jueves, 26 de marzo de 2015

Nor Losada

Cepsis

Si te contara que puedes viajar en tus sueños, no solamente con tu cuerpo astral sino con el cuerpo físico, no sé si me creerías.
O tal vez ya lo sepas. O tal vez, y esto sería lo mejor… tal vez ya lo hayas hecho.
En ese caso, me gustaría que intercambiáramos experiencias.
Cuando se ha logrado el viaje; mientras tu cuerpo sigue en la cama…y parece dormido; uno no vuelve a ser jamás el mismo.
Tal vez estás dormido al lado de alguien que también cree que tiene a alguien durmiendo al lado.
A mí me pasó. Y no una vez… sino unas cuantas.
El milagro no es voluntario; “los básicos”, como nos llaman allá a los viajeros de los sueños, nos distinguimos de los otros, porque tenemos una distribución distinta de los repliegues de las orejas.
Te explico, no te rías. Si miras una de las mías, verás que tengo un circuito más complejo que el resto de la gente. Idéntico al Laberinto de Dédalo. El viaje a la ciudad adonde vamos los básicos te desarrolla esa parte del cuerpo. Puedes taparla con el cabello o mostrarla sin problemas, porque la mayoría de los humanos no te mira a la cara cuando te habla.
No puedo ver la tuya porque tienes puesto ese inmenso gorro de lana.
El viaje es lo de menos. Estás dormido. Y durante uno de los siete sueños ya no estás en tu cama. Estás en la que algunos llamamos “Cepsis” la ciudad de los sonámbulos.
Cepsis es una ciudad sin casas. Una ciudad donde los sueños se cruzan en las esquinas y cada uno sigue su camino con una parte de los sueños de los otros.
Por eso, cuando el cordel es recogido por manos invisibles, cada básico regresa por el puente del ensueño y vuelve a ocupar su lugar en el continente que lo está esperando profundamente dormido.
Cada noche, Cepsis está de fiesta y con cada alborada se adormila.
Los básicos tienen un estricto entrenamiento en la traducción de los sueños. Los propios y los que se van agregando en los encuentros de las esquinas.
A medida que van obteniendo mejores resultados en sus interpretaciones; el plano que se va boceteando en los repliegues de las orejas se parece más a la Cepsis original.
O será… tal vez… que Cepsis es igual en su diseño que el Laberinto de Dédalo.
El secreto que la ciudad de los sonámbulos encierra en su núcleo, debe ser importantísimo porque aquéllos que han logrado su objetivo, toman el nombre de “mólices” y te aseguro que tienen un color de aura diferente.
Yo, todavía entre los básicos, creo que me faltan muchos sueños para develar el secreto.
Pero hay noches… hay noches… en las que creo, por un instante, que me permiten entreverlo.
¿Te ha pasado?


Nor Losada
La Plata, Buenos Aires, Argentina

21 comentarios:

  1. Me gustó la temática y la estructura. me quede pensando en el mágico mundo de los viajes nocturnos. hermoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura
      Saludos cordiales
      Analía

      Eliminar
    2. Hermoso y fascinante Nor.- Yo, que soy un infatigable fabricante de sueños, me podrá tu bella historia ayudar a encontrar esa casa, esa calle, esa playa que desde hace años visito en las noches y que de día no los puedo hallar? Felicitaciones. Gabriel Garcia

      Eliminar
    3. Agradezco tu lectura, Gabriel
      Saludos cordiales
      Analía

      Eliminar
  2. Hermoso y fascinante Nor, yo que soy un incansable fabricante de sueños, me podrá ayudar tu bella historia a encontrar esa casa, esa calle, esa playa que desde hace visito en las noches y que en el día no puedo hallar? Felicitaciones, Gabriel Garcia

    ResponderEliminar
  3. "Cepsis" es un un viaje con la imaginación de quien lo lee a ese lugar donde los sueños se fabrican, casi se vuelven reales. El tema y el personaje destilan originalidad y muestran las dotes literarias de la escritora. Mis felicitaciones, Nor Losada.
    Marta Broles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, Marta.
      Saludos cordiales
      Analía

      Eliminar
  4. Gracias Nor!
    acabo de leer tu cuento...
    Como siempre me has despertado la imaginación/ensoñación
    con toques literarios sorprendentes.
    BIEN por tu estilo, me encanta!

    ResponderEliminar
  5. Recién hoy leo tu cuento martes 31/3 quedo impresionada por tu poder literario y la gran intuición que te inspira, yo pregunté el jueves pasado a los que saben , si uno en sueños se transporta a lo que ellos llaman el plano del Kamaloca o devachan, que es donde uno parte en alma después de la muerte, y lo pregunté porque me pasó varias veces de soñar con personas muertas y conversar con ellas como sí estuvieran vivas. Me respondieron que es posible y que uno debe ser una persona muy sensitiva para que ello ocurra. Tu cuento me lo hizo recordar. Te felicito Emilia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura atenta.
      Saludos cordiales
      Analía

      Eliminar
  6. Muchas Gracias Nor!! me encantó tu cuento...hasta me imaginé cómo lo leerías...lo disfruté mucho. Estás entre las autoras que sigo... nunca dejes de soñar....nunca dejes de escribir. Alicia Z

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alicia. Especialmente agradable la sensación de "escuchar" al escritor cuando leemos sus textos.
      Saludos cordiales
      Analía

      Eliminar
    2. gracias a todos. Los que publicaron en la revista. Los que dejaron mensajes en mi casa. Los que mandaron mails. Los que me leyeron en silencio. Nor

      Eliminar
  7. Muchas Gracias Nor!! me encantó tu cuento..lo disfruté mucho. Estás entre las autoras que sigo... nunca dejes de soñar....nunca dejes de escribir.

    Alicia Beatriz Zgainer

    ResponderEliminar
  8. Felicitaciones o felicidades, en realidad, ambas. Beso, y a seguir soñando.
    cecilia

    ResponderEliminar
  9. Nor, desde mi modesta opinión, tu relato me pareció increiblemente logrado. Es bello, poético y sumerge al lector en esa suerte de atmósfera profunda y mágica de ensueño. Exitos! Julia Olivera

    ResponderEliminar
  10. Gracias por vuestra lectura, Cecilia y Julia Olivera.
    Saludos cordiales
    Analía

    ResponderEliminar
  11. Me parecio muy interesante. Es un cuento que va mas alla de la tercera dimension en la cual nos movemos habitualmente.Explora otros mundos,
    que si bien nos son ajenos, no por eso no existen. Rodolfo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura y tus conceptos, Rodolfo.
      Saludos cordiales
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner