lunes, 22 de noviembre de 2021

Analía Pascaner

El cuarto angosto 

Lucas estaba parado en medio de la habitación mirando a su alrededor con ojos atónitos. Al comienzo sólo lo intuyó, pero en ese momento estaba seguro de lo que ocurría. La puerta había desaparecido totalmente: un listón de madera ocupaba su lugar. Sus labios se secaron y su garganta ahogó el alarido. 
El cuarto angosto de paredes claras se achicaba y lo comprimía. Las paredes se oscurecían aprisa, se acercaban amenazantes. El techo bajaba y se había tornado tan negro como la noche que observara por la ventana unos minutos antes; sin embargo ya no había ventana, sólo un pequeño rectángulo algo más claro se hallaba en su lugar. Se sentía devorado y asfixiado por ese cuarto que se estrechaba cada vez más y más. Se empeñó en pedir auxilio, abrió su boca muy grande y procuró que el grito brotara desde lo más profundo de su pecho, mas no pudo proferir sonido alguno, las paredes ya rozaban su piel. 


Analía Pascaner 
Nací en Buenos Aires. Resido en Catamarca, Argentina 

10 comentarios:

  1. Queda la duda de: ¿pesadilla o entierro prematuro?. El género de terror parece que no necesita tantas páginas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida por tu lectura y tus conceptos, Haidé.
      Mi abrazo

      Eliminar
  2. Intrigante. Deja pensando el después. Gracias Analía. Muy bien escrito, sin duda. Alfredo Lemon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer mi cuento y por tus apreciaciones, Alfredo.
      Mi abrazo

      Eliminar
  3. Mi aplauso Analía. Muy bien escrito con un suspenso que atrapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Bertha. Aprecio tus conceptos y tu tiempo para leer mi cuento breve.
      Mi abrazo

      Eliminar
  4. El cuento corto es tal vez el más difícil de escribir, porque las limitantes que uno se impone luchan contra la fantasía de ampliar mas aun el relato. En este caso es indudable una perfecta descripción de una pesadilla de alguien agobiado y casi desesperado de un algo o alguien que lo lo va destruyendo hasta el estado de pánico donde la voz ya escapó del cuerpo. Es curioso la Voz...siempre es la primera de ser olvidada por el ser humano si no es colocado una grabación que la traiga nuevamente En fin es otra cosa
    Felicitaciones Analía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gustavo, valoro tus conceptos y tu tiempo para leerme.
      Mi abrazo

      Eliminar
  5. Tu escritura es impecable, Analía; ágil, tensa y precisa (sin floripondios, como le gustaba a don Jorge Luis).
    A mi modesto entender el final queda implícito.
    Felicitaciones agradecidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valoro tus apreciaciones y el tiempo que has tomado para leerme. Miles de gracias, Lina!
      Mi abrazo

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos y autores que he seleccionado para esta revista literaria digital.
Recibe mis cordiales saludos y mis mejores deseos.
Analía Pascaner