jueves, 26 de marzo de 2015

Orlando Valdez

Para que amanezca

partes de la noche arrojadas en la arena
como olas mis huesos mi carne aún
cuando de Clara no hay estrella ni foto
y ella dónde ella juega
y cuánto de mí a un costado
delirante quizá inútilmente al extremo despedazándome
mientras Marisí es cierta novel
y única luz del cielo tanta luna creciente
que hube traicionado
para que amanezca mar entre mis dedos


Al sol

olvidé mi nombre
y las esquinas del barrio
donde los muertos eran sólo a cebita
éramos miles y más que eso iguales

una bala de plata en los bolsillos
crecía concomitante al sol
y de tus ojos ocasos como espadas
de noche el dolor
y el eco que lo habita aun sórdidamente

en la misma oscuridad candente
el himen de las niñas diligentes
que juraron obedecer
al naufragio de sus vestidos

Poemas inéditos


Orlando Valdez
Rosario, Santa Fe, Argentina

2 comentarios:

  1. ANALIA:
    Gracias siempre por el espacio. Me hace bien. Ojala que llegue a donde haga falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos Orlando. Ojalá que alguna palabra llegue al corazón de quien lo necesite. Saludos cordiales, que estés muy bien

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner