viernes, 9 de enero de 2009

Anahí Duzevich Bezoz

-Cañada de Gómez, provincia de Santa Fe, Argentina-

Desearía…


¿Qué es lo irreal sino las pasiones que una vez nos abrasaron como el fuego?
………………………………................………………………………………Oscar Wilde

Desearía
…………………poseer
…………………………………cincuenta dedos
para recorrer los paisajes tatuados
que gimen
en tu cuerpo.
Con la prisa que aprisionan
las caricias
………………………acariciar
…………………………………………acariciar tus relieves de poemas,
y mientras la sangre se despereza,
sobre mi carne oír tus paisajes carnales
………………………………………………………… arribar
……………………………………………………………………………a la vertiente desvelada
……………………………………………………………………………de mis siestas despiertas.

Nieva sobre los álamos

“Atentamente la naturaleza/ nos mostraba sus hojas con pureza…”
………………………………………....…………………………Silvina Ocampo

Mis ojos rastrean el paisaje
desmesuradamente bello,
hundidos sus largos dedos en el lecho
los álamos, de pie
a despecho de los años
(expuestos al sol rojo)
exponen su impotencia
a la inclemencia de los hombres.
Cubiertos por la nieve
estiran sus verdes brazos para abrazarlo todo.
A tiempo gotean sus hojas
en lágrimas heladas
su vaciedad de pájaros.
Gritan su origen ancestral
en el cuerpo agrietado.
Con su respiración
devuelven al aire
su serenidad embrujada.
La nieve les regala un alma blanca.
Bajo su luminosidad esconden
algo de pulsación humana.
Palpita en la materia vegetal
la frontera incomprensible
del milagro natural
donde desembarco mis palabras.

*************************************************************
El que no imagina es como el que no suda: almacena veneno.
Truman Capote


*************************************************************

3 comentarios:

  1. Qué bueno encontrarte y leerte Anahí, un abrazo enorme Gus.

    ResponderEliminar
  2. Gus, gracias por leerme,
    un beso
    Anahi

    ResponderEliminar
  3. Gracias queridos Gustavo y Anahí.
    Un abrazo a los dos
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner