miércoles, 3 de noviembre de 2010

Miguel Crispín Sotomayor

-La Habana, Cuba-

No es tu culpa, lo sé…

He golpeado como cántaro en tu frente
y mis pedazos
te han servido de camino,
han sostenido tus pies,
han sido tu pedestal.
He vaciado mis cuencas
y llenado mis oídos con tus palabras
para seguirte, cuando has ido delante.
Mas
¿Cuáles serán los caminos que andaré?
¿Qué distancia habré de recorrer?
Apenas tú lo sabes.
No es tu culpa, lo sé, pero eso
no alivia mi desencanto.


Despecho

Ya no estás
y el viento sopla en la ventana y la lluvia
nubla el cristal, igual
que cuando estabas.
Sólo pocos recuerdos sobreviven.

Ya no estás
y apenas me conmuevo.

Sin embargo,
cada día al desnudarme
veo la cicatriz, y aún sangra.


Me voy a dar de antojos

Me voy a dar de antojos
a rellenarme el gusto
con sabor a luna
y ponientes de sol.
Con ríos turbulentos
y vientos de huracán.
Me voy a dar de antojos
y nadie crea
que será fácil.
En tan terrible realidad
que me circunda
es difícil,
muy difícil,
dificilísimo
reencontrar las utopías.


*************************************************************
La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.
Benjamin Franklin

*************************************************************

3 comentarios:

  1. Un gusto encontrarte Crispín, te saludé por radio días pasados porque era el día de tu santo. Y es muy lindo leerte y disfrutar tu poesía. Un abrazo.

    Lily Chavez

    ResponderEliminar
  2. Gracias Lily, por la felitación y por el "encuentro",por la benevolencia de la querida Analia que me recibe en su página, espero noticias tuyas.besos a las dos. Miguel

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por leer estos poemas, querida Liliana.
    Querido Miguel: Muy agradecida por tus palabras generosas, para mí es un honor contar con tu voz en esta revista literaria.
    Mi abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner