jueves, 9 de octubre de 2014

Amanda Espejo

Póstumo
(Sentir que permanece)

Necesito Amor.
Unos brazos que me cobijen en curvas cóncavas, convexas,
y así, evocar por un instante la calidez de la concha materna.

Des-andar la espiral del tiempo hasta aquel olvidado instante
en que fui nada más que un frágil pez,
flotando, inmersa y segura, en el dulce sueño del Génesis.
Sin conciencia de algún futuro ni sentidos que lo percibieran.
Intuición. Nada más que intuir el ser, “una” pez,
un cierto amasijo resbaloso de faz arrugada y ojos ciegos.
(No quiero ver esa tristeza)
Un par de oídos rudimentarios.
(No quiero oír ese llanto…)
Una voz en ciernes que te ruega.
(Madre, no (me) llores)

¿Por y para qué lloras hermosa?

No me taches con la culpa ni guardes tu amor antes de tiempo.
Déjame aquí… navegando en ti, hasta que florezcan las algas
y los mares se tiñan de rojo. Sólo entonces, reviéntate en mí.
No me odies, soy resultado de un accidente.
Tú, el miedo a las consecuencias,
yo, el asombro ante el sin sentido.
Las mil preguntas escritas en mi piel: ¿por qué? ¿…? ¿Por qué y para qué?
Yo era “una” pez… no sabía respirar. Me perdí…

Me perdí
desde la abertura de tus piernas, durante el trayecto hacia tus senos.
Me perdí, ascendiendo tu cuerpo aún antes de conocer tus labios.
Tus besos húmedos estaban fríos: (es falso que las lágrimas son tibias)
Yo…tan sólo quería TU amor.
Y ahora, en mi pronta falta de ti,
tendré que parirme a mí misma una y otra vez, incansablemente,
en triste y perpetua secuencia cual lo hacen la noche y el día,
condenada.

Condenada
¿Por qué? ¿Por qué y por quién?
Ya no me hablan los nombres, ya nada aclara las culpas.
En el talle de tu molde fui formada y a tu justa medida fui cortada:
Tal como tú, y por siempre, necesitaré de Amor.

Quilicura, 2005


Antipoema para exorcizarte

(Qué me pasa no comprendo)
¿Acaso habrán resonado las trompetas de infierno?

Por tres noches a intervalos te he encontrado a la fuerza.
No puedo llamarlo sueños (más bien digo pesadillas)
y junto con los recuerdos, los calores, los fluidos,
me despertaste la rabia.
¿Qué pensabas hombre de aire?
¿Que envolviéndote de nubes sedarías mi cerebro?
Ya no hay caso.
Pasados son cinco lustros:
no me tientas con el sexo.
No me queda más que asombro
ante todos los estragos que en mi tierra provocaste.
Por ti escondí mis medallas y me vestí de guerrera.
Mi alma quedó famélica de tanto que darle al cuerpo.

Te puse en una balanza
y amontoné mil razones sin conseguir que perdieras.
Nada pudo contra ti ni tus largas manos viejas.
Paciente, tuve que adecuarme al tiempo,
respirar de nuevo sola, caminar mi propia senda.

Cada lazo que corté lo pagué con sangre nueva
y aprendí a pintar tu imagen con defectos y vilezas
todo, por olvidarte.

(Cinco eslabones de tiempo corté y enterré en la arena)

Y hoy me buscas en mi sueño… ¿para qué?
¡Como si no lo supieras!
Las jugadas de la vida son las amas del tablero.
Junto con enterrarte, fuiste creciendo a mi lado
hube que escuchar tu voz, ésta, la nueva
y tu cuerpo adolescente que no pude conocer
hoy me levanta, me estrecha,
junto a mi paso camina.
¿Tú me puedes rebatir que no hay magia en el destino?

Por eso, el soñar contigo no tiene pies ni cabeza.
Sigue en tu espacio vacío
ciego
sordo
mudo yermo
porque, ni aun juntando tus millares de fragmentos
lograrías ser un “algo”
o tener un cierto peso.
¡Baste ya!, que por una sola noche de visiones difumadas
he sentido el escupirte, aunque sea en estas páginas.

Debo parar ahora
que si así yo no lo hiciera
perdería la templanza de poderte reafirmar…
tú vales menos que NADA.

Quilicura, 2003


Poemas tomados del blog de la autora: 
http://sobrevuelosycaidas.blogspot.com/


Amanda Espejo. Quilicura, Chile


--
Influir sobre una persona es transmitirle nuestra propia alma.
Oscar Wilde
--


3 comentarios:

  1. Hola Amanda: lo onírico y la magia brillan como conductores de este poema, donde el dolor se transmuta en sensación. Saludos poéticos Irene Marks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Irene, y sobre todo, por haberte dado el tiempo de leer. Sé cuánto cuesta cuando estamos imbuidos en la escritura y difusión de esta: me pasa, por eso lo valora más todavía.

      Abrazos desde Chile.

      Eliminar
    2. Gracias por tu lectura y conceptos, querida Irene.
      Saludos cordiales
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner