domingo, 20 de marzo de 2011

Gabriel Velozo

-Partido de la Costa, Buenos Aires, Argentina-

Cuantía feroz


Cuánto dolor hay tras el amor?
Cuánta incomprensión detrás de una razón?
Cuánta culpa tras ninguna acusación?
Cuánta debilidad tras una firme determinación?
Cuánto valor tras una pequeña cobardía por emoción?
Cuánta angustia ante la felicidad sin previsión?
Cuánta vergüenza tras una decepción?

Qué costará más?

Esperar el amor que no llega?
Olvidar a la muerte que no se hará esperar?
Desilusionarse de la revolución?
Conformarse con el bien menor?


De transas

Mi caballo x un cortado americano
Mis flatulencias x inspiración poética
Mis dudas x una esperanza inédita
Mis temores x una certeza espléndida

Mis locuras x tres mitades iguales
Mis deudas x un compromiso.
Mis límites x menos fronteras
Mis dolores x una sonrisa.
Mis apuros x un reloj de arena.
Mis oscuridades x un rayo certero.
Mi fe cegadora x un suspiro de luz.


Los apócrifos

Inmobiliarias culturales
faros que aturden las olas,
versos crudos bordean el mar
nos inspiran en invierno;
sin fertilización asistida
que alumbre bajito,
naufragios y lecturas fallidas.

Como 11 de septiembres
abortan epifanías globales,
bloqueos de puntuación siliconada
piquetes, ofertas de temporada.
Traigan al cerrajero de
las puertas del infierno
afuera durmieron
Dante Bush y Pinochet

Errantes…
como pluma memoria
mercado terminal
poesía salvaje
encuadernados chips
caligramas endovenosos.

Fracasados censores
y peajes del alma
gotitas de tinta
llueven todo el año
hasta el alba.

El océano se
deglute las tormentas
de prosa acaramelada
y la pregunta.....
¿Qué leemos los que no leemos
en verano, porque trabajamos?


*************************************************************
Las teorías, las doctrinas, los sistemas se explican; los sentimientos se sienten.
Mariano José de Larra

*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner