martes, 24 de marzo de 2009

María Elena Tolosa

-Villa María, provincia de Córdoba (Argentina)-

IV


Sólo veía el pasto
y las ramas que crecían como niños sanos.
Se levantaba de la mesa,
temblaban los muros con el estruendo,
los cerdos osaban el verde
comiéndose las manos de los niños.
Podaba el laurel
con la gastada piel de sus manos en sangre,
y la envejecida reja se abría
como un útero expulsando vida.
Los domingos se inmolaba
en su sacrílega misa.
Después, apilando ladrillos,
se arreglaba el pelo.
Por la noche el pasto se cubría de rocío.
Nadie lo sabía.

Se desorbitaban los ojos de mi padre.


V

Me acuso piedra muda de formas,
ciega de emociones empujada al vacío.
Siento una cruz hundida
en el pecho muerto.
El horizonte, los árboles, los colores
y esta puñalada que atraviesa mi cuerpo.
Inquieta tanto misterio.
Y sentir un lívido fracaso
transitando mis venas.
Un pensamiento absurdo,
sí.
Y la herida de mi alma.


XIV

Cae la lluvia.
La hamaca se balancea con el viento.
Corren descalzas.
Siempre el mismo reproche:
“Los árboles se aflojan”.
La madera y la soga ya estarán mojadas,
piensan...
cómo pasar una tarde sin el columpio.
Pegadas al vidrio de la ventana
aguardan que amaine la tormenta,
en los charcos,
las gotas perforan los sueños.
Vuelan las manos en busca de la tijera.
Cuando cesa el viento
la casa se llena de muñequitos de papel.

…......…………………Textos enviados por la escritora Alicia Perrig

*************************************************************
Sé que se dice por ahí que la creatividad es femenina y la voluntad masculina, pero me parece que la creatividad de la mujer es porque necesita recrear constantemente lo que el hombre destruye, y en cuanto a la voluntad masculina no la creo posible si no se lo hace todo por una mujer.
Agustín Elías Jijena Sánchez


*************************************************************

4 comentarios:

  1. María Helena, querida amiga, mi alegría es inconmensurable al ver que ya formás parte de esta espléndida publicación que Analía nos acerca mes a mes garantizándonos una lectura de calidad, belleza y profundidad.
    Gracias, Analía, por publicar a María Elena, una persona excelente que me honra con su cariño y amistad.
    Cariños grandes a las dos
    Alicia Perrig

    ResponderEliminar
  2. Excelentes poemas María, exclente poeta.
    Un abrazo Gus.

    ResponderEliminar
  3. analia quiero agradecerte que me incorporaras a tu revista , alicia perrig me hablo muy bien de vos para mi esto es un logro importante y lo necesito mucho para continuar en esta carrera que es la vida
    un abrazo enorme y muhos besos
    maria elena

    ResponderEliminar
  4. uau... cuántos elogios!
    Muchas gracias querida Alicia por palabras tan generosas respecto a la publicación.
    Querida María Elena, debés saber que para mí ha sido un gusto publicarte, además con la excelente referencia que traés.
    Querido Gustavo: aprecio tu tiempo para leer con voz propia; admiro tu esfuerzo, tu constancia, tu seriedad con el trabajo literario.
    Un abrazo y mi cariño para Alicia, María Elena y Gustavo.
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner