martes, 24 de marzo de 2009

Luis Benítez

-Buenos Aires (Argentina)-

Séptimo Piso: Leonard Barryman


Vine de Minnesota con mi título y mis libros
A conquistar las universidades del Este,
A imponerme a los deseos del mundo
Demostrando que en un mismo tiempo
Viven Epicuro y Alcestes, Jorge Washington y Lincoln.
Creí que todo era posible en base a una férrea voluntad,
Como me enseñaron la iglesia metodista,
Mis otras lecturas y mi abuelo que era capaz,
A sus ochenta y un años, de doblar una herradura
Con la fuerza de sus dedos vueltos rojos y blancos.
Agonizo en una burocracia que ya tenía otros gustos,
Y mi clase está compuesta por muchachos burlones,
Que no saben ni estiman lo que representó Napoleón.
Cada noche, temo a los drogadictos al bajar del autobús
Y me escurro entre las sombras, una sombra yo mismo,
Creyendo que en mi oscuro centro aún brilla
Algún canon, que soy esa leve luz complacida de sí misma,
Aunque todo demuestre que la nieve la cubrió
Y el calor la derritió. Soy el que soy, repito
Al dejar el ascensor y desde el fondo de la penumbra
Que envuelve los pasillos mi vida entera se ríe
Y me arroja cada palabra que dije como un escupitajo.
Cuando cierro la puerta, esa risa persiste.

…………………………Del libro Manhattan Song, editado en Perú, en 2007


Por quitarle a la muerte su soberbia

Un amor absoluto, para el que no existe
primero ni último, golpea sobre el mundo:
en el más humilde y en el más soberbio
canta la canción del hombre.

Bajo las máscaras vacías e intermedias
un amor absoluto, para el que no existe
primero ni último, resuena escondido,
más allá de los gritos
y la apretada melodía de la desesperación.

Aún más allá. Es el eje íntimo y viviente
el que canta, el que musita las palabras
como un talismán sonoro,
una pedrada en la frente
de los desmoronados mundos.

Un amor absoluto,
para el que no existe
primero ni último,
anima estos silencios,
estas ficciones que tan sólo intento
por quitarle a la muerte su soberbia.

………………………………Del libro Guerra, epitafios y conversaciones (1989)

*************************************************************
Existir es una costumbre que no desespero de adquirir. Imitaré a los otros, a los astutos que lo han logrado, a los tránsfugas de la lucidez, saquearé sus secretos y hasta sus esperanzas, feliz de poder aferrarme con ellos a las indignidades que conducen a la vida.
Émile Cioran

*************************************************************

4 comentarios:

  1. Poeta enorme Luis Benítez, un placer siempre leerlo.
    Un abrazo gus.

    ResponderEliminar
  2. Cómo dice Gustavo. Ya conocemos el trabajo de Luis, siempre es un placer la lectura de sus textos.
    Felicitaciones.

    Lily Chavez

    ResponderEliminar
  3. Gracias queridos Liliana y Gus.
    Coincido: siempre es un gusto leer a Luis y para mí es un honor publicar sus poemas.
    Un abrazo
    Analía

    ResponderEliminar
  4. Poemas espléndidos y hondos los de Luis Benítez.
    Isabel Llorca Bosco
    Secretaria de la REVISTA SESAM

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner