lunes, 8 de junio de 2009

Alba Estrella Gutiérrez

-Buenos Aires, Argentina-


todo comienzo es un abrir las ventanas del alma

abrázame los ojos
desnúdame la pena
vacíame el dolor
y entonces
me volveré
silencio en buenos aires
invéntame una historia
una historia cualquiera
donde la infancia abrigue
mi galope de siesta
y la risa me abra
ventanas sin cerrojos
doblégame la boca
poblada de memoria
hay un olor a nuevo
con paso de cigarra
y así
despacio como un vuelo
desnúdame la piel de miedos
y nostalgia
y así podré amarte

hasta el fondo del alma

…………* * *

………………………………a mis amigos

vení charlemos
a corazón abierto
necesito un lugar de exilio permitido
sin juicios ni censuras
ni prudencia ni burla
tengo ganas de saber
a ciencia cierta
qué es lo que quiero
la noche es un pedazo
de grito entre los dedos
un lugar de pasos que no encuentro
un pequeño miedo
que hoy muestro sin pudor
nido de luz que dibuja
mi piel
un aullido de más
mi voz es un rostro de todos
sobre un espejo inmenso
vení charlemos
soy un niño descalzo
un pájaro

y dos vuelos

*************************************************************
Existen dos caminos: Observar el mundo y preguntarnos por qué. Y observar el mundo y preguntarnos por qué no.
Emisora radial FM Milenium (Buenos Aires)

*************************************************************

5 comentarios:

  1. Como siempre Alba un gusto leerte.
    besos Gus.

    ResponderEliminar
  2. Alba: la lectura de tus poemas es la ventana que nos abre el alma a tus lectores y/o fans.
    Un beso grande
    Clara

    ResponderEliminar
  3. gracias
    por el afecto
    y la palabra
    alba

    ResponderEliminar
  4. gracias
    por el afecto
    y la palabra
    alba

    ResponderEliminar
  5. Queridos Gus y Clara: muchas gracias por sus palabras.
    Mi querida Alba: es un gusto compartir tu voz con los lectores de la revista literaria.
    Un abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner