viernes, 7 de noviembre de 2008

José Antonio Cedrón

-Argentina-México-

Porque

Porque llegás de proa, banderas desplegadas
sogas de grueso nudo, como los marineros
historias en bodega
palabras que desnudan hasta apagar la luz.
Los marineros llegan con sus redes tendidas
hilos perdidos llevan en sus cabellos rojos
pipas para que el humo los distraiga del mar.
Amarran la cintura de su amante
en los puertos.
Yo no tengo palabras importantes
en mis velas mayores,
ni un barco de pirata dentro de una botella,
ni un beso de perfil con el ojo tapado.
En este desembarco hasta tus costas
el día dio la vuelta alrededor del mundo
en tu cuerpo navegan semihundidos mis besos
acaso me soñaste en la cubierta
pero esto es otra cosa
yo nunca subí a un barco
no podría siquiera dedicarte un tatuaje.


Trabajo de campo (vecindad)

Aquí vivió hace un siglo
el esplendor que ahora en el desquicio
mordería con sus bocas
los perros de esta vida
sólo ellas podrían hablar de la miseria
lo demás son los ojos
de la llave maestra del intruso.

............................................Puebla, 1984

Poemas del libro Actas, Premio Nacional de Poesía de México, Sinaloa


*************************************************************
Vivir sus deseos, agotarlos en la vida, es el destino de toda existencia.
Henry Miller

*************************************************************

5 comentarios:

  1. Felicitaciones: La obra de este poeta pone de nuevo la poesía sobre la mesa.
    Luis De Paula (Monte Grande)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por sus palabras, Gustavo y Luis. También te agradezco a vos José, siempre es un placer leer tu poesía.
    Un cariño
    Analía

    ResponderEliminar
  3. poesía sencilla y directa, un gustazo José.
    Pablo Fernandez

    ResponderEliminar
  4. Sí Pablo, realmente es un gusto tanto leer como publicar los poemas de José.
    Gracias.
    Un cariño
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner