lunes, 9 de abril de 2007

Eduardo Dalter

Almendro de Naufragio

arde almendro de naufragio
CÉSAIRE

Oh la mueca,

......la mueca,
¿en la historia?

......Carne
herida, qué

......de los ojos.
Una idea, historia,

......de los ojos.
Oh la mueca,

......la mueca;
y más allá
el vacío,

......los zamuros.


***

Nada;
.......de creencias,
nada; oh, el pecho,
.......los pies,
tantéate los pies,
.......el olvido;
muérdete
otra vez la cola,
.......las palabras.
Oh quién, en verdad,
.......creyó
en un camino;
y lastímate,
.......sí,
bajo el cielo
sin aire
.......ni paciencia.


***

Dime qué color
......tienen, tendrán
el alba, el abrazo;
......dime
al oído todo
cuanto pueda
......recordarse.
Hirviente y vacía
......es la mañana,
ya alta mañana.
Dime si esto
......que parece
se desliza
......y vuelve
es un espejo,
......donde se ve,
todo se ve.


***

Detrás, detrás
siempre hay una sombra,
de paso contenido
......o paso sigiloso.
El aire es de cuerdas
a punto de cortarse;
......el aire,
el aire hirviente.
......Por aquí
temed, temed
......a toda mano.
Los huecos, los caminos
.....del hombre
están minados.


***

Si hallaras un espejo,
......escóndete;
no dejes te descubra,
......te aprese
en su rectángulo;
escóndete detrás
del último monte
o la última cerca
......del poblado;
puede mostrarte
......el vacío,
ese vacío.


***

Danza de serpientes,
entre piedras
y hojas duras. Danza
que prosigue, sisea,
da sus ecos. Danza
......oscura,
¿cuál la herida
a ocultar o urdir?;
......¿cuál
el comienzo?,
el comienzo sin fin
o sin historia.


***

Por aquí se regresa
......a la herida.
Por aquí, si se pudiera,
......se va,
se va al retorcimiento.
Por aquí se vino
......del polvillo
de páramo, de espanto.
Soledad, hora vacía,
.......hasta aquí,
hasta este pozo.


***

Por aquí también
......se va
a la caída; por aquí
......al abandono
y a lo atroz. Todo
......estaba dicho
a voces. Por aquí
......nadie
presintió,
......escuchó nada.
Por aquí
......y por allá.
Nadie recuerda
......haber dicho
mía es esta boca,
mío este camino.


***

Filos, anzuelos
......en los ojos;
reverbero cortante
......en las bocas.
Plaza al sol;
......las respiraciones,
las transpiraciones,
......las exhalaciones.
Pez o anzuelo; filo
........y carne.
Refulgir
......en el ahogo;
como sin caminos,
.......sin pie,
en la marea oscura.


***

No hay mapa
.......en estas aguas;
sólo el oleaje impuro,
.......lacerante.
Los ojos dicen,
.......si los sigues,
del horizonte
.......de lo incierto,
de su atajo.
Los febriles zamuros,
.......en tanto,
rondan, rondan.
.......Y el sudor
de las horas
cuece todo
.......como a un pan.


Estos poemas pertenecen a Almendro de naufragio. Fueron escritos en Petare y Macuto, cercanías de Caracas, en junio de 1996, a partir de la experiencia del autor en medio de una ciudad sacudida por la violencia social, el desconsuelo y la hambruna. Editorial La Espada Rota y Consejo Nacional de Cultura de Venezuela, Caracas, octubre de 2000.

**************************************

Dad palabra al dolor, el dolor que no habla va estremeciéndose en el corazón hasta que lo despedaza.
William Shakespeare, Macbeth

**************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner