viernes, 7 de marzo de 2008

María Delia Minor

Cuento Allí, en el bar

Él se encontraba en el bar. Sentado en la misma mesa de siempre, la más alejada de la vidriera, ése era el mejor lugar para observar sin ser observado. Desde ahí veía la entrada, el mostrador de madera antiguo donde estaba Manuel, el dueño del lugar desde que él recordaba, con su camisa blanca de corbata moño que le daban un aspecto atemporal.
No sabía por qué, pero se sentía tan a gusto, tan seguro. Le parecía que el día no existía, que no había un antes o un después. Tenía la impresión que su vida comenzaba y acababa en ese sitio.
Cada tarde, sin variar, miraba las personas que entraban e imaginaba una historia para cada una, les creaba un pasado, una familia, amantes, novios, encuentros secretos. Así se sucedían los días esperando que llegase el momento de volver a su mesa de siempre a crear historias.
Una tarde la vio por primera vez, era joven, delgada, pelirroja, de tez tan blanca que parecía transparente. No pudo dejar de mirarla. La miraba sin que ella lo viera. La miraba como no había mirado a nadie. La miraba y sentía algo extraño, algo que lo inquietaba pero que le gustaba sentir. Cuando ella se levantó dirigiéndose a la puerta pensó en hablarle pero no se animó. Al verla desaparecer en la oscuridad se sintió solo, triste, arrepentido por su cobardía, pero volvería e igual que él ocuparía siempre el mismo lugar. No sabía muy bien por qué o para qué pero había decidido seguirla, necesitaba saber algo más.
La vio entrar, sentarse en el lugar de siempre, pedir un café y esperar, simplemente esperar con la mirada perdida en la calle. Mirando sin ver a nadie.
Cuando se levantó, él también lo hizo pero al llegar a la puerta ella ya no estaba, había desaparecido.
Fue por esos días de angustia que escuchó a Manuel hablar con varios clientes sobre un fantasma que rondaba el bar esperando a su amor que nunca llegaba, creyó que era ella, que venía a esperar a su enamorado día tras día sin saber que él nunca vendría, sin saber que se encontraba condenada por toda la eternidad.
Se desesperó imaginando la manera de poder contactarse con esa misteriosa mujer, cuando lo vio a Manuel señalar hacia su mesa diciéndole a un cliente:
-Allí, en esa mesa vacía, el pobrecito esperaba todas las tardes a su amada.

María Delia Minor - Buenos Aires

*******************************************************
Si en tus recuerdos ves algún día
entre la niebla de lo pasado
surgir la triste memoria mía
medio borrada ya por los años,
piensa que fuiste siempre mi anhelo…
José Asunción Silva (tomado de Ñusleter)


*******************************************************

4 comentarios:

  1. Gracias querida Analía por publicar mi cuento
    Estoy orgullosísima de participar en tu blog
    Es un Honor!!
    Maridé

    ResponderEliminar
  2. Soy yo quien te agradece, querida María Delia, por permitirme incluir tu voz en la revista literaria.
    Un cariño
    Analía

    ResponderEliminar
  3. Estimada Analía:

    Somos una editorial pequeña alemana llamada "Schmetterling Verlag" y hacemos libros de enseñanza y sobre temas como ecología, globalización, "Tercer Mundo" etc.
    En un nuevo proyecto llamado «Postales latinoamericanas» (Libro de música latinoamericana didactizada para la enseñanza del español en Alemania), nuestros autores quisieran incluir el cuento "Allí, en el bar" de María Delia Minor que se encuentra en su blog. Desgraciadamente no he encontrado ninguna dirección de la autora en el Internet. ¿Me puede ayudar?

    Sería muy amable si me pudiera contestar a Doris.Schmidt[arroba]schmetterling-verlag.de, e informarme si tiene algún dato.

    Muchísimas gracias anticipadas.

    Un cordial saludo,
    Doris Schmidt

    ResponderEliminar
  4. Apreciada Doris:
    Gracias por su interés en publicar este cuento.
    Responderé a su consulta por mail.
    Le mando un saludo cordial.
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner