanecida,
mi madre reanuda el camino,
orilla la rústica naturaleza.

El eco del viento
la torna río un instante.

Bondadosa luz,
el oleaje de sus pies
tras de mí.


Poemas del libro del autor: Un niño en la orilla. Editorial Ciudad Gótica. Impreso en Rosario, República Argentina, mayo 2016

César Bisso
Nació en Santa Fe. Reside en Buenos Aires, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner