viernes, 7 de marzo de 2008

Ricardo Rubio

Carta desde el día

Tengo para contarte
la trémula luz de las mañanas,
el incierto destino que amenaza la sequía
y el raro azul de los ocasos.

Tengo que hablarte algo más de los desiertos,
algunas palabras que en silencio reclamen
en los lánguidos ojos de agua
aquellas sombras que ocultan.
Unas pocas letras que enarbolen la locura.

Tengo que contarte de las especies,
de los rincones del temor y de los miedos;
y nombrar un poco más a los olvidos,
a los tiempos y a los espacios,
y al origen del mundo.

Tengo la obligación
de atravesar la espesura de los designios
e inventarme un nuevo reloj sin números.

Tengo para decirte algo más todavía:
y es este centavo de misterio,
esta luz de fuego,
un alud.

Los mudos rescoldos

Cada día caminamos
el resto de la tarde por primera vez.
A tientas la mano revisa la oscuridad:
hay brasas en las cenizas
y miradas que se callan hasta el frío.

Ciegos para todo, los dedos
rebaten las páginas del tiempo
y los dobleces laceran la alegría.
Los árboles soñados son apenas
un abuso del horizonte.

Aún abriendo los ojos
caminamos para el asombro:
los caminos son tantos,
las calles tan angostas,
las casas tan pequeñas.

Memoria

Aún en el instante de mayor luz
se acuna en la médula
el temblor del primer grito
y el silencio posterior y repetido.

El recuerdo es una fiera inestable
que odia el presente,
deliberadamente evita la magia del brote,
los corredores con plantas
y el remanso.

La evocación
es el momento más largo del universo,
pretérito inmóvil del dolor.

Larga es la espera de un cuerpo
en este siglo al que atormenta la sombra.

De Simulación de la rosa, Ed. La Luna Que, Buenos Aires, 1998

Ricardo Rubio – Buenos Aires
http://www.ricardorubio.s5.com
http://www.revistasliterariasyculturales.com/

*******************************************************
Quienquiera que cultive la fantasía en el arte está un poco loco. Su problema estriba en hacer interesante esa locura.
François Truffaut

*******************************************************

3 comentarios:

  1. Gracias, Analía, por esta posibilidad.
    RR

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vos querido Ricardo, por prestarle tu voz a esta publicación, un placer contar con tus textos.
    Un cariño
    Analía

    ResponderEliminar
  3. Ricardo un gusto leerte y encontrarte en este bello sitio de Analía.
    Un abrazo Gus.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner