miércoles, 24 de marzo de 2010

Zulma Prina

-Buenos Aires, Argentina-

Amor América


Amor - América, tu nombre.

Raíces esparcidas hacia el confín
de los dioses,
crecimiento de tus brazos
en la eternidad de tu signo.

Amor - América, tu esencia.

Nave del que llega desde entonces
hacia las secretas rutas
inconclusas.
Tiempo del que espera el despertar
de la raza olvidada.

Amor - América, tu conciencia.

Pensamiento audaz de los hombres
arrancado del mismo corazón
de la tierra.

Desde el centro del mundo
yo te siento
en la angustia envejecida
de tu llanto;
yo te busco
en el rostro indigente
de tu soledad;
yo te clamo
en los ojos cansados
de tu espera.
Yo te encuentro
en el futuro encendido
de tus clamores nuevos.

Amor - América

Supervivencia de mí.
Permanencia de mi cauce.
Estancia de mi origen.
Eternidad de mi sangre.


Para qué Buenos Aires

Para qué quiero nombrarte
si lo dice el triste en sus pasos
el insomnio de las noches antiguas
envueltas en su traje de vigilia
y los rostros y las cosas
esos ojos hundidos en una casi locura
de luces apetencias y olvidos.

Para qué quiero mirarte
si he visto urdir las voces del pasado
melancólica poeta de bolsillo
frustración y misterio ahogados en la fiebre
de un mito (que de tan contado
ya parece nuestra propia historia).

Hija adúltera que aprisionas las manos
de unas raíces extraviadas. Egregia geografía.

Me he quitado las estrellas
y he roto los poemas que te cantan
para verte temblorosa y erguida
con el silencio a tus espaldas.
Utopías devoradas en el último naufragio.

Ya no sos la nostalgia de la patria vieja
ni siquiera un sueño de pibe abandonado.
Perfil y voz de sombra
asida a la figura de lo que nunca fuera.

Sólo queda la poesía de tus calles
alumbradas con retazos de tango
una muchacha un farolito y el pañuelo al cuello
las ganas de haber nacido
en la tierra de los viejos
una queja, días rotos, un orgullo mal parido.

De tanto amasarte con el polvo de otros surcos
sos ahora lo que hoy
una grandeza inventada
una quimera que duele por debajo de la piel.


*************************************************************
Es tan misterioso el país de las lágrimas.
Antoine de Saint-Exupèry

*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner