miércoles, 7 de noviembre de 2007

Robert Gurney

El hospital

Mi padre estaba
en el último piso
del hospital
de Luton y Dunstable.

Sufría
terriblemente.

Me susurró
que quería lanzarse
por la ventana.

Le pedí
que no lo hiciera
por si acaso
hubiera alguien abajo.

Creí ver una sonrisa
en sus labios.


Córdoba, España
(para una amiga en Córdoba, Argentina)

Hace 43 grados hoy.

La temperatura
está subiendo.

Hay incendios forestales
en el valle, más arriba.

Podés oír los aviones
y los helicópteros
continuamente.

Es la única manera
que tienen
para aproximarse a ellos.

Parece que el humo
se nos acerca.

Siento que me estoy asfixiando.

29 de Julio, 2007


Los encapuchados

Me encuentro dividido hoy
entre dos imágenes.

En una estoy esperando
en la parada del colectivo
al final del callejón
que llamamos la Bolera
en Old Bedford Road.

Siento la presencia a mi lado
de alguien que tiene
la cabeza cubierta
con un saco de los carboneros
parecido a los que usaban
en Abu Ghrail.

En la otra
detrás mío
estoy consciente
de una corriente de personas
que bajan la Bolera
cada una llevando
un saco de arpillera.

No dicen nada.

Me recuerdan a los monjes encapuchados
que andan sin piernas
y que, según dicen,
atraviesan los muros
de una casa muy antigua
cuyo fondo da a la catedral
de San Albano.

Sé qué quieren decir
pero no me atrevo a nombrarlo.


El Cello

Había pocas casas
entonces,
pocas pensiones
entre Barcelona y Tarragona.

Nos sentamos
en la duna
delante de la casa
de Pablo Casals.

Estaba cerrada,
vacía
y con rejas en las ventanas.

La música ausente
de un violoncelo
se mezclaba
en nuestras mentes
con el sonido de las olas
de un mar transparente.

Un guardia civil
con una ametralladora
le dijo a mi novia
que cubriera su bikini.

Un tren pasó
lleno de monjas
que se santiguaron.

El Cello
Traducido al catalán por Pere Bessó

Hi havia poques cases
llavors,
poques pensions
entre Barcelona i Tarragona.

Ens asseguérem
en la duna
davant de la casa
de Pau Casals.

Estava tancada,
buida
i amb reixes en les finestres.

La música absent
d’un violoncel
es barallava
en les nostres ments
amb el so de les ones
d’un mar transparent.

Un guàrdia civil
amb una metralladora
li digué a la meua núvia
que es cobrira el bikini.

Un tren passà
ple de monges
que se senyaren.

De El cuarto oscuro y otros poemas [La cambra fosca i d’altres poemes], inédito.
http://www.bublegum.net/perebesso/13341/CARA+Y+CELLO+DE+BOB+GURNEY+A+ORILLAS

Robert Gurney – St. Albans, Inglaterra
http://www.poeticas.com.ar/Directorio/Poetas_miembros/Robert_Gurney.html


*********************************************************

Si quieres construir un barco, no reúnas a la gente para recoger madera ni le asignes tareas y trabajo; más bien, enséñale a anhelar la eterna inmensidad del mar.
Saint Exupéry

*********************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner