lunes, 24 de agosto de 2009

Julio Carabelli

-Nació en Buenos Aires. Reside en Tucumán, Argentina-

El poder de la mente


-¿Y si los dos pensamos en un tsunami?
-No sé, podríamos probar.
Y ambos se toman la cabeza con las manos como una manera de concentrarse lo que les impide ver la ola gigante que, arrasando con los árboles de la plaza, penetra en la galería comercial, destruye el teatro, la iglesia, y entra al bar en el que ellos buscan un motivo para no pagar la cuenta.


Cubismo

Fue a raíz del sismo que en aquel cuadro se movieron todos los elementos formando a Picasso.


Experiencia

Recién cuando vio caer a Goliat, Miguel Ángel se convenció de la excelencia del mármol de Carrara.


Contradicción

Aquel fin no justificó ni medio.


Último acto

Al despedirse, el mago, desapareció.


Auto convencimiento

Al fin el Paraíso es un infierno, dijo el monje flagelándose.


Nihilismo

No creo en el Hombre definitivamente no creo en él y pienso que de existir vida en otros planetas el ser humano es una seria amenaza para cualquier tipo de civilización por eso es que nunca cuchara de madera y no le estreché la mano al viejo sauce que recibía a la gente en la entrada del subte bajándome del colectivo decidido a terminar con Mabel quien a pesar de saber que jamás iría me tenía preparados los barbarismos y mi pantalón favorito con el cual terminada la escasa cena entré a la universidad para que mis degradados alumnos supieran cómo salir de allí en bicicletas de silencio para tapar con un gran cristal el cuerpo degollado de Mabel.


Obediencia Debida

Él me miró a los ojos y sólo dijo:- apunte bien, va usted a matar a un hombre- y obedecí, obedecí como siempre, como me enseñaron.
Mi vida fue sencilla, cómoda diría, ya que lo único que yo tenía que hacer era seguir las indicaciones, las órdenes y aquel hombre me facilitó enormemente la tarea. Es difícil, aunque provenga de una orden, matar a un hombre y mucho más a un hombre al que no se odia ¡qué digo odio! si yo ni lo conocía y lo poco que sabía de él no me molestaba, casi diría, si no temiera represalias, que eso de venir a Bolivia a pelear por los pobres dejando las comodidades de su cargo, era algo que yo no entendí y no entiendo, pero creo que cada hombre debe cumplir con su destino como yo cumplí con el mío apuntando bien, como él me había ordenado.


*************************************************************
El que abusa de un líquido no se mantiene mucho tiempo sólido.
Charles Augustin Sainte-Beuve


*************************************************************

7 comentarios:

  1. Hola Julio, no había leído microrelatos tuyos. Me encantaron, felicitaciones. Un abrazo.

    Lily Chavez

    ResponderEliminar
  2. "El poder de la mente", el pensamiento reflexivo, la "obediencia debida"... Y tu palabra, Julio, tan precisa.
    Fue un gusto, Analía, detenerme una vez más en este sitio tuyo, variado y ameno.
    Saludos a Julio y mi invariable afecto por tu labor cultural.
    Betty Badaui

    ResponderEliminar
  3. Julio,lo que escribis,es fantastico!!

    ResponderEliminar
  4. hola!! Julio,lo que escribis,es fantastico!!

    ResponderEliminar
  5. Hola, Julio:
    megustaron mucho los microrrelatos. Imaginación y poder de síntesis.
    Bertha Carou

    ResponderEliminar
  6. Siempre original Julio en el formato que sea.
    Un abrazote Gus.

    ResponderEliminar
  7. Queridos Liliana, Betty, Bertha, Nicolás y Gus:
    Gracias por las palabras dedicadas a los textos de Julio.
    Personalmente, me honra contar con sus textos y con su amistad.
    Reciban mi cariño
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner