miércoles, 23 de enero de 2013

Stella Maris Guibaudo


-Puerto Rico, Misiones, Argentina-

Un día, un peón

Era una tarde de verano, plomiza, húmeda, agresiva.
El zumbido casi rabioso de los insectos voladores presagiaba un temporal. De esos que acarrea a menudo el viento norte, en estas latitudes argentinas de frontera.

Las horas pasaban lentas y pesaban en el ánimo amodorrado de los peones, que aguardaban en el patio del patrón, hasta que éste decidiera levantarse del catre siestero, para autorizar el pago miserable, que cerraba el contrato verbal con la peonada.

Así terminó aquella jornada de tarefa agotadora, donde cada hombre daba de sí lo que podía, para juntar unos pesos y, al volver a sus pagos, entregar a la patrona (algunos) el producto de la rutinaria tarea.

Otros daban una parte y el resto se lo perdían entre juegos de azar, caipirinhas y alguna güaina joven, de esas que se inician temprano en el negocio del amor de compra-venta, casi única forma de trabajo para cierto sector marginal, en ciudades y pueblos afectados por la crisis globalizada.

La noche se instaló de lleno endulzando el patio con fuerte olor a jacarandá, en la casa de citas, negocio propiciado por una cultura arcaica, sin alternativas de cambio; y por la arraigada ignorancia y la miseria, a la sombra de un ambiente sin destino de grandeza.

El Juan sabía adónde iría a parar su jornal, apenas entibiado en el bolsillo trasero del vaquero, comprado esa misma mañana a unas paseras.

Se alistó “de domingo” esa noche, esmerándose un poco más que de costumbre en su aseo personal.
Sus ojos mansos y oscuros se iluminaron al mirarse en el trozo de espejo, que salvó de la basura tirada por la gringa de enfrente.
Leonida estrenaba uno nuevo, con marco dorado, recién comprado en un “Todo x dos pesos”.

La había pescado el otro día, mirándose las primeras arrugas con preocupación, la siesta que él salió para hacer una changa. Ni cuenta se dio. Tan absorbida estaba controlando cada línea que surcaba su frente, con intenciones de atacar sus ilusiones de conquistar todavía algún cincuentón. Muy pocos iban quedando libres en el pueblo.

El que se veía enfrente de sí lo miraba extrañado por tanta pulcritud.
Es que se asombraba de sí mismo al advertir la diferencia con el otro Juan, el de los ojos gastados por el acoso diario de un sol recalcitrante, en cueros y con aquellos retazos de pantalón agujereado por los fustazos de las pajas bravas, que apenas lo cubrían del azote de la intemperie.

Éste que lo observaba, casi divertido, era muy diferente. Tenía un aire de hombre ganado por el ansia de algo nuevo, merecedor de algún instante de una sonrisa rumorosa, convocadora de magia, para animar sus pocas horas de desvío, por un sendero de luces y sonidos encantadores, que le hicieran creer que era posible modificar esa dureza irremediable de una cruel existencia, despoblada de aquellas fantasías que mentía la tele.  


Publicado en Taller Museo Raíces. Puerto Rico, Misiones. Año 2000

***********************************************
Cuando tu corazón está lleno de gratitud, cualquier puerta que aparece cerrada puede ser una apertura para una bendición aún mayor.
Osho


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner