jueves, 15 de noviembre de 2018

Conchi Sedano


PLATERO… y Conchi Sedano

Querido PLATERO:

Mientras recorro a tu paso las calles de Moguer, esta carta es para ti…ahora que puedes entenderla… 
Con 12 años recién cumplidos te tuve entre las manos, te vi trotar desde LA SOLEDAD SONORA de mis pupilas de niña, compartí contigo la triste belleza de la tarde, la alegría y la pena; la alegría de tus correrías, la pena de tu ausencia…
Comenzaba entonces a deshilar versos y a contar estrellas. 
Rozaba con mis dedos infantiles las ondas sonoras de la Literatura y como tú, era tierna y mimosa: “Es tierno y mimoso igual que un niño, que una niña…”
JUAN RAMÓN JIMÉNEZ, reciente Premio Nobel aquel año (1956), se aposentó en mi alma de incipiente poeta persuadiéndome para que te cambiara por sus versos y puedo asegurarte que no lo consiguió. Tú siempre estás ahí, repleto de lirismo, ANIMAL DE FONDO…
Te leo y me emocionas: “Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón…”. “…Lo llamo dulcemente: ¿Platero?, y viene a mí…”. “¡Hasta el rebuzno de Platero se hace tierno bajo la dulce carga llovida!”.
Sí, aunque no fuiste a la escuela porque… ¿en qué sillita te ibas a sentar…?, sé que no eres un burro torpón y que habrás leído a escondidas los poemas de JUAN RAMÓN, mientras que él te enseñaba las flores y las estrellas. 
¿Cuántas veces te habrá confundido con las ges y las jotas “caprichosas”?…
En el otoño sembrado de hojas secas, te imagino subiendo y bajando en agudo trote por LA COLINA DE LOS CHOPOS, emocionándote entre las ARIAS TRISTES con LOS SONETOS ESPIRITUALES y “profanando” su DIARIO sin que él pudiera negarte nada.
Solía decir, ¿recuerdas?: “Yo trato a Platero como si fuera un niño… lo beso, lo engaño, lo hago rabiar… Él comprende bien que lo quiero. Es tan igual a mí.”…
Platero, quién, como tú, pudiera comer flores… y no le hicieran daño. Quién, como tú, pudiera estar tan cerca del poeta para empaparse de la CORRIENTE INFINITA de sus versos, para leer con él BALADAS DE PRIMAVERA y ETERNIDADES, para sumergirse en el LABERINTO de su ESPACIO y transformar PIEDRA Y CIELO en la inmensa ternura del amanecer, en canción, en ESTÍO…
¡No rebuznes!… Sabes que estoy soñando, que los poetas soñamos algunas veces y que ésta podría ser una más. 

¡JUAN RAMÓN es tan grande!…
Aquellos niños y niñas - los que disfrutábamos entonces correteando por tus páginas - nos queda la tarde para seguir soñando y una esperanza: que los niños de hoy no se hagan hombres y mujeres cabalgando solamente por el teclado de un ordenador, sin saber cómo se pasan serenas las horas sentados a la vera de un libro.
Tengo que decirte adiós y… no sé cómo irme de aquí, Platero…
Hablaré de ti a los niños y a las niñas para que te conozcan. Para que no te olviden.
..............
Ya lo hice. Ya te conocen.
…¡Ya te quieren!
Tal vez, algún día les oirán decir: 
Yo, de vez en cuando, dejo de leer y miro a Platero…

NOTA de la autora
Encontrarás párrafos extraídos del libro: PLATERO Y YO, en letra mayúscula, obra literaria de JUAN RAMÓN JIMÉNEZ.


Conchi Sedano
Nació en Peñalver, Guadalajara. Reside en Vigo, Pontevedra, España

5 comentarios:

  1. Maravillosa Prosa conchi cargada de la sensibilidad y calibre en cada palabra como bien tu lo sabes hacer. un gran abrazo amiga. Felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura y tus conceptos, Adolfina.
      Saludos cordiales
      Analía Pascaner

      Eliminar
    2. Gracias a ti Analía, a tus ordenes.Conchi es una gran poeta y escritora aún mejor amiga.

      Eliminar
  2. ¡Qué bonito! A mí también me dejó huella la obra de Juan Ramón. Un abrazo

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner