lunes, 8 de junio de 2009

Josep Esteve Rico Sogorb

-Elche, Alicante, España-

Quisiera


Quisiera hablar de ti con palabras útiles y livianas.

Quisiera decir que te siento lejos, que no se oyen desde ahí donde estás ahora,
ni mi voz, ni mi grito desesperado.

Quisiera tratar de ti lo que el tiempo me permita.

Quisiera hablar lo que siento, vociferar lo que te guardo dentro
para lanzarte piedras, terciopelos, conchas o guijarros.

Quisiera contarte tantas cosas, ahora que apenas me escuchas
cuando tu marina caracola no te sirve para oírme.

Quisiera, -si me dejaras- construirte inventando nuevos cuerpo y espíritu
¡tan distintos, tan diferentes!

Quisiera…
…pero tu marina caracola ya no te sirve para oírme.


Lloraban tus ojos en mi conciencia

He podido contemplar con asombro al fin, tus expresivos ojos de muchacho,
dándome cuenta de que tu mirada me hablaba a gritos
de los éxodos del alma y de las hazañas de un héroe valeroso.

Y te pedí respuesta, atisbándote en la solitaria llanura del asolado sufrimiento.
Porque, recorrías con tus pies doloridos de tanto andar,
los desérticos arenales del caluroso silencio,
aquellas dunas movedizas, tan airadas por el viento de la guerra,
las que fueron en el pasado, campos de carnes sangrientas,
descuartizadas por las garras de los buitres
y basureros de olvidados restos metálicos esparcidos y oxidados
junto a los cadáveres de los ejércitos vencidos por la Muerte.

*************************************************************
Los años arrugan la piel, pero renunciar al entusiasmo arruga el alma.
Albert Schweitzer

*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner