miércoles, 6 de junio de 2007

Ketty Alejandrina Lis

La palabra

Es un tramo de tiempo inapresable
un lamento que busca
la mirada del otro y otras manos.
Es silencio vibrando
en su esencia sutil y vigorosa.
Me seducen sus cuentas redondas o alargadas
vocal o consonante.
Sólido son de música silábica
luxando la cresta de una ola
para caer y abrirse, perla perfecta y única
en el único verso que esplende en el poema.


¿Por qué no?

La verdad última
o la última verdad
quizá florezca
en algún camino ciego
que va
............ regresa
y vuelve a ir a lo insondable.
Entonces
¿por qué no
un corto canto de amor
................................. aquí
profundo y breve?


Creación

Si por sentirme hoy serena
con el sereno encanto de la noche
te hablara acerca de la luz inalcanzable del lucero
si hoy te asegurara
que puedo ver los múltiples matices de la luna
y oir cómo un ópalo perfectamente claro
se mece y adormece
sobre la superficie órfica del mar
sé bien que volvería sobre notas repetidas
y no sería éste un tema original.
Pero es incuestionable
que ha sido necesaria una armonía
más alta que la alta cima de un coihue
más calma que un atardecer en las laderas
para crear la belleza que despliega
la luz lunar que espeja en el lucero
y brinca sobre el mar.

**************************

Entre docenas o centenas de escribas que escriben para mimar el sueño o los ensueños del lector, sale uno que se propone despertarlo…
Luis Franco

**************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner