lunes, 13 de mayo de 2013

Carmen Rosa Barrere


-Nació en Posadas. Reside en Montecarlo, Misiones, Argentina-

Derrumbe

Están acostados sobre la cama matrimonial. Fijas las miradas en el techo. Separados y compartiendo el silencio.
Al rato él se esfuerza. Lleva la mano a la altura de la boca. Aparta penosamente el bozal de hierro.
- ¿Quieres hablar? - Tartajeo de hombre con la lengua seca.
Ella levanta un centímetro el brazo derecho y arrima los dedos: “De qué”.
- De las patas de la cama… están rotas. - Reclama él infantilmente, por decir algo.
“Todo se viene abajo”. - Remarca ella sin hablar. Gesto con amplio contenido: El ropero desvencijado. El retrato de casamiento con el vidrio en añicos diminutos esparcidos en el suelo como evidencia de la última pelea.
- En media hora se derrumba el techo. - Calcula él que es ingeniero hasta la médula.
- Es duro calcular el tiempo. - Puntualiza al rato, suspirando.
Penosamente, voltean las armaduras. Los cuerpos encajados adentro. Espaldas separadas. Miran sin ver a su propia pared. Esperando.
El techo se raja. Suelta hilitos de arena. Cruje el maderamen. La pared detrás de la cama se disuelve. Resbala el cuadro de los hijos remotos. Ambos callados. Inmersos en el fango de la desilusión. Falta tan poco.


***********************************************
El verdadero amor supone siempre la renuncia a la propia comodidad personal.
León Tolstoi

***********************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner