jueves, 9 de octubre de 2014

David Sorbille

El tiempo como el poema

A “Las fronteras posibles”
de Graciela Bucci (2008)

El tiempo como el poema puede reinventarse
partir por ejemplo de una orilla posible
tratar el presente y el pasado con la sabiduría necesaria
convertir en palabras el eco de los mundos secretos
las sensaciones y los deseos de una vida indisoluble
que resiste el olvido
se afirma en los buenos recuerdos para doblegar el miedo
con esa invasión del vacío que nutre de respuestas
el íntimo refugio de una mujer que acaricia
la densidad de los días
con la misma firmeza que denuncia
las astillas impiadosas de la historia
y el agobio de la indiferencia
esa teatralidad fragmentaria que domina el territorio de lo falso
y luego se consagra en una impecable armonía
de excelso lirismo
que se hace maravilla insondable como la verdad y el amor
en un viaje memorable por itinerarios eternos


La inquietud de aceptar la realidad

A “Cotidiana”
de Graciela Wencelblat (2006)

La inquietud de aceptar la realidad como un desafío
la pasión trepando entre la levedad y la memoria
la vida que se abre paso entre las estaciones de los sueños
el murmullo de los tibios recuerdos de la infancia
las voces que gimen entre las sombras y el abandono
la virtud de la desnudez y el temblor de las palabras
el silencio que lamenta la fuga de los pájaros
la ilusión de los días y el eco amanecido de la tierra
el viento en las tardes ebrias y la tristeza en el nido vacío
la mujer que prepara la cena y la soledad de su encanto
el misterio del tiempo y tu duende de versos enlazados
la magia cotidiana de embellecer la noche y sus ausencias
el rumor del amor que espera en la dimensión de los detalles
la imaginación que hace de tu poesía un jardín inolvidable


Y después el cielo se tiñó de gris

A “Manos”
de Elisabet Cincotta (2010)

Y después el cielo se tiñó de gris
latidos y espasmos de un tiempo errante
de sofistas solitarios en madrugadas sin espejos
como fantasmas ataviados con signos de resignación
en donde se refugia la inútil sintonía
del miedo que los ciega

Y después las orillas en el rincón de las palabras
la belleza de los gestos y esa impredecible nostalgia
de un pasado que se convierte en alas de mariposas
que vuelan al compás de un tango apasionado
por atreverse a soñar y desafiar el desencanto
de la sombra y su mentira

Y después tus versos como manos abiertas
que tejen con ternura el canto de la vida
y los cuerpos que se encienden como estrellas
desnudando las mañanas con una esperanza
que abraza la cintura del amor que sigue siendo
la razón de su existir


Cuando el arte se expresa con el alma

A “Eterno retorno”,
de Susana Fernández Sachaos (1999)

Cuando el arte se expresa con el alma
hay un retorno asegurado a la semilla
una placidez que despierta una sonrisa
una contemplación como único fin
en un instante milagroso de la noche
un silencio pletórico de sueños
una bella razón que la inspiraba
al compartir la plenitud de su tiempo
con esa eterna cadencia que disipaba
las sombras y el vacío de las despedidas
porque su materia era el misterio de la vida
y esa fidelidad a la soledad creadora
que era el sentido de su lugar en el mundo
y la expresión inolvidable de su arte


Del libro Un puente de voces -Poesía- Año 2012


David Antonio Sorbille. Buenos Aires, Argentina


--
Quien añade sabiduría, añade tristeza.
Baltasar Gracián
--

6 comentarios:

  1. Muchísimas gracias, Analía, por publicar mis poemas. Un abrazo. David Antonio Sorbille

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy yo quien te agradece, querido David, por tenerme presente con tus poemas. Un gusto publicarte.
      Saludos cordiales, que estés muy bien
      Analía

      Eliminar
  2. Querido David:: magnífico homenaje a magníficas poetas y personas, de mucho compromiso con la palabra..
    Con mucho cariño Irene Marks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus conceptos y tu lectura, querida Irene.
      Un saludito cordial
      Analía

      Eliminar
  3. Hola David, me agradó que homenajees a tan buenas poetas con tus pensamientos que recorren diversos temas; cuando leí el primer poema hallé hondura en tus reflexiones sobre el tiempo y agunas imágenes movilizan, por ejemplo, cuando decís "esa teatralidad fragmentaria que domina el territorio de lo falso" y continúa sin decaer la originalidad de las frases bien enlazadas, me parecieron excelentes, buen poemario, te felicito.
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura y tus conceptos, querida Betty.
      Cariños, que tengas días plenos de bendiciones y armonía
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner