jueves, 26 de marzo de 2015

Ana Romano

Ambiguo

Se acentúa en la laceración
la diferencia

Huraña muerde
y desenrolla
el carrete.


Al detener

Detuvo el trompo
y contempló
Sin despegar
y en desdén
Hundida en la mujer
¿qué anudaba?


Acertijo

En la inmediatez la elegida
señala
desolaciones

En el rito de la ingenuidad
tartamudea
silencios

Perpetúan desgarros
las miradas

Y en los umbrales
la mordaza almidonada
humilla a la muerte.


Asfixia

Oropeles engomados
en los suspiros
Olisquean
cadavéricas mordazas
en las aureolas
Es en las gargantas calcinadas
la asfixia

Las madres
bordan rituales
desangrando hijos
que involucionan
en la placenta.


Atosigar

Los guantes farfullan
entre el ámbar de los dedos
y la recolección
de los vetustos papagayos

Bocanadas de melatonina
empalman o fustigan
las hilachas

El despertador descalzo
plastifica
los ronquidos

y la almohada arponea
la agonía

¿Quién embucha
el ultraje?


Poemas del libro Expiación del antifaz. Ediciones La Luna Que. Buenos Aires, marzo 2014


Ana Romano
Poeta nacida en Córdoba. Reside en Capital Federal, Buenos Aires, Argentina

2 comentarios:

  1. Gracias, Analia, por estos poemas de Ana, ella usa con tanto cuidado la palabra que en su versos nada sobra y nada falta.
    Abrazos
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu lectura, querida Betty
      Cariños, una buena semana
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner