domingo, 6 de mayo de 2007

Ricardo Mastrizzo

hay realidades y real es
la edad incomprendida
edad que no sumó sino con restas
una ecuación del genio de la guerra
del delirio por babas balas y terror

hay matemáticas monstruosas
divisiones de cuentas administradas bien
cobardemente

es increíble que unos hacen una pelota,
otros las venden
otros juegan con ella
y otros la derraman en harapos en una orilla

es increíblemente fuera de toda razón
quien hace cruces en una celda
quienes las reciben
las venden
las compran
y llegan a las manos para rosarios y lagrimal dolido

uno entra para salirse en la des-razón casi humana
y adentrarse en la simpatía animal.
los que luchan por vivir
los que vuelan por libertad
los que se arrastran
para vivir
los que nadan para seguir
los que arañan
los que ladran y aúllan y muerden
para jugar
sólo jugar

da pánico apoyarse de espaldas en la pared del miedo
da temblores repasar la historia
da preguntas
averiguar si
en nueve meses nace
la verdadera belleza humana
del amor
la ternura
o el terror.

***

Llovía copiosamente, la noche daba para entablar temas.

Sus verbos y dichos con la intelectualidad que lo caracterizaba
comentando a ciencia cierta sobre la falsa existencia de Dios
y dioses.
Al momento de partir, pasada la medianoche,
me pidió que tuviera extremo cuidado
de no abrir mi paraguas bajo su techo. . .

***

La luna es una fogata blanca

haciendo la noche menos noche
pariendo agua en las hojas salvajes y mansas.
Dormito en el fuego de una veta calma,
los acordes van al crepúsculo de la esperanzada vida.
Respiro el hábitat,
perfuma mi boca un sustento azul,
calla el silencio,
raspa el olvido,
crean las melodías encerradas
bajo mi cama cansina un fugaz parto
a cerrar las ventanas
de la oración abierta,
con el corazón vivo,
con la permanencia de lo cierto.
Que la lluvia caiga, Señor,
sin cruz de dolor,
sin cadenas en los ojos,
sin mentiras en la rutina
de los que hacen girar el mundo
con sus fantasmas.
Que a tu voluntad reviva la Utopía.

**************************************

Lo veraz está en la intención, en la conciencia; lo verídico, en la palabra. Se puede ser veraz sin ser verídico, y viceversa; como se puede ser tenaz sin ser terco.
Enrique Mariscal

**************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner