lunes, 20 de septiembre de 2010

Antonio Calí

-Reside en Puerto Madryn, Chubut, Argentina-


Aquella mujer de pelo oscuro como humo de fábrica, tenía la delicadeza del vino fresco, caminando casi sin tocar el suelo.
Esa misma mujer descendía del taxi en la esquina como quien retorna del infierno, la de labios rojos rosa tiffany, ojos turquesa y manos de intérprete de laúd.
Aquella mujer de cartera en mano y sombrero al tono, sucedía al pasar y desaparecer entre la gente de la avenida.
Esa misma mujer, acaso un día consiga amante y deje de bajar a la ciudad de los hombres.


*************************************************************
No hay que confundir nunca el conocimiento con la sabiduría. El primero nos sirve para ganarnos la vida; la sabiduría nos ayuda a vivir.
Charles Chaplin


*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner