viernes, 7 de diciembre de 2018

Damián Andreñuk


Porque sí

Ella se aleja del continuo simulacro.
De quienes insisten en un grito espeluznante
 pero no dicen nada.
Quienes ignoran el silencio inexorable
que emanarán sus lápidas.

Ella es tan suave,
tan frágil, tan luminosa
que me hace casi sollozar
con sólo recordarla.
Ella me ofrece dulcemente su candor,
su intimidad, un viaje,
una manzana.
Ella me acerca en sus dos manos
     porque sí
su precioso corazón invaluable.


*  *  *

Sin la hoguera inexorable de mi amor
todos mis bienes son precarios.
He resistido escalofríos e inclemencias y derrumbes.
He meditado con sosiego en las habitaciones del silencio.
He conseguido algún triunfo entre mares neblinosos.

Sin la trama del dolor o la belleza
todos mis días son engaños.
He batallado contra miedos insolubles.
He visitado los infiernos del insomnio.
He caído al fondo de varios precipicios.

Sin la brutal sinceridad que me protege
todos mis sueños son espuma.


A mazazos

Verdades a mazazos roen su corazón.
Herido mortalmente desde su adolescencia
por el áspero descubrimiento de la lucidez
lleva una llaga y una angustia y una sed
   que nunca se aligeran.

Sabe del largo desarreglo de todos sus sentidos.
Sabe de cuervos majestuosos encima del trigal;
de las memorias del subsuelo,
de barcos ebrios, iluminaciones, el nirvana imposible.
Sabe arrancar con cada verso milagroso
  las falacias del mundo.


                 *  *  *

        Lo más difícil es el optimismo frente a lo real”
                                                  Ernesto Sábato

Ananda

Está ahí gratuitamente el abrazo que sana.
Y cándidas mujeres que inducen a la vida.
Y espíritus sensibles luchando contra el descreimiento.

Ya no me importa lo que pueda suceder.
Tan sólo demorar la muerte como sea.
Por eso una acritud que casi es dureza
           me ensombrece.

Y si la esperanza sabe a débil,
si el futuro apesta a miedo;
las miradas, las cosas pequeñas
y la propia abundancia.

Mi fragilidad
es mi único coraje.


Damián Andreñuk
La Plata, Buenos Aires, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner