miércoles, 11 de abril de 2007

Augusto Monterroso

La oveja negra

En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra.
Fue fusilada.
Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque.
Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.


**************************************

Los hombres se saquean y degüellan unos a otros, pero siempre haciendo elogio de la equidad y la justicia.
Voltaire

**************************************

2 comentarios:

  1. GENIAL!!!


    Saludos cariñosos desde Chile...

    ResponderEliminar
  2. Gracias querida Amanda y toda la gente de Quilicura.
    Mi abrazo, mi cariño y mis mejores deseos
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner