lunes, 20 de septiembre de 2010

Editorial

......................
.....................
con voz propia nº 42 - septiembre 2010

revista literaria




Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.
Federico García Lorca, “Medio pan y un libro”, septiembre de 1931




El agua debajo de la hierba

Los viejos de la comarca dicen que debajo de la tierra magra
corre en lo profundo una vena enorme de agua.

Ocurre que pueden oírla susurrar, cuando la noche es silenciosa.
Dicen que suena lejana como una primavera en el pecho de la tierra.

Están en sus camas escuchando el pulso, que vive
en los cuartos debajo de la hierba en la tierra que verdece.

Quizás existe una sonrisa, un manantial secreto,
una vena riente de agua viva enterrada en todas las cosas.

Y cuando desde los tablones del suelo de la barraca escuchan la canción de

.............................................................................. /la vena de agua,
la vida les parece un cuento y el día menos duro.

Se imaginan que viven y están en un abrazo oscuro,
donde todo se cierra alrededor de un sueño, y nadie tiene ni edad ni nombre.

...........Paul la Cour
...........Rislev, Dinamarca 1902-1956
...........Levende vande (Vivientes aguas), 1946
...........Fuente: http://www.enfocarte.com/
...........Aporte: Alejandro Drewes




No desesperes, ni siquiera por el hecho de que no desesperas. Cuando todo parece terminado, surgen nuevas fuerzas. Esto significa que vives.
Franz Kafka



....................................Edición y dirección: Analía Pascaner
....................................San Fernando del Valle de Catamarca
....................................Catamarca – Argentina
...................................
...................................

Enrique Anderson Imbert

-Argentina, 1910-2000-

Tabú

El ángel de la guarda susurra a Fabián, por detrás del hombro:
-¡Cuidado, Fabián! Está dispuesto que mueras en cuanto pronuncies la palabra zangolotino.
-¿Zangolotino? -pregunta Fabián azorado.
Y muere.

………………………………………………………Fuente: www.ciudadseva.com

*************************************************************
Eres sólo un puente entre dos fechas, un puente del que deberías desconfiar.
Daniel Martín (en Gaviotas de azogue 68)

*************************************************************

Raúl Feroglio

-Las Parejas, Santa Fe, Argentina-

La voz

Yo sé que duele
tener adentro una voz y necesariamente
Sacarla antes de que el daño sea irreparable
Digo mal,
son muchas voces
incontables
acarreando de acá para allá
recuerdos, éxtasis, pecados y traiciones
caricias y silencios compartidos
“tequieros” y “olvidames”
“¡Cállese niño!” O… “¡Dígame que pasa!”
Son tantas voces retumbando
reverberaciones de lo humano que ha latido
dentro de uno
Entre todas son murmullo,
son tantas voces y parece un corazón
dentro de cada uno
Ay, si no fuera por la voz…
Ay, si tuviera que callar…
Si no hubiera poesía ni canción
Quién sabe… Los pedazos…


Nunca sería

Yo nunca sería poeta oficial
ni oficial de caballería
ni caballo de bastos
(no bastaría la abierta latitud del cielo
latiendo en madrugadas)
Jamás madrugaría de sol hacia las muertes
ni moriría del amor que azota
No podría, aunque quisiera,
azotarme el hocico en los jazmines
ni hocicar, ni nacer
ni recostarme arriba de lo oculto
Mi corazón callado
ha establecido para siempre
aunque prefiera ocultarlo
que yo nunca
jamás, ni acá, ni en Jama…
sería un poeta oficial
ni oficial de caballería
ni caballo de bastos.


Textos tomados del blog del autor: http://poesiadelinteriorargentina.blogspot.com/

*************************************************************
Ser consciente de la propia ignorancia es un gran paso hacia el saber.
Benjamín Disraeli

*************************************************************

María Montserrat Bertrán

-Ituzaingó, Buenos Aires, Argentina-

La tierra prometida


……………………………………a Shlomo y a Radu Mihaileanu*

En el desierto de Etiopía a Jerusalem
donde se secaron las lágrimas
crece un campo de azucenas.

La promesa del paraíso es ahora.
Un solo pensamiento
crea el sueño del águila.

En medio del campamento de la muerte,
la soledad como un fantasma,
fue velamen de una barca.

Noé llevándote en el corazón llevó el mío de luna llena.
Te acunó en mi mar de cielo recordándote pisar la arena, y pisar el barro.
Las tormentas -en tu viaje- gota a gota
del agua universal
lavaron el dolor de la sangre, las lágrimas rojísimas de tus ojos puros.

Digno de ser,

a tu regreso

el amor florecía en el desierto.


* Shlomo es el nombre del personaje protagonista de la película “Va, vis et deviens” (Ser digno de ser), y Radu Mihaileanu es su Director.


El pintor y la tela

Cuando él pintaba con la paleta de los azules
se borraba todo el drama
y si una gota de amarillo intenso
caía sobre el cielo de la tela

yo abría los ojos al mundo
como si fuera la primera vez.


El paraíso

………………………… “En el principio hay dos energías temblando,
……………………………y al final sólo un círculo…no dos.”
……………………………………………………………………Osho

La tierra
sola, -en secreta alegría-
abre surcos
de fuego,
………………de agua,
………………………………de tierra.

Ella
navega por los espejos de un río que no tiene fin.
Lleva la memoria de las voces de la tribu.

La tierra
es la que encuentra a ese hombre dulce
abriéndome la vida,
……………………………………cada surco de mí.

Viajero del tiempo y del espacio.
Descalzo
hasta sanar la herida.

Desnuda
en el más profundo valle!
juego
…………y al unísono goteamos

cuando la tierra
…………………llueve

incontables semillas llueven
y los árboles del mundo cantan!

*************************************************************
La inteligencia y el sentido común se abren paso con pocos artificios.
Johann Wolfgang Goethe

*************************************************************

Joan Mateu

-Escritor nacido en Girona. Reside en Barcelona, España-

La decisión

No lo decidió de golpe ni a causa de una reacción visceral. Fue una decisión tomada después de mucho tiempo de ponderar los pros y los contras. Había llegado el momento de llevarla a la práctica.
- Salgo un momento, voy a por tabaco - dijo despidiéndose de las demás.
Sabían que no volverían a verla, era la tercera que hacía lo mismo y la vieron salir sintiendo algo entre tristeza y envidia.
En cuanto salió, las cerillas se acostaron más anchas, con cuidado de no rozarse cabeza contra cabeza, ocupando todo el fondo de la caja.


Hipocondríaco

Debo reconocer que soy hipocondríaco, por eso, al notar los primeros síntomas de dolor estomacal me preocupé. Al día siguiente habían desaparecido, pero a media mañana, noté unos pinchazos en la zona del píloro. A mí el píloro siempre me ha preocupado. Tomé aquellas pastillas que me recomendó mi suegra que sufría una hernia de hiato y que por proximidad deberían funcionar. No sólo no desaparecieron sino que descubrí, con espanto creciente, que tenía unas ronchas escamosas en las piernas y en algunas zonas de los brazos.
Me tiré de cabeza al teclado y empecé a navegar por Internet buscando todas las páginas de enfermedades tropicales, infecciosas o raras, porque lo que me pasaba a mí, era realmente raro. Al cuarto de hora de consultas noté un entumecimiento en el brazo izquierdo. ¡Aysss! A los veinte minutos, estaba sufriendo una tortícolis que no me permitía mover el cuello en ninguna dirección. A la media hora, empecé a sentir las piernas agarrotadas, ¡Dios Mío! ¡Me estaba paralizando! ¡Todo iba más lento, tremendamente lento! ¡De seguir así quedaría paralítico en unos minutos!
Por suerte reaccioné a tiempo. Control, alt, suprimir. Todo volvió a funcionar.


Marineros

La embarcación escalaba las enormes montañas de agua de aquel mar embravecido. El viento huracanado empezaba a convertir en jirones el velamen y el capitán, desde el puente, impartía órdenes a la tripulación.
- Arriad la escota de vela de stay… Aflojad el foque… Cuidado con la botavara… Vigilad el bauprés… Virad a sotavento…
Los marineros, todos oriundos de Cuenca, corrieron por la cubierta alocadamente sin saber que hacer. Uno de ellos gritó mientras una enorme ola le arrastraba por la cubierta: “Ya os dije que con un capitán extranjero no llegaríamos a Kuala Lumpur”.


Los monstruos

Surgen de lo más profundo del armario. Son unos gritos guturales, horripilantes y continuados que a veces se trasladan debajo de la cama.
Incomprensiblemente se detienen cuando entran mis padres o cuando se enciende la luz.
Tengo mucho miedo. Cada noche retraso todo lo que puedo la hora de ir a la cama, pero mis padres son inflexibles y cuando se acercan las diez ya empiezo a temblar. Tampoco me dejan tener la puerta abierta ni la luz encendida porque dicen que un niño de siete años ya es demasiado mayor para creer en fantasmas, monstruos y estas cosas.
Lo peor de todo es que mi miedo va creciendo y, aterrorizado, me hago pis en la cama. Ayer volvió a ocurrir y mis padres entraron en la habitación muy enfadados. Mi madre me arrancó las sábanas mientras gritaba que un niño no debe inventarse cosas y mi padre me metió en la ducha con agua fría, amenazándome con que si eso se volvía a repetir me encerraría en el armario una semana.
Ahora estoy en la cama mucho más tranquilo. Ya no me hago pis y no es que no tenga miedo a los sonidos y gritos del armario, es que tengo mucho más miedo a los gritos y amenazas de mis padres. Ellos están contentos porque dicen haber conseguido curar mi "cuentitis".


*************************************************************
Hay muy buenas protecciones contra la tentación, pero la más segura es la cobardía.
Mark Twain

*************************************************************

José María Pallaoro

-City Bell, Buenos Aires, Argentina-

Otra casa


de un cielo gris con destellos
anaranjadamente oscuros

los pájaros de la tarde
…………caen

………………………vacíos
……………………………………sin peso

como hojas
…………que sopla
……………………la muerte

………quizás queriendo otra casa


Mares

hace tiempo el mar dejó de visitarme
sin embargo la arena persiste en tus pies

desnudos y fríos


Otra oscuridad

como un viajero a su sombra la sigo
no hay hambre
………………………………sólo deseo

cuando me pierdo
…………o ella se deshace de mí

el pensamiento deja de aventurar conjeturas

y quedo solo
……………en mi otra oscuridad


Los pájaros de nuestra memoria

tal vez el poema sea un campo dorado
a la espera de la lluvia

y después del viento

…………que mece
los árboles

……donde descansan los pájaros
de nuestra memoria


Las alas del deseo

Ella es un pájaro que de noche vuela a lugares desconocidos
Lleva entre sus alas el sabor de los que la amaron durante el día
Viaja sola por temor a que la soledad la abandone

Ella se entrega a los brazos que la oscuridad le proporciona
Esos brazos la abrigan de la posibilidad cierta de la muerte
La muerte siempre la descubre amparada por la noche

A veces se detiene a beber agua de los arroyos quietos
Y un nombre que se dibuja en la momentánea transparencia del mundo
le recuerda que no todo lo escrito podrá ser leído


*************************************************************
La más noble función de un escritor es dar testimonio, como acta notarial y como fiel cronista, del tiempo que le ha tocado vivir.
Camilo José Cela

*************************************************************

Aníbal Albornoz Ávila

-Poeta residente en Santa Cruz, Argentina-

Hermosa es la certeza


Hermosa es la certeza
del sueño humano,
despierto o ya dormido
no viene en vano.

Con su agüita de nácar
la parra llora,
cuando la podan tarde
sueña que es sola.

Cuando me habla el sueño
digo que es cierto,
cuando más me he soñado
menos me he muerto.

Las florcitas del valle
anhelan dueños,
quizá de esos vientos
o de mis sueños.

El que se sueña es digno
de andar soñando,
si sueña que ya ha muerto
se ha malogrado.


Sopa de madre

En esa sopa juliana
convidada por octubre,
el Inti trozó el aroma
del laurel y la legumbre.

En el ofertorio de ollas
puso el sol de la ternura,
con su tracita de sombra
y el modal de la dulzura.

No he de olvidarme del Inti,
alcuza y sal por la tarde,
con su linaje de antiguo
haciendo sopa de madre.

Reverenciando a su pueblo,
sopa y pan lo fui escuchando,
su musiquita de quena
al trigo fue sazonando.

Sopas del Inti Huamani,
alma del hombre y verdura,
quizá esta simple alabanza
almuerce con su ternura.


Flor del rocío

Agüita caprichosa
la de los ojos;
a veces llora penas
y otras su antojo.

Yo la veo llovizna
o mar sencillo,
agüita de los hombres
flor del rocío.

Cuando cae sin alma
es agua muerta,
cuando deja el torrente
es muerta cierta.

Litoral de dos ríos,
mar de confluencias,
tomero de mis ojos
abro compuertas.

Mis lágrimas son dignas
de todo elogio,
sus aguas son misterios
de todo gozo.

Qué harán los que ahora
ya no te lloran,
que llorarán ahora
que no te moran.

Mis lágrimas son ritos
de adivinanzas:
dos agüitas cayendo
sin lluvia danzan.


*************************************************************
De nada sirven los triunfos si la paz no los corona.
Antonio Nariño

*************************************************************

Ester Vallbona

-España-

Sólo para atrevidos


Si me aceptas un consejo, te diré que vivas sin miedo lo que te toque vivir, y no sufras con lo que ha de venir, ¿para qué?, si no está en nuestras manos abarcarlo… Vívelo todo como hay que vivirlo, con el gesto de un saltador olímpico que, con los ojos cerrados y el rostro hacia el cielo, llena los pulmones de aire un instante antes de saltar y zambullirse en la piscina. El placer, también el riesgo, está en el salto, no en su ejecución. Ése, el resultado, ya lo juzgarán los jueces, pero que no te preocupe demasiado…
Yo te doy un diez por seguir a tu corazón, por lanzarte tras él, aunque caigas de cabeza, de medio lado o te pegues un planchazo. Yo te doy un diez, no por ser tu juez, sino quien salta a tu lado.


De puzles

Uno se pasa media vida buscándose y la otra media, escondiéndose. O más bien, como en mi caso, queriendo perderse. Algunos somos como esos puzles rebeldes que no quieren ser completados y esconden sus fichas bajo la alfombra para desespero del jugador de turno. La mayoría abandona la partida y entonces seguimos felices, incompletos para nuestro regocijo. Pero ¡ay cuando das con un jugador pacienzudo que no se da por vencido tan rápido! Entonces estamos perdidos. No hay estrategias que valgan con ellos. No les basta con completar las cuatro esquinas, el marco, y vislumbrar un poco el paisaje de turno. No, quieren llegar al final. Quieren colocar la última pieza, completarnos, y ver de qué estamos hechos realmente.
Así que no hago más que esconder pedazos de mí, triturados bien finitos, para que pasen desapercibidos, y tú te empeñas en remover mis palabras, ponerlas patas arriba, darles la vuelta y sacudirlas a conciencia, buscando recomponerme. Tú preguntas ¿por qué? Y yo respondo ¿para qué? No es necesario buscarle respuesta a todo. A veces, cuando menos lo esperas, tropiezas sin querer con la alfombra y ves asomar la verdad, con carita asustada y temblorosa, y ya no hay vuelta atrás.


De ausencias

Te echo de menos, que es como decir que te pienso tanto, y tanto, a lo largo del día, que se me hace eterno el momento de volver a verte. Da igual si te veo o no, te echo de menos si no te veo y te echo de menos a los cinco minutos de despedirnos. Con tu voz me pasa lo mismo. Hay momentos en que necesito escucharla, aunque sepa que no estás disponible para mí, aunque la cotidianidad te secuestre ocho horas y, después, mil cuestiones más te retengan hasta tarde. Yo procuro esperar pacientemente mi turno, lo juro, y entretengo mi nostalgia intentando no pensar en ti, pero contigo me pasa como con el chocolate, que cuanto más intento dejarlo más me apetece.
Pero ¿cómo no voy a echarte de menos si estás en todo lo que hago, en lo que no hago, en lo que pienso y digo, en lo que no digo aunque lo piense? Estás presente en todo mi ser, aunque ausente, que es tu forma exacta de habitar en mí.


Deberías aprender a mirarte

Ahora puedo decir que te he encontrado. Aunque sepa a ciencia cierta que tú no puedes decir lo mismo, porque aún no lo sabes, pero sí, tú también me has encontrado, y daría todo lo que tengo y todo lo que soy por ver la expresión de tu rostro en ese preciso y precioso instante en que te des cuenta.
Sí, yo te he encontrado, lo sé porque ocupas todos los espacios de mi mente. Estás en todo lo que hago y en todo lo que pienso, siempre presente. Me basta recordarte para sonreír, para ahuyentar mis temores. Me regalas un presente tranquilo y un futuro cierto. Ya nada me da miedo, me imagino envejeciendo a tu lado, contando las arrugas nuevas que nacen de tu risa y la mía, besando el horizonte de tu piel para calmar la inseguridad que aflora a veces en ti. Deberías aprender a mirarte como yo te miro. Sólo entonces serías tú, verdadera y ciertamente tú.


Textos tomados del blog de la autora
http://www-laletraescarlata.blogspot.com/search/label/MICROTEXTOS

*************************************************************
Ganamos justicia más rápidamente si hacemos justicia a la parte contraria.
Mahatma Gandhi

*************************************************************

Liliana Souza

-Avellaneda, Buenos Aires, Argentina-

Asepsia

....... I

…………hueca
y más que hueca
…………llena de escarcha
esa redondez
……………de la impureza total
……………………………extrema

de ahí surge
y ahí vuelve

cuando el rojo se desata
……………………………fueradesí


...... II

……lo limpio
………………esconde más acechanzas
que lo sucio

………a fin de explorar la frontera
………acuden los líquidos
……………………………y no

…………en el rigor final
…………un espejismo
…………que la simetría
…………………………hace posible


...... III

crecido en la mudez
………allí donde el peligro
………abreva puntos de mira

un leve frunce
………………porta
el costado brutal
de un trapo seco


...... IV

……………ocultan los vestigios
………………………el malestar
………………………la ropa sucia

………………………con alcohol
…………………………o agua bendita

a ultranza
……………ocultan los restos

……………………lo que dice y desdice
…………………la calma
……………………………incompleta


Del libro esa otra forma, Editorial El Escriba, mayo 2010


*************************************************************
Duda siempre de ti mismo, hasta que los datos no dejen lugar a dudas.
Louis Pasteur

*************************************************************

Ricardo Mastrizzo

-Andino, Santa Fe, Argentina-


todo ronda en la palabra . . .
cada árbol tiene nombre como tiene voz propia el canto
cada minúscula parte de un todo tiene nombre
tiene alma si al alma canta
Uno veía su estatura
y en los brazos crecían sus nidos.
En las anginas llamaba a Dios
porque no eran hombres.
(llamábamos milagro)
No quedan muchas cosas
en la memoria.
O tal vez queda todo.
Uno que llamaba a la fe
llamó a la paciencia de Dios.
Uno que aún en la derrota
cantaba,
que hoy de brazos mide el cuerpo grande
pequeño.
Uno quisiera morir lejano de lunas
entre sus brazos
y soñar posible entre sus ojos
arrullando futuro.
Por eso pronuncio
no apostarle a la vida
y que jueguen otros al luto
quienes lleven esclavos
en sus memorias.
A ellos, los míos,
les pertenece la continuada página del libro
que uno escribe bajo el sol fecundo.
O el destierro.


……… * * *

ni hay duendes de colores en mi boca
serrucho algo de nostalgias
por si
o por sino
por la boca muerde
hago un paréntesis de vez en tanto
obligando pajarear bajo fuego
mientras las raíces levantan el suelo
y los taparrabos en el horizonte se pintan de almizcle
con el fin del día
se enfría la noche con el pan
paciente de revuelo
antes tierra
semilla
cosecha
molino
boca
no vendo ni un poquito así de mi hábitat
pues el aire sin alambrados no le escapa al destino


……… * * *

recorro caminos como recorro el verso
ando en andas de la vida porque la vida ama.
y uno encuentra el prohombre en el viento
y más estrellas sin humedades que sueltan lágrimas del tiempo
cada flor es una partícula de miel y futuro
amo el poema que con razón queda en la sangre
allí la pluma del alma
y vuelve la niñez no perdida y el anciano vuelve a la madrugada
vuelve el mendigo al cartón
labriego por el pan perdido

es mendigo el poema

andamos en los andares a veces idos por ir a ninguna parte

blando es el cansancio por duro
cuando los brazos tuercen la traición.

(busco presos egoístas y llega una noche sin sombras)
temblares en los ojos guiñan un panorama azul
un gorrión no vuela por volar a una margarita que deshoja.
el poema . . . esa parte interna y tierna con la palabra
venida a no menos cuando estamos ante la serenidad
de las cien preguntas y un verso ido.

*************************************************************
A veces estamos demasiado dispuestos a creer que el presente es el único estado posible de las cosas.
Marcel Proust

*************************************************************

Blanca Salcedo

-Formosa, Argentina-

Antesala

La miro. Ella me mira. Las dos dibujamos una sonrisa suave. Me observa con curiosidad encubierta, recorriendo mi cuerpo con una inquisición disimulada. Cruzo los brazos para que mi busto resalte. Mis senos se proyectan hacia delante, parejos y duros. Están buenos. Ella ahueca el torso para que la camisa se afloje aún más, parece una adolescente de tan flaca y plana. Se ruboriza. Yo, en lugar de sentirme orgullosa, me avergüenzo. Por la mentira.
Pienso en mis hijos, tan lejos. En mi marido, tan prudentemente distanciado de mi cuerpo, en esa mirada culposa que acompaña su permanente huída cuando trato de acariciarlo, de lograr algo más que sus abrazos paternales. Y me da aún más vergüenza haberme jactado ante ella de lo inexistente.

Me siento falsa y pequeña.
Me voy volviendo agua.
Como desde hace dos años, comienzo a llorar hacia adentro y me convierto en río y me voy hacia otras imágenes.
Ella debe haberme comprendido porque vuelve a sonreír. Y nos une un calor, una cosa interna que sólo nosotras podemos sentir.
Entonces llega la voz que transporta mi nombre y me levanto sin ganas, sabiendo que no la volveré a ver.
… Estas antesalas de la quimio terminan siempre igual.


*************************************************************
No hay día sin su pena.
Lucio Anneo Séneca

*************************************************************

Graciela Pucci

-Buenos Aires, Argentina-

Utopía

Caballo brioso……corcel andariego,
quisiera en tu grupa libremente andar
trotar tus praderas……recorrer tus campos
sentir el regusto de la libertad

Tus crines al viento ……son los estandartes
que mis manos frágiles……quieren desplegar
el trote sereno……un dulce remanso
en la dura lucha ……por volverme a hallar

Sentada en tu lomo,
quisiera……mirar las estrellas
y subirme luego
para descansar

Este no es mi mundo
no el que yo quería
el que yo quería está más allá
está de aquel lado…………donde no hay fronteras
no hay hipocresías………………tampoco maldad

Quizás estos versos……………… son una utopía
quizás (simplemente) …………una no verdad
quizás estas riendas…………………sean sólo alas
y juntos podamos los cielos volar
desde lo celeste……………ver el lacio verde
y beber serenos esta inmensidad

Caballo brioso…………corcel andariego
quisiera en tu lomo libremente andar
pasear tus praderas recorrer tus campos
sentir el regusto de la libertad.

4º Premio Concurso Puente de Palabras del MERCOSUR, Rosario, Argentina. Abril 2010


……… * * *

Momento de ceniza
-oscuridad trepando pupilas-
ausencia de voces (arrecia la nada)
………………………luego amanece
………la sangre desanda caminos
un grito enmudecido llora dolores no olvidados
………purifica el alma


…… * * *

Con el llanto inadvertido
…… - voz silenciada-
y la vida dando saltos

…………quiero irme

Me iré
……cuando el sol duerma en el río

te dejaré
………el silencio del amanecer


*************************************************************
Coged las rosas mientras podáis / veloz el tiempo vuela. / La misma flor que hoy admiráis, / mañana estará muerta...
Walt Whitman

*************************************************************

Sixto Cabrera González

-México-
Poemas en español y náhuatl


Cisne

Anclado en el centro del agua
pareciera que navega con el silencio.

Aplaudo, vuela,
mis ojos van entre sus alas.

Astatl

Tsopontok itlajko atl
omotaya acalnemi iuan ichtakayotl.

Nimomatlaxkaloua, majkokui,
noixtololouan yauij itlajko i ajasuan.


……… * * *

Del sudor

Por las niñas de mis ojos
ya no brotan manantiales de cascada azul.

Es mi cuerpo
el que llora, mar salado.

Mitonilistli

Itech noichpoka ixtololouan
ayakmo pankisaj ameyaltij in temoua xoxoktik.

Yion nonakayo
tlen choka, aueyatl poyek.


……… * * *

Anochecer

El barco musical no toca
es el grillo en la cuna que canta.

Ontleuakin

Akal tlatsotsonki amo tlatsotsona
yion xopite itech konetl ikochiayan tlen tlakuika.


……… * * *

Cobra

Duermen de día mis manos, serpiente.
Escupen el veneno sobre tu falda, a distancia.
Y de noche se entretejen en tu musgo.

En tus piernas,
hasta morderlo
todo.

Tlalkouatl

Tlajkaj kochij nomauan, kouatl.
Kichijchaj intenkualak ipan mokue, san uejka.
Iuan youak moteteilpia itech mopachyo.

Intech mokesuan,
pampa kitetexoskej
nochi.


……… * * *

Cigarra

Canta un niño bajo la fronda del árbol.
En la punta del aguacate,
un hemíptero llena de poesía el espacio.

Xopite

Tlakuika se chokotsin itlampa kuauitl tepayolitok.
iyakapan auakatl,
se yolkatl kitemitia ika tlakuikal in tlayajkayotl.


……… * * *

Bajo la rama del ilite
se encuentra suspendido
un verso,
un canto floreciendo,
un pájaro.

*

Itlampa ilitl imayo
ompakaj mokitskijtok
se tlajtol kuikatl,
se tlakuikal xotlatij,
se tototl.


*************************************************************
El drama no es elegir entre el bien y el mal, sino entre el bien y el bien.
Georg Hegel

*************************************************************

Mónica Angelino

-General Rodríguez, Buenos Aires, Argentina-

No hay mal

que por mal no venga
y se confabule
con las piedras atónitas
de su musgo callado
sus espinas de rosas
negras por la angustia
de soles deshabitados
contra las ranuras
de los dientes carcomidos
la baba pegajosa
en la reseca boca amarga
del triste fémur
de las agujas quietas
entre los brazos inertes
y los huesos hambrientos
de esta noche en vena.


Hasta acabar

Se deja
siente la respiración
los labios urgen
se deja
saborea el instante
hasta el hartazgo
se deja
es espuma caliente
sorbe la saliva
se deja
es un regocijo
hasta el último

se deja
por cansancio
el mate.


¡No!

No da lo mismo
azul o verde
un fa que un re
ni
esta obsesión
en mis oídos
de fantasma
loca
esta fiesta
donde todo
es una fiesta
pero yo

ya no estaba.


Metrópolis

Muertos de la tos que los empuja
hacia los contornos huecos del hastío
y la tumba de cemento está tan fría
y las luces de neón que no se duermen
y esa caca de perro en los zapatos
y la oveja Doly con artrosis
y el asma de sus calles
con los caños de escapes
apuntando a los pulmones
y esta tos de hastío
y este hastío en el aire.


*************************************************************
Cuando oigo que un hombre tiene el hábito de la lectura, estoy predispuesto a pensar bien de él.
Nicolás Avellaneda


*************************************************************

Emilio Núñez Ferreiro

-San Antonio de Padua, Buenos Aires, Argentina-

La Chabona


La chabona esa, tiene todo lo que una mina debe tener. Me hace acordar al Seleccionado del 86. Está bien de abajo, bien de arriba; una delantera impresionante, y de atrás ¡Mamita!
La piba esa que te digo, es más linda que la tribuna bostera gritando un gol contra los gallinas. Te juro; por ella soy capaz de hasta dejar de ir a la cancha el domingo que viene.
Tiene la jeta grande como un arco. Pero, qué sé yo, sentir su boca de fuego sobre mis labios, es como hacer el gol de oro en el minuto 48.
La piel es más suavecita que la número cinco que usaron en la Copa Toyota. Además, tiene el pelo rubio y lacio, que me hace acordar a la melena de Caniggia.
Vos pensarás que exagero. Te digo la verdad, me tiene loco. El domingo pasado, mientras estaba en la tribuna con los muchachos de la "Doce", por un momento, hasta dejé de cantar. De pronto, se me vino la imagen de ella a la cabeza y me quedé mudo, me quedé. Me hizo reaccionar el codazo que me dio el Cacho. “Estás embombachado vos” -me dijo. Y tiene razón.
Lo que pasa es que una flaca así, es peligrosa. Yo ya me veo sin ganas de ir a la Peña con los muchachos y de hacerme el gil en los partidos intranscendentes. Qué sé yo, me llama más tranzar un rato con ella que cualquier cosa. Aunque vuelva a casa más caliente que cuando perdimos el Campeonato Intercontinental en el 2001.
Porque la chabona no quiere saber nada de relaciones prematrimoniales -como dice mi cuñado que estudió bachiller-. Ella dice que va a mantener el invicto hasta el día del casorio. Y claro, yo estoy loco, le quiero vencer la valla, aunque más no sea con un penal cualunque.
Y ojo, eso no quiere decir que la mina sea una pecho frío. Levanta presión igual que yo; pero se sabe mantener en su puesto y no la agarrás en orsay ni de casualidad. Además, como según ella, ya tiene dos amarillas, teme que el cabrón del viejo le saque la roja.
Pese a todo, voy a parar de tirar centros y boludear con la pelota parada. Si la chabona quiere y se banca el hecho de irnos a la piecita del fondo, no me va a importar ir perdiendo 3 a 0, ni que la cancha esté inclinada. Yo a ésta, le quiero hacer un caño, gambetearla hasta el cansancio, y luego hacerle un gol de chilena.
Se lo merece. No sólo porque está refuerte y la reamo, sino, porque es muy cabeza dura y no quiere por nada del mundo dejar de ser de River.


*************************************************************
El amor tiene dos momentos deliciosos, el primero y el último; lo malo es el tiempo que transcurre entre ellos.
Noel Clarasó


*************************************************************

Carlos Ernesto García

-Santa Tecla, El Salvador-

Ausencia


Mi hermana, mi hermana
¿Dónde está mi hermana?
Busco en vano
No puedo verla

De pronto como una bala como un fogonazo
Su mirada ante el horror
Su piel blanca y su adolescencia
Su manera de bailar a solas y cantar
Su cabellera al sol
Todo se desvanece
Sus 18 años en un solo instante como un destello
Como una metralleta sonando en mi memoria.

Algunas veces el camino me conduce
hasta el whisky de los filibusteros
De golpe una explosión
Una bala en la madrugada
Un grito ante el espanto.

.................…Del libro La maleta en el desván

……… * * *

Aleja de ti

Que la desolación no te alcance
en esta hora.
Permite que la angustia
pase de largo.
Líbrate mientras puedas
de los recuerdos
que hacen daño.
Guarda celosamente
los nombres
que a duras penas
cargas en la memoria
para que sus viejos moradores
descansen en paz.

Que no te tiemble el pulso
ni vuelvas la espalda
mientras lanzas la granada.


El cazador

…………………….A Vasili Záitsev

Agazapado en la maleza.
Uno tras otro día sin comer ni dormir.
El ojo pegado al punto de mira
en busca permanente de su presa.

El frío que lacera.
El calor que funde.
En el rígido silencio
de la más completa soledad
se tensan los nervios
que agudizan los sentidos.

Una bandada de pájaros
que de pronto alzan el vuelo.
Una piedra rodando en la vereda.
Una rama que se quiebra.
Suenan alarmantes
como una sirena en la cabeza.

Entre el verdor de los maizales
relumbran bajo el sol
un puñado de cascos.

En las quebradas
las botas chapotean
sobre el río.

La tropa se aproxima sigilosa
hasta acampar en las cercanías.

Por la mañana
con estrépito
tres cabezas caen a la vez
sobre unos platos de comida
que descansan en la mesa.

Cabezas alcanzadas a un tiempo
por un sólo proyectil
y porque la munición también
algunas veces
escasea.

….....…Los dos últimos poemas pertenecen al libro Parte de Guerra

*************************************************************
Cuando un hombre estúpido hace algo que le avergüenza, siempre dice que cumple con su deber.
George Bernard Shaw


*************************************************************

Esteban Moore

-Buenos Aires, Argentina-

“Piedra como tú”


esta enlodada piedra de metal/ del tamaño ---de una ciruela
del Alto Valle -que comparte con la roca gris y los arbustos
secos/ las arenas de este territorio -a tus ojos en la distancia
tendido/ no recuerda sus orígenes ---sin embargo cuando tu
boca pronuncia la palabra “meteoro”, fulgirá ella de la fosa
profunda de tu voz/ constelaciones numerosas


¿Quién es el mar?

un aire -/como de brisas cruzadas ---que se imagina viento
atraviesa -esta planicie desproporcionada --/que dilata sus
dominios -desde las macizas montañas --------hacia el mar

un aire que arrastra -revuelve -eleva --las depositadas capas
de guadales y lava -y ceniza volcánica -y arenillas de siglos

que las vuela en los ojos -que en parpadeo fugaz -doloroso
confunden -en la línea del horizonte --¬¬¬¬-el punto imaginado
donde las aguas del océano --y las arenas del desierto ---en
el color de sus cuerpos -deben ---hipotéticamente distinguir
el nacimiento de mundos diversos


“sombra hecha de luz”

más allá de estas ondulaciones del terreno –que encierran protegen
del viento arenoso el lecho donde corre el arroyo –renace la llanura
paisaje –en el que la mirada no hallará sitio alguno donde ocultarse

el sol de la mediatarde –realiza su círculo previsto –se filtra a través
de las nubes –que se reflejan sobre la tierra de arcilla –rocas y metal
sobre la que arrastran en su camino hacia el Atlántico Sur /-sombras
sombras veloces -espumosas manchas de humo –/que se esfuman en
el ocre de los pastos resecos


Del libro Partes Mínimas, 2° Premio del Fondo Nacional de las Artes, Régimen de Fomento a la Producción Literaria Nacional y Estímulo a la Industria Editorial año 2002

*************************************************************
¿Cuál es el primer deber del hombre? La respuesta es muy breve: ser un mismo.
Henrik Ibsen


*************************************************************

Leonardo Zapata

-La Habana, Cuba-

Puerto

En este puerto es de noche
y quiero abrazarte
aunque todavía
no me hayas dicho tu nombre,
tamaño muro para este mar
que fuimos, somos y seremos,
pero tu vestido es de vidrio
y mi traje es de aluminio,
y además porque tú eres una lastimada
y yo un arrepentido por no querer ser un lastimado;

te recuerdo que en este puerto es de noche
y el mar acostumbra al hombre
a hablar con su oreja,
e insiste e insiste pescar
un diálogo duradero
con las desconocidas,
y como fondo otra versión de la ciudad
como una caja de cigarros
sin saber por qué
tan apagada
todavía arroja humo.


Escrito con la letra de una mujer

La ciudad la ves por la ventana
se parece a un pájaro volando
hacia alguna parte,
cuando te asomas
es una calle
con la primacía de una mujer
cuyo rostro recuerdas
cuando sacude su saya
para moldear la pulpa corporal;

a veces la ciudad
hace el amor con un pintor
para quedarse en los cuadros
como parte de un botín,
en el quirófano particular
donde un hombre oye la radio
bajo un cielo con goteras,
pero cuando pudiera parecerte extraña,
la ciudad son papelitos doblados
con el teléfono y una dirección
escrito con la letra de una mujer
muy pegados por el sudor
del bolsillo de tu camisa.


Mi ciudad

Mi ciudad a pesar de su vestido escotado
no se pone sostén,
no vive con la cobardía
de que el viento le suba la saya,
porque no soporta estar sola
pues quisiera solamente
ser una novia recordada
y no le importará envejecer
cuando despierte en mí,
este estado informal
en que ahora estoy amándola.


*************************************************************
Para gozar íntimamente y para amar se necesita soledad, mas para salir airoso se precisa vivir en el mundo.
Stendhal


*************************************************************

Cuentos populares

..............
El negador de milagros
Anónimo chino

Chu Fu Tze, negador de milagros, había muerto; lo velaba su yerno.
Al amanecer, el ataúd se elevó y quedó suspendido en el aire, a dos cuartas del suelo. El piadoso yerno se horrorizó.
-Oh, venerado suegro -suplicó- no destruyas mi fe de que son imposibles los milagros.
El ataúd, entonces, descendió lentamente, y el yerno recuperó la fe.


La casa encantada
Anónimo europeo


Una joven soñó una noche que caminaba por un extraño sendero campesino, que ascendía por una colina boscosa cuya cima estaba coronada por una hermosa casita blanca, rodeada de un jardín. Incapaz de ocultar su placer, llamó a la puerta de la casa, que finalmente fue abierta por un hombre muy, muy anciano, con una larga barba blanca. En el momento en que ella empezaba a hablarle, despertó. Todos los detalles de este sueño permanecieron tan grabados en su memoria, que por espacio de varios días no pudo pensar en otra cosa. Después volvió a tener el mismo sueño en tres noches sucesivas. Y siempre despertaba en el instante en que iba a comenzar su conversación con el anciano.
Pocas semanas más tarde la joven se dirigía en automóvil a una fiesta de fin de semana. De pronto, tironeó la manga del conductor y le pidió que detuviera el auto. Allí, a la derecha del camino pavimentado, estaba el sendero campesino de su sueño.
-Espéreme un momento -suplicó, y echó a andar por el sendero, con el corazón latiéndole alocadamente.
Ya no se sintió sorprendida cuando el caminito subió enroscándose hasta la cima de la boscosa colina y la dejó ante la casa cuyos menores detalles recordaba ahora con tanta precisión. El mismo anciano del sueño respondía a su impaciente llamado.
-Dígame -dijo ella-, ¿se vende esta casa?
-Sí -respondió el hombre-, pero no le aconsejo que la compre. ¡Un fantasma, hija mía, frecuenta esta casa!
-Un fantasma -repitió la muchacha-. Santo Dios, ¿y quién es?
-Usted -dijo el anciano, y cerró suavemente la puerta.


Aserrando una rama
Anónimo árabe


Nasrudín subió a un árbol para aserrar una rama. Alguien que pasaba, al ver cómo lo estaba haciendo, le avisó:
-¡Cuidado! Está mal sentado en la punta de la rama... Se irá abajo con ella cuando la corte.
-¿Piensa que soy un necio que deba creerlo? ¿O es usted un vidente que pueda predecir el futuro? -preguntó Nasrudín.
Sin embargo, poco después, como siguiera aserrando, la rama cedió y Nasrudín terminó en el suelo. Entonces corrió tras el otro hombre hasta alcanzarlo:
-¡Su predicción se ha cumplido! Ahora dígame: ¿Cómo moriré?
Por más que el hombre insistió, no pudo disuadir a Nasrudín de que no era un vidente. Por fin, ya exasperado le gritó:
-¡Por mí podrías morirte ahora mismo!
Apenas oyó estas palabras, Nasrudín cayó al suelo y se quedó inmóvil. Cuando lo encontraron sus vecinos lo depositaron en un féretro. Mientras marchaban hacia el cementerio, empezaron a discutir acerca de cuál era el camino más corto. Nasrudín perdió la paciencia y, asomando su cabeza fuera del ataúd, dijo:
-Cuando estaba vivo solía tomar por la izquierda; es el camino más rápido.


El cielo del gorrión
Anónimo turco


Había un gorrión minúsculo que, cuando retumbaba el trueno de la tormenta, se tumbaba en el suelo y levantaba sus patitas hacia el cielo.
-¿Por qué haces eso? -le preguntó un zorro.
-¡Para proteger a la tierra, que contiene muchos seres vivos! -contestó el gorrión-. Si por desgracia el cielo cayese de repente, ¿te das cuenta de lo que ocurriría? Por eso levanto mis patas para sostenerlo.
-¿Con tus enclenques patitas quieres sostener el inmenso cielo? -preguntó el zorro.
-Aquí abajo cada uno tiene su cielo -dijo el gorrión-. Vete… tú no lo puedes comprender…


………....................………Fuentes: AERA Revista de Poesía y Ciudad Seva

*************************************************************
El favor consiste no en lo que se hace o se da, sino en el ánimo con que se da o se hace.
Lucio Anneo Séneca

*************************************************************

María Cristina Noguera

-Pergamino, Buenos Aires, Argentina-

Tristeza


………. I

La tristeza es un río manso
Un paisaje monótono, llano
La tristeza es de olor agrio
En la tristeza no hay rabia
ni furia, ni siquiera arrebatos
La tristeza es avara de alegrías
y cincela el corazón con lágrimas.

………. II

Estás en el collar de miedos
que se enhebran en el alma.
Estás en el amor que partió
por caminos de azahares.
Estás en las banderas sucias
que envuelven a la Patria.
Estás en las ausencias
de los seres que recordamos.
Tristezas de tanto en tanto rozas
el corazón con lágrimas.


Estaciones

A veces te sientes otoño
Sos hoja que de a poco se desgrana
Sos ese puñado de hojarasca
El eco de alguien que canta

Ayer fuiste verano
Tus carnes eran de fuego
de furia, de oro, de mares
Era enero tus sueños encendías
con un puñado de estrellas en el cielo

Septiembre y eras casi primavera
Del tesoro brotaron tulipanes
Una rima de los labios de Bécquer
El péndulo del tiempo se hizo flores

Mañana seguro serás invierno
Solitaria estará tu sombra
Con encajes fríos cubrirás tu cuerpo


………. * * *

“Ya hemos dejado de amarnos
y estamos solos, aferrados a un arcón
de hojas secas y remordimientos”

La última palabra no la tiene la muerte. Edna Pozzi


Cofre de amor roto

Fuiste volcán de caricias
Mil estrellas que estallan
Fuiste el equipaje de mis sueños
Fuiste arco iris de sensaciones
Las sábanas cálidas del amante

Fuiste un diamante perfumado
Un torrente de lentejuelas
La adamascada melodía
Un jazmín aterciopelado
Fuiste hasta el infinito
Pero hoy no nos une nada.

*************************************************************
Nuestras imperfecciones nos ayudan a tener miedo. Tratar de resolverlas nos ayuda a tener valor.
Vittorio Gassman

*************************************************************

Jorge Sernoqui

-San Lorenzo, Santa Fe, Argentina-

Como hojas al viento

Ya no tienes lugares,
se achica tu cielo,
se han quedado perdidos
tu cultura y tu credo.
Te robaron las tierras
te alambraron los sueños
y tu grito profundo,
lo gritas hacia adentro.

Hoy lo sufren tus hijos,
lo padecen tus nietos
y la tierra está allí…
pero ahora es de otro.
Que abonó tus semillas
y quitó tus inviernos
sin que importe que en ella,
enterraste tus sueños.

Allí está tu raíz
tus profundos misterios
y ese grito callado,
que gritas para adentro.
Allí están tus recuerdos
allí están tus ancestros,
pero hay tanta injusticia
que florece el silencio.

Y es el indio un paria
en su propio elemento
y en su tierra irredenta,
como hojas al viento.
Ya no tiene lugares
donde honrar a sus muertos
aunque hace mil años,
que esa tierra es desierto!!!


Mirando lejos

Yo sé que mirando lejos
en algún punto te encuentro.
No me hace falta soñar
porque estás en mis recuerdos

Que llegan en carne viva
sobre muros de silencios,
que levantó el orgullo
con las cenizas del tiempo.

Pero llueve… en esta tarde
Con lento repiqueteo
Y se me eriza la piel
de pensar en tu recuerdo.

Y yo estoy con mi guitarra
componiendo algunos versos
buscando encontrar la rima
para decir que te quiero.

Se me desgarra el alma
por pensar en aquel tiempo
cuando quedaron tus lágrimas
perfumando mi pañuelo.

*************************************************************
Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se dice.
Peter Drucker

*************************************************************

Susana Signorelli

-Ramos Mejía, Buenos Aires, Argentina-

Una vida, un día


Cuando brilla el sol parece que nace la vida y que ésta no tuviera fin.
El cielo se vuelve luminoso y le devuelve al sol, con gratitud su bella profundidad.
Las flores quedan extasiadas, los verdes lustrosos, se mueven cual danza para lucirse más agraciados, los colores brillantes juegan a la manera del calidoscopio, la naturaleza sonríe y estamos ahí para deleitarnos. Somos naturaleza.
Es la mañana de la vida y ella despunta gloriosa.
Florecemos niños, pequeños e inocentes, cómo no serlo ante tanta hermosura. Casi no existe el tiempo.

A poco de andar llegamos al mediodía de nuestras vidas, ni una sombra nos estorba. La vida es luz y pujanza. Podemos tomar todos los caminos y es nuestro desafío adentrarnos en alguno. Nos sentimos dueños de nuestro destino, aunque algunas veces con cierto temor que pronto disipamos como aquella nube que tapó por un instante el sol y que prontamente el viento se la llevó hacia algún desconocido paraje. El tiempo es vertiginoso.

Llega la tarde con su bonanza, con los frutos servidos, con el placer consumado, con algunos olvidos, con algo no cumplido, con algo aún deseado. Ahí no más, asoma la sombra.

Anochece, se nos escapa el sol, queremos atraparlo para que nos ilumine un rato más, sí, por qué no, un rato más.
A veces la ansiedad no nos permite disfrutar de las primeras penumbras.
Los rostros se desvanecen. Tratamos de atrapar al tiempo. Sin embargo, la luna nos reconforta, está ahí brillando en el ahora oscuro cielo, acompañada por un sin fin de luces centellantes. Descubrimos que en esta opacidad todavía podemos caminar con paso firme.

Luego la noche se hace cerrada, tan oscura que andamos a tientas, llegamos con el aliento cansado, con la espalda pesada. Ya casi sin palabras. No hay sombras en el porvenir porque ya no queda futuro.
Nuestra casa es un refugio, aún conserva el calor que le dejó el sol antes de partir y lo sentimos como una caricia que nos entrega la vida cuando ya se va.

Un día, una vida.


*************************************************************
Hay dos maneras de vivir su vida: una como si nada es un milagro, la otra es como si todo es un milagro.
Albert Einstein

*************************************************************

María Beatriz Bolsi

-Santa Fe, Argentina-

Costumbre de nacer

Quiero un canto de sol
que disperse
los malentendidos
el ambiguo rincón de los recuerdos
los huecos de silencio
………………………………la nada.
A esta hora
……………………ciega
de la tarde
quiero un desvío de brizna
………………………………entre los árboles,
un curso de agua
que humedezca la piel
………………………………y las sales del dolor.
Quiero
………………………………de nuevo
esa nube que se instala en el techo de la casa
con la muda quietud de una campana.
Quiero
………… -minúscula, incansable-
una utopía
…………………que avente los exilios
que no haya más aludes de ceniza
………………sobre la llaga pétrea de los días.

Y así poder sentir
………………………………que todavía
………………………………………estoy naciendo.


Andar en palabras

Quizá
………ya me nacieron
atada a la palabra.
En el húmedo nido
un alba de palabras.
Allí
……desde la misma fuente.
Crecí con ese lazo.
Balbuceante. Sonoro.
Con puñados de sílabas
………………con fragmentos de frases
que nombraron el árbol
…………………el abrigo y el tiempo,
…………………el desgarro del sol
la orfandad de los vasos
…………………la jaula de los sueños
……………………………el barro de la ausencia.
Camino
……y se mojan con la lluvia,
resuenan con el eco
………………………de antiguas cavernas minerales,
se abruman en otoño
……………………y un espejo de azul las tornasola
como a los transparentes
…………………………frutos de la tierra.
Por ellas sigue viviendo
……………todo lo que he perdido.
Tiemblo
…………si amanezco un día
………………………………desnuda de palabras.



*************************************************************
Si usted está en un lugar donde no le dicen cuando hace algo incorrecto, es un mal lugar para estar. Sus críticos le dicen: “Te estoy prestando atención, porque me interesas”.
Randy Pausch

*************************************************************

Eduardo Dayan

-Buenos Aires, Argentina-


Éste, ése, aquél,
y sus femeninos y plurales,
entonces vos,
femenina y plural,
anulando
gramaticales distancias.


……………… * * *

he vuelto a la prosa cotidiana
en el mejor sentido de la palabra prosa, por supuesto,
busco palabras ensoñadas, elegidas, las enfilo,
ellas dan cuenta de la historia que se va haciendo entre mis dedos
y el azar, reino de ideas fijas o dudosas, personajes
que se corrigen, inciertos, desconfiados,
desconocen qué dirán, qué van a hacer, que habrán de sentir en el próximo renglón,
apremiados por las réplicas y un autor que los fisgonea,
pequeños seres con historias pequeñas, únicas para ellos,
como tantas, como tantos, y yo en el medio,
extrañando a la poesía


……………… * * *

Asfalto sobre asfalto,
se remonta la paloma.


……………… * * *

trabajadora paciente, laboriosa
la muerte elabora en nosotros su materia,
los frentes del ataque son varios y sabidos
se manifiestan en los ojos
húmedos del espejo, también operan
invisibles desde adentro
hasta hacerse sentir en noches alunadas
rojizas en las sombras,
sabedoras enternecidas en la espera

*************************************************************
Pueden los que creen que pueden.
Virgilio

*************************************************************

Héctor Zabala

-Buenos Aires, Argentina-

Encuentros en el mar

El viejo apoyaba los antebrazos en la barandilla. Ya se conocían de vista, aunque jamás se habían correspondido el saludo. El recién llegado se puso a la par, casi codo con codo, imitando la postura del viejo. Las sirenas del barco se escuchaban cercanas.
–Así que contemplando las estrellas para gastar el tiempo. Se ven brillantes, ¿no?
–Ay, joven, ¿a mi edad se puede dejar morir otra cosa que no sea el tiempo? Mire, no me gusta esta música moderna. No, no voy a perder el poco oído que me queda, por más que ese hombre quiera insistir con sus fiestitas.
El viejo y el joven (que no era tan joven como el otro pensaba) se miraron un instante, creyendo reconocerse. Era algo difícil de explicar. Estaba ahí y no estaba. Al fin y después de una pausa, enojosa por cierto como suele ocurrir con esas pausas, el que aparentaba más joven se atrevió a decir:
–Tiene usted razón. Las melodías no van con este asunto del mar, por más que el mandamás se imagine lo contrario. Si yo fuera él, no dejaría que interfiriese la música. Y en cuanto a la sordera, no se preocupe, yo descubrí hace tiempo que las hay beneficiosas. Mire, le diré, hará un montón de años, yo...
Y su alma se explayó en la anécdota, y los recuerdos surgieron como aparecidos a los que el mundo debía cobijar de nuevo. Palabras que el viejo en parte dedujo y en parte no; más por culpa de la sordera que de las neuronas.
De nuevo la pausa enojosa. Ese espectro brutal que llamamos silencio. Ese escollo, en forma de sigilo educado y modoso, entre seres cultos pero distintos, que aparecen de pronto y están como obligados a permanecer quietos y frente a frente, sin saber cómo continuar ni qué decirse ni cómo o dónde poner brazos y manos. Sí, como dos mundos disímiles que ocupan un mismo mundo.
Al fin, el que parecía ser más joven rompió los pensamientos del compañero:
–¿No habría que intentar avisarles?
El otro sonrió desolado sin mirarlo siquiera:
–¿Avisarles?, ¿para qué? ¿Para qué hacer cosas heroicas? Somos inútiles y viejos para ellos. Ni nos verían. Tendrán menos oído que los marineros de su anécdota o que yo por mi vejez. Y en cuanto a ceguera, créame, no hay generación que les gane. Mejor déjelos, que sigan felices, envueltos en su mala música y abismados en su baile ridículo que en todo hace agua. No hay nada, absolutamente nada en lo que podamos ayudar.
Y otra vez el silencio, apenas roto por la carraspera del viejo tras la brisa helada que venía del norte y se hacía sentir como nunca.
–¡Pero, ahora que caigo en la cuenta, no nos hemos presentado! –dijo el que aparentaba ser más viejo, tanto por decir algo.
–Bueno, digamos que no me hace mucha falta –rió el otro–. Usted debe ser el que aparece nombrado en casi toda cartelera de concierto del mundo. En cuanto a mí, no sé si la gente me recuerda tanto. No faltará quien crea que apenas soy un mito –terminó riendo.
–Bueno, de todos modos me presentaré: Soy Ludwig van Beethoven.
–Y yo, Odiseo, rey de Ítaca, aunque algunos prefieren llamarme Ulises.
Y siguieron apoyados con los codos en la barandilla, contemplando el cielo nocturno. Las agujas del reloj indicaban casi la medianoche. El almanaque, catorce de abril de mil novecientos doce. Pese a la vejez y a la niebla, ambos espectros ya empezaban a divisar la enorme masa blancuzca.


Este cuento obtuvo 2º Mención en el Certamen Literario Nacional “Prof. Argentina Harrand de Travi" Año 2006, de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE). Belén de Escobar, Buenos Aires, Argentina, diciembre 2006.

*************************************************************
La casualidad nos da casi siempre lo que nunca se nos hubiere ocurrido pedir.
Alphonse de Lamartine

*************************************************************

Ignacio Giancaspro

-Buenos Aires, Argentina-


Émbolos y martillos
y el belicoso canto de las fraguas
en el acontecer febril
de la mañana
Sirenas, timbres…campanas
…………………………y las ruedas
ruedas girando sin cesar
al ritmo implacable
de una maza invisible
devorando sueños
moliendo recuerdos
…………………………y olvidos
moliendo esperanzas
Restallar de látigos certeros
……………como miradas
y susurros
suaves susurros… convincentes
embaucadores de promesas lejanas
queriendo aliviar el cansancio de los ojos
Pero no es posible soñar
con las alas atadas
Mientras en lo alto
junto al silencio de sol
que filtra una ventana
Los Señores del Reino
………escuchan
………observan
………calculan
………y callan

……………………marzo, 2010


Creo que fue en Nínive

Creo que fue en Nínive
donde dejé de olvido
un collar de piedras mágicas
que aún te debo de regalo
Lo robé una noche
a una sacerdotisa de Assur
con quien tuve amores
un verano
Desde entonces
vago sin cesar por el Tiempo
saltando edades
deteniéndome en las horas
tranquilas
de las siestas campesinas
para aspirar
en un voluptuoso
murmullo de hierba
el sentido de la brisa
De pronto atravieso comarcas
como un viento fresco
cabalgando
delfines astrales
Desciendo
interminables escaleras azules
que llevan hacia el vértice
de lujuriosos túneles
Subo trepando
enredaderas rojas
en tu búsqueda siempre
Navego en el sereno canto
de un oboe
que anuncia estremecido
el esplendor de un atardecer
Me lleva el vuelo del viento
hacia el asombro de los naranjos
y me pierdo
en el infinito
de tus ojos claros
para siempre
ardiendo

……………………Primavera del 92


Poema primero

Atleta olvidado
Pensador sombrío
Soñador ardiente
Arcángel dormido
He escuchado
corceles en mis venas
y sentido al Oráculo
anunciar los signos
En la noche espacial
la magia alquímica
ausente de alquitrabes de cristal
prepara mi retorno
Yo no pensaba
que en mi sencillo atardecer
se abriera el canto
pero allí están Ellos
Yo lo sé
Mis ancestrales dioses me lo mandan
Debo renacer
Hoy he nacido

*************************************************************
Saluda a la ingratitud como una experiencia que enriquecerá tu alma.
Auguste Rodin

*************************************************************

Mari Betti Pereyra

-La Carlota, Córdoba, Argentina-

La Luna de los sábados


Lejana, displicente…
la luna navega sobre las azoteas.
Temblor de perla.
Etéreo resplandor
sobre el smok de las paredes.
Prodigio en soledad
que lastima de pureza
los ojos de unos pocos.

Con languidez de alabastro
finge ignorar su destino de diosa.
Por las madrugadas
anda descalza y despeinada
recogiendo en la oscuridad
la penas de los hombres
y el desgaste del orbe
en una red de hilos argentados
que los gatos vagabundos
también fingen no ver.


La sombra en la vereda

Sobre las baldosas de siempre
se proyecta mi contorno
con perfiles de sombra.
A mi lado,
las figuras de otros hombres
se prolongan
y hay otras…otras…
Siluetas transportadas,
Roces de materia.
Adivino sus rostros
en los planos umbríos
(ya no hay tiempo
de mirarnos de frente).

Inmediatez y multiforma.
Sin embargo,
con formas repetidas,
ignoradas por el apuro,
calcadas por la moda,
saturadas de smok,
buscándose en la fugacidad
que urden los reflejos
o de espalda al sol,
la humanidad camina
sobre sus contornos.

*************************************************************
El grado de civilización de una sociedad se mide por el grado de libertad de la mujer.
Charles Fourier

*************************************************************

Antonio Calí

-Reside en Puerto Madryn, Chubut, Argentina-


Aquella mujer de pelo oscuro como humo de fábrica, tenía la delicadeza del vino fresco, caminando casi sin tocar el suelo.
Esa misma mujer descendía del taxi en la esquina como quien retorna del infierno, la de labios rojos rosa tiffany, ojos turquesa y manos de intérprete de laúd.
Aquella mujer de cartera en mano y sombrero al tono, sucedía al pasar y desaparecer entre la gente de la avenida.
Esa misma mujer, acaso un día consiga amante y deje de bajar a la ciudad de los hombres.


*************************************************************
No hay que confundir nunca el conocimiento con la sabiduría. El primero nos sirve para ganarnos la vida; la sabiduría nos ayuda a vivir.
Charles Chaplin


*************************************************************

Julia del Prado

-Perú-

Simbad y la mariposa azul


¡Quién me amó! en el sueño, una hermosa mariposa azul que con sus alas tocó ligeramente mi cuerpo y luego ambas nos volvimos doncellas, al toque de una vara de Campanita. Luego íbamos por un camino de bosques dorados de otoño, en ese lugar las dos hallamos a Simbad, que estaba muy lejos de Zanzíbar. Del puerto y del mar. Lloraba y lloraba, su llanto se hizo agua y no sé cómo de repente esos bosques ya no lo eran, sino estaba la mar y Simbad en su barca, donde feliz nos decía adiós.
Desperté luego de este sueño en vigilia, vi a la mariposa azul que se iba por mi ventana y yo volvía a ser la misma, reposaba en mi cama.


Breves

La luna llena dejó su saco nocturno de harina en Los Gigantes de Córdoba, en la Argentina por sabia decisión. Quería que Los Gigantes se alimentaran muy bien y fueran más esplendorosos y gorditos, así todos los niños del mundo los verían desde su ventana.

……… * * *

Las hojas cuando se sienten amarillas no se suicidan, ellas están de otoño o de duro invierno; pero luego renacen en la primavera verdes, verdes y Lorca va a su encuentro y las aplaude, prepara su culinaria de versos con estas hojas y con la luna, y con el río. Y algunos hombres y mujeres las tornan más verdes, limpiándolas con dulzura.


Textos tomados del blog y del grupo literario Mis poetas contemporáneos, sitios web dirigidos por Gustavo Tisocco (Buenos Aires): http://mispoetascontemporaneos.blogspot.com

*************************************************************
Una creencia no es simplemente una idea que la mente posee, es una idea que posee a la mente.
Robert Bolt

*************************************************************

Mary Acosta

-Buenos Aires, Argentina-

A boca cerrada

A boca cerrada tensa su armadura
sobre la máquina del miedo,
sus ovaladas neuronas
acunan naufragios y grávidas ausencias.
Sobre musgosas rocas
cuelga su alquitranada infancia.
Las esquinas calladas retenidas en sus tímpanos,
pierden su metamorfosis prometida.
Invitado al convite turbio de sus muertos,
coexiste entre los puentes calcados del ahora,
envoltura de corto viaje disfrazada, que a boca cerrada
memoriza la existencia entre un yo injertado
y la presencia subversiva, de la última palabra.


Renacimiento vertical

El silencio en vertical se refugia en su rústico vacío.
Cabalga sin destino sobre el recuerdo inaudible de múltiples voces rotas
que agonizan de luz en luto irreverente.

En apenas instantes,
el cuervo sin memoria libera de su pico
el feroz soplo de olvido con la muerte.
Con manos de pájaro herido, ella asiste al ensayo de su propio naufragio,
Y es testigo sin rostro de verdades calladas y ocultas en el vientre de la vida.

Dura ha sido la condena, por no haber sabido medir el tiempo a su medida.

En concesión,
una lágrima cambia de piel,
dando finalmente sepultura a las cadenas que ataron vulnerablemente
el último grito original retenido en los misterios del origen.

Hoy renace el silencio en vertical
y recobra su centro de existencia,
y aunque lleva el nombre de gota acorralada,
procura restaurar nuevas palabras muertas.


Acrobacia sálmica

Atardece en mí,
ante el desnudo audaz de los espejos.
Desgrano la penumbra hambrienta
vistiendo un traje de epílogo,
sobre la fina piel gastada,
que expulsada en siete gritos
desarma cóncavos domingos de abril.
Detrás del músculo agotado,
la acróbata libélula
confabula el vuelo,
en mitad del geodésico instante,
inventando el hálito de Dios resucitado.

*************************************************************
Si no tienes la libertad interior, ¿qué otra libertad esperas poder tener?
Arturo Graf


*************************************************************

Ian Welden

-Copenhague, Dinamarca-

El tiempo perdido

Qué pensarán los dioses
acerca de nuestro sorprendente golpe clandestino?

Cuando lloras con un silencio alarmante
porque no menciono la palabra esperada?
O me alarmo ante tus desapariciones furtivas
no sabiendo que es porque rondan los ángeles
a tu alrededor?

Cuando ahí al otro extremo del cable
en madrugadas que jamás coinciden
creemos escuchar vocecitas ajenas
en el auricular?

Qué dirán nuestros ancestros
observando atónitos
nuestra maraña de alambres y cuerdas confundidas?

Cuando te miro por mi ventana
y jamás te veo
o me observas bajo tus árboles
y ni siquiera divisas mi sombra
los dioses y los ancestros
se ríen de nosotros a carcajadas.


Canción de la nostalgia

Necesito caminar
llego hasta la Biblioteca Nacional
doblo
la Alameda se ha puesto un traje
de tarde eléctrica.

Necesito caminar
llego hasta el Parque Forestal
escucho
las campanas de San Francisco
jugando a campanear.

Son las siete de la tarde
y a nadie encontré.
Será porque a nadie a mi paso miré?

Necesito descansar
entro
a la fría Catedral.
Busco un lugarcito
para echar mis huesos
y ponerme a pensar.

Lejos, cerca, quizás dónde
se encuentra ese mar.
Se encuentra el agüita que me ha de regar.

Será porque a nadie a mi paso miré?


Horóscopo

Veo en la palma de mi mano
a un camello enloquecido
cruzando pantanos de oil contaminado
y a los cuatro jinetes del apocalipsis
arrastrando sus cabalgaduras muertas
a través de un interminable desierto en fuego.

Veo en la palma de mi mano
a un cóndor perdido
volando mansamente por el universo
sabiendo que su destino final
está a la vuelta de la próxima galaxia
y a un huemul herido
tomando el agua de un espejismo
en el Desierto de Atacama.

Veo en la palma de tu mano
que hacia el fin de semana próximo
serás inmensamente feliz.

………………………Los poemas pertenecen a El idólatra

*************************************************************
Dueños de sus destinos son los hombres. La culpa, querido Bruto, no está en las estrellas, sino en nuestros vicios.
William Shakespeare


*************************************************************

Pablo Martínez Antúnez

-Oaxaca, México-

De ti caduco

De ti caduco en las mañanas
cuando los ayeres de tu vientre me matan a escondidas.

Mi decrépito caminar me obliga a despertar junto a tus ojos,
entonces a orillas olvido tu bejuco agusanado
enterrando tu cielo en mis hombros rotos.


Psicosis del amor (1° parte)

El sufrir enaltece su espacio,
y en el llanto habita su nombre,
cabalga en la chispa amarga
y retoña en el corazón moribundo,
libera una sonrisa fugaz
y sepulta el beso sin piedad,
vaga entre sollozos de la soledad
y dolor profundo adorna su existir
Cuando se tiñe con rosas rojas,
gotitas de lágrimas endulza su morada
y niega el desvelo desconsolado,
y sin piedad embriaga con la miel
que brota sin cesar en su propia fuente
El caminar recoge las migajas que libera,
y finge cuando siembra vasos de ternura…
¿Quién comprende al amor?...,
Se escucha el eco del silencio,
y nadie responde.


La forma del señor

De luna en luna he perseguido tu huella
buscando la forma de construir tus huesos en mis ojos,
de esta forma me he vuelto río a ciegas
hallando tu mejilla rota por mis pecados
ya abultados en tu costado.

Mi idea triturada en mi carne
acaba colgada de un pantano
gritando mustias lágrimas,
tú llegas Señor y me dices:
¿A quién buscas con forma en tu materia?

*************************************************************
No hay hombre tan cobarde a quien el amor no haga valiente y transforme en héroe.
Platón

*************************************************************