miércoles, 7 de noviembre de 2007

Adriana Pozzo

Atril

Las hojas de un cancionero
el canto que vuela
la vida que se expresa.

El libro que se abre
comunica y entrega.
La caverna que deja de ser oscura
para transformarse en luz.

El atril que sostiene
de madera noble
y acompaña
las noches de búsqueda.

Que es único
que pertenece
que no puede compartirse
que liberan la voz,
que existe en el momento de soledad.

Mi atril y yo
entrelazados en el acto creativo
sin miradas,
sin aplausos.

Puente

En un tiempo sin medidas
me alejé, primero de ti
y luego de mí.

Ahora sin pulsión
quedé aprisionada por la vida.

El vidrio de mis ojos
aún está empañado,
es la intuición la que guía.

Mi marcha aún silente,
presiente oculto un puente,
cruzarlo significa
dejarte atrás para siempre.

Lunes

El Lunes tiene forma de
presentimiento,
y también ahora de desencuentro.

La proa visionaria
apunta a la semana
si tan solo empezaras.

Desapareció ese lugar
del encuentro de almas
y ahora solo queda una mirada.

¿Que hay allí dentro?
Una diosa Temis encerrada.

Ahora vislumbro la semana
pues cae un muro, la justicia,
y se abre un camino de esperanza.

Adriana PozzoCórdoba

*********************************************************

Apresúrate; no te fíes de las horas venideras. El que hoy no está dispuesto, menos lo estará mañana.

Ovidio

*********************************************************

1 comentario:

  1. Adriana expresa con los versos lo cotidiano de manera sutil y transparente.
    Víctor Hugo Tissera

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner